Pothook
Los invito a Retar a alguien en un duelo artístico. El ganador obtiene insignias especiales
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Mi primer pots
Ayer a las 8:05 pm por Rusted Snake

» Un regreso a lo ¿Desapercibido? PD: Café robado.
Ayer a las 8:03 pm por Rusted Snake

» Revista Pothook #22
Ayer a las 11:42 am por Capri G

» Inicio del concurso SMB
Ayer a las 9:37 am por keyliom

» Opiniones Por Favor
Ayer a las 9:07 am por Kuroneko

» ¿Alguien aquí usa o quiere probar el Clip Studio Paint?
Ayer a las 9:07 am por keyliom

» Speedpaints
Ayer a las 9:04 am por Kuroneko

» Xaruma, almas gemelas
Ayer a las 4:28 am por X_Raider

» |SERIE MANGA| HearthShot (Pág. 135)
Dom Oct 15, 2017 7:12 pm por Shantokar

Los posteadores más activos del mes
creep01
 
Kuroneko
 
Shantokar
 
Editor en Jefe
 
Ritsu
 
Monti Oda
 
Lilum
 
X_Raider
 
Jegarwoods
 
core-3
 

Twit-Pothook
Face-Pothook
Redes Pothookeras



Misión Espacial HOPE

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Misión Espacial HOPE

Mensaje por Inactivo el Dom Dic 06, 2015 12:53 am

Nah, siendo sincero, en realidad era como 60% yuri, y con gran pechonalidad LOL xD

Inactivo
Shinan
Shinan

Mensajes : 2805
Fecha de inscripción : 30/10/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión Espacial HOPE

Mensaje por epiman157 el Dom Dic 06, 2015 12:57 am

Firebred escribió:Nah, siendo sincero, en realidad era como 60% yuri, y con gran pechonalidad LOL xD

Y... dado que esto ya aparece en otra página, todos van a pensar que en realidad estas hablando de mi historia...
lol! lol! lol!

_________________
Mis Novelas:
   
avatar
epiman157
Hansho
Hansho

Mensajes : 3502
Fecha de inscripción : 30/07/2015
Localización : WGS84 18L270757 / UTM8665391

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión Espacial HOPE

Mensaje por Inactivo el Dom Dic 06, 2015 1:04 am

Sip, ¿No es genial? Very Happy ahora tendrás a un montón de gente leyendo tu historia, buscando el deseado yuri.
:3 De nada, epiman, de nada.

Inactivo
Shinan
Shinan

Mensajes : 2805
Fecha de inscripción : 30/10/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión Espacial HOPE

Mensaje por epiman157 el Dom Dic 06, 2015 1:09 am

Sí, es por eso que voy ha subir los capítulos siguientes en otro tema: este no sólo ya se llenó de spam, sino que hasta hace falsa publicidad.

_________________
Mis Novelas:
   
avatar
epiman157
Hansho
Hansho

Mensajes : 3502
Fecha de inscripción : 30/07/2015
Localización : WGS84 18L270757 / UTM8665391

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión Espacial HOPE

Mensaje por Inactivo el Dom Dic 06, 2015 1:11 am

D: ¡Blasfemo!
ok, sí, tiene falsa publicidad, pero solo si lo ves fuera de contexto u.u

Inactivo
Shinan
Shinan

Mensajes : 2805
Fecha de inscripción : 30/10/2015

Volver arriba Ir abajo

Misión Espacial HOPE - Capítulo 03

Mensaje por epiman157 el Mar Dic 08, 2015 2:10 pm

A partir de este momento voy ha publicar esta historia con este formato, dado a que lo veo más práctico, y por lo que espero la comprensión de todos ustedes.


Capítulo 03
El Camino a Borealis

Spoiler:

Nuestra primera noche en Marte la pasamos hospedados en un hábitat que se improvisó en Xanthe para recibir a los obreros que habíamos llegado de la Luna, y los que teníamos como destino final Borealis. Aunque mis padres todavía no estaban del todo repuestos, luego de una noche entera de descanso sus cuerpos se sentían mucho mejor que el día de ayer, y así tenía que ser, dado que según se nos informó ese mismo día por la tarde debíamos continuar con nuestro viaje.
 
Pese a lo improvisado del hábitat, este era relativamente cómodo, pues al parecer la A.A. Marciana no quería que nos enfermáramos antes de empezar a trabajar, por lo que incluso a algunas familias como la mía se nos asignó una habitación con baño privado. Recuerdo que esa mañana cuando me disponía a asearme en el baño, me topé por primera vez en mi vida con una ducha. A diferencia de aquel planeta Marte, el que contaba con tanta agua a su disposición, en mi hogar en la Luna esta era sumamente escasa y valiosa, por lo que aparte de tener que reciclarla todo el tiempo, esta era destinada casi exclusivamente para beberla y para la producción de nuestros alimentos. En cambio para nuestro aseo personal se nos distribuían unos paños impregnados con un químico especial con propiedades desinfectantes, y el que además removía la mugre y evitaba los malos olores. De niña mi madre solía ayudarme frotando mi espalda con estos paños cuando nos bañábamos juntas.
 
Como yo no estaba familiarizada con ese tipo de “tecnología”, mi madre me indicó muy brevemente como se utilizaba esa ducha desde su cama (ella y papá necesitaban descansar todavía un par de horas más): uno se paraba desnudo debajo de la regadera, giraba la llave del agua, y luego de eso el agua empezaba a caer encima de uno, nada del otro mundo por lo que la probabilidad de error era casi nula. Procedí de esa forma, pero había dos llaves en lugar de una como se me indicó, por lo que decidí por mi cuenta abrir una al azar; sin embargo el agua que inmediatamente salió por la regadera estaba muy fría, y haciéndome pegar un pequeño grito de sobresalto. No es que esa agua estuviera particularmente fría, pero siendo esa la primera vez que un chorro de agua empapaba mi cuerpo de golpe, esa sensación me tomó por sorpresa.
 
—¿Está todo bien, hija? —me preguntó mamá luego de escuchar mi pequeño grito.
 
—¡El agua!… —le respondí todavía bajo la regadera— ¡El agua está muy fría!
 
—Abre la otra llave entonces. Esa debe ser la del agua caliente.
 
Nuevamente seguí sus indicaciones: cerré la primera llave y de inmediato abrí la segunda; pero en cuanto lo hice esta vez el chorro salió demasiado caliente, de verdad muy caliente, por lo que pegue otro gritó.
 
—Pero niña, no cierres la llave del agua fría —me dijo a continuación mi madre, después de escuchar mi segundo grito—. Se supone que tienes que ir graduando la temperatura del agua con las dos llaves —haberme dicho eso desde un comienzo…
 
El jabón y el champú fueron otra historia. A un lado de la ducha había tres viejos recipientes, cada uno con algún tipo de sustancia líquida viscosa, y entre los cuales uno se suponía que era el jabón. Sin embargo las etiquetas de aquellos recipientes estaban tan ilegibles que me fue imposible saber cuál contenía al jabón (yo tampoco había conocido aquella sustancia hasta ese día). Por eso decidí nuevamente dejarle esa elección al azar. Unté el líquido de uno de esos recipientes sobre mi cuerpo, y según lo que me había dicho mamá, lo froté esperando que se produzca algo de espuma, sin embargo nada de eso pasó. Me apliqué más de ese mismo líquido una segunda y una tercera vez, pero siempre con el mismo resultado. “¿Acaso tendría tanta mugre pegada al cuerpo que aquella cosa llamada ‘jabón’ no surtía efecto en mí?”, pensé entonces, y creyendo además que tal vez después de 15 años utilizando aquellos paños mi cuerpo había perdido la capacidad de reaccionar ante el jabón. Al final ese resultó ser el recipiente del reacondicionador… Supongo que para ese entonces había gastado toda mi suerte con el azar en mi examen de admisión, por lo que cuando por fin descubrí al jabón ya se me habían quitado las ganas de conocer también al champú.
 
Fuera que aquellos dos incidentes, yo de verdad disfruté mi primer baño con agua; sin embargo, mientras remojaba mi cuerpo, no pude evitar meditar en toda esa agua que había gastado tan sólo en ese instante: en mi hogar en la Luna yo y toda mi familia hubiéramos tenido más que suficiente como para beber por casi una semana entera. Supongo que luego de haber vivido toda mi vida hasta ese entonces viendo al agua como a un recurso escaso y precioso, me costaba ahora trabajo gastarla tan frívolamente. Por otro lado papá y mamá de verdad se sintieron contentos de volver a disfrutar de una refrescante ducha, y luego de haber vivido tantos años de austeridad en la Luna, aunque me reprendieron por haberme gastado casi todo el reacondicionador.
 
Tampoco era que la Luna fuera completamente carente de agua: había mucha congelada en sus casquetes polares. Sin embargo cuando yo vivía allí, todavía no había ninguna colonia sobre estos que pudiera extraerla y distribuirla hacia el resto del satélite. Durante la época en la que las primeras colonias fueron instaladas en la Luna, estas se ubicaron cerca del ecuador selenita para poder mantener abiertos los canales de comunicación con los gobiernos de la Tierra a los que les rendían cuentas, y a los cuales se les facilitaba mucho de esta manera el poder vigilar y controlar a los primeros selenitas. No era que fuese imposible poner colonias sobre los polos lunares, sino que simplemente para la época y para los intereses de los gobiernos terrícolas esto no era lo conveniente. Sin embargo esta misma ubicación fue la que les facilitó a los refugiados de la Tierra llegar hasta aquí mientras huían de la Gran Guerra.
 
Para cuando nació la A.A. Selenita, se planteó nuevamente este proyecto para aprovisionar de agua fresca a sus colonias, pero lamentablemente esto nunca logró concretarse. Sobre ambos polos lunares se daba un raro fenómeno conocido como “Picos de Luz Eterna” (otra cosa que aprendí de la profesora Idunna), y en los que, por el ángulo de inclinación en el eje de rotación lunar, se generaban puntos sobre dichos polos que quedaban expuestos al brillo solar de forma permanente, a excepción de durante los eclipses lunares. Pese que las temperaturas en el área de los polos siempre estaba bajo cero, y la luz solar no llegaba hasta allí casi durante todo el año (lo que imposibilitaba la producción de alimentos), sobre estos “Picos de Luz Eterna” una colonia podría ser viable. No obstante debido a los limitados recursos logísticos y energéticos con los que contaba la A.A. Selenita, era demasiado arriesgado para su propia supervivencia emprender un proyecto así en ese momento. No fue sino hasta algunos años después, cuando se logró por fin tener acceso a una fuente de energía mucho más abundante y eficiente, que el agua de la propia Luna pudo por fin fluir hacia todas sus colonias para refrescar el paladar de todo el pueblo selenita, pero de eso hablaré más adelante…
 
 
*****
 
La tarde de ese sábado, 27 de Marzo del 2100, nos embarcamos en un crucero de carga hacia Borealis: el Vikingo. Una cosa era tomar una ducha por primera vez, pero navegar ahora en todo un océano de agua líquida era otra cosa completamente distinta, y ambas el mismo día… ¡definitivamente era demasiada excitación para mí!…
 
Eran aproximadamente unos 2500 Km entre Xanthe y el círculo polar norte marciano, y donde se encontraban instaladas plataformas de apoyo para la construcción de Borealis. El Vikingo era capaz de cubrir dicha distancia en aproximadamente una semana, no pudiendo ir más allá de ese punto dado que los hielos polares eran demasiado gruesos como para que el Vikingo los atravesara. Desde esa ubicación deberíamos continuar nuestro viaje por aire unos 1500 Km más hasta el mismísimo centro del polo norte, y dónde ya había empezado la construcción de la que sería la futura colonia marciana de Borealis.
 
Mientras surcábamos el Oceanus Borealis, mi padre conoció a un hombre muy interesante, un anciano de cabellos y barba blanca a pesar de no ser albino, y que pese a los años que su cuerpo cargaba encima, su semblante aún conservaba parte de la vitalidad de su juventud. Este anciano respondía al apellido de Leninger, y nos contaba que una vez, durante su juventud en la Tierra, él también fue capitán de un navío. El capitán Leninger estuvo al mando de un buque de guerra que formaba parte de una flota conocida como OTAN, o al menos, más o menos eso fue lo que le entendí. Cuando la Gran Guerra dio inicio, el capitán Leninger fue uno de los pocos oficiales que se negaron a invadir y saquear puertos de países desarmados, y que apenas y tenían alimentos suficientes para su población: para él eso era algo completamente inhumano. Antes que lo peor del conflicto se desatara, él decidió renunciar a su cargo y unirse a una organización que ayudaba a llevar refugiados hacia las colonias marcianas, y en donde sirvió como tripulante. Con el tiempo nuevamente alcanzó el rango de capitán, pero esta vez de un transbordador espacial, y del cual continuó al mando haciendo incontables viajes entre la Luna y Marte hasta el día en el que fue obligado a jubilarse.
 
La razón por la cual el capitán Leninger viajaba también con nosotros, era debido a que había sido llamado por el nuevo gobierno de la Alianza para una misión especial. Como era de esperarse, él no nos contó los detalles, pues eso era un secreto militar; sin embargo sí nos dijo que muy posiblemente este sería su último viaje por el océano, así que era normal verlo ponerse nostálgico de la nada mientras viajábamos, en especial mientras mirábamos las olas a través de las escotillas de la nave.
 
Afuera en el mar, pese a que desde los primeros años de la colonización de Marte ya se habían sembrado cianoalgas(1) en sus aguas, y otros organismos unicelulares similares para empezar con la producción de oxígeno, la atmósfera del planeta aun distaba mucho de ser respirable. Además la temperatura no sólo descendía más y más conforme nos acercábamos al polo norte, sino que también por eso mismo nos topábamos con una capa de hielo más y más gruesa, incluso con bloques de hielo de gran tamaño que interrumpían nuestro paso. Pero esos no eran los únicos motivos por los cuales el interior de nuestro barco estaba por completo presurizado, pues para poder quebrar el hielo fácilmente durante su avance, y evitar que nuestro viaje se retrase por esa causa, el Vikingo, así como otros barcos de su mismo tipo, contaba con un particular sistema de ultra sonido en la parte delantera de su casco para debilitar el hielo, y por el cual el interior de la nave debía permanecer sellado para evitar dañar los oídos de sus pasajeros. Gracias a este sistema sólo era necesario desacelerar o incluso detenernos cuando en nuestro curso nos topábamos con algún bloque de hielo tan grande que tardaba en resquebrajarse.
 
—Supongo que en estos momentos la comitiva de la Alianza que salió de Xanthe ya debe estar instalada allá en Borealis —me dijo un día el capitán Leninger, mientras observábamos los bloques de hielo quebrarse alrededor de nuestro barco—. Aunque yo iba a viajar junto con ellos en avión, me negué rotundamente dado que yo realmente deseaba hacer este viaje por barco, sin importarme el tiempo que ello me demorase, incluso si el viaje se hiciese eterno lo disfrutaría hasta el final. Ese fue mi capricho. Desde niño yo siempre amé el mar, por eso cada vez que me pongo a pensar en lo que nuestros abuelos y los de mi generación le hicimos al mar de nuestro planeta natal, no puedo evitar sentirme acongojado…
 
”Afortunadamente aquí en Marte todavía queda un mar sobre el cual navegar. Digo todavía, porque según los últimos reportes de los científicos, dentro de los siguientes diez años la temperatura de este planeta continuará descendiendo hasta hacer que toda esta agua se congele por completo, y este mar se vuelva a secar. Supongo que cuando tú y tu familia estuvieron en Xanthe vieron las enormes factorías que hay allí, ¿no es así niña? Ja, es muy irónico pensar como en un momento fuimos capaces de calentar tanto la Tierra, emitiendo descontroladamente esas cantidades de CO2 a su atmósfera, y hasta el punto de desestabilizar por completo su clima; pero en cambio ahora, no somos capaces de emitir suficiente CO2 a la atmósfera de este planeta como para mantenerlo caliente.
 
”Cuando Marte termine de enfriarse no sólo será el fin para este océano, sino para toda la humanidad. Aunque aparentemente la vida en este planeta se ve próspera, lo cierto es que apenas y podemos producir suficiente energía para mantener nuestras instalaciones operando y nuestros hábitats calientes, por lo que si las temperaturas llegan a bajar todavía más, será imposible sostener la vida en nuestras colonias. Este problema no sólo nos afecta a nosotros aquí en Marte, sino también a los selenitas, pues sin los alimentos y otros bienes que se producen aquí en este planeta, la vida en la Luna también se tornará insostenible.
 
”A eso hay que sumarle además a los miles de refugiados que todavía vienen de la Tierra: gente que se las ingenió para sobrevivir a lo peor de la guerra, la mayoría de ellos hambrientos y enfermos, pero con la esperanza todavía de encontrar un nuevo hogar para vivir. Aunque ellos también son nuestros hermanos es poco lo que la Alianza puede hacer por ellos, pues ni Marte ni la Luna tienen suficientes recursos para acogerlos. Es muy triste pensar no sólo en ellos, sino que la angustia aumenta mucho más, si nos ponemos a pensar que tan sólo en un par de décadas más, nosotros también podemos acabar en un estado igual o más lamentable que el de esa pobre gente. Definitivamente la humanidad se encuentra condenada, un justo castigo por todo lo que le hicimos a nuestro propio planeta madre, por la forma en como destruimos sus bosques, arrasamos el suelo, envenenamos su agua y su aire, y todo para satisfacer nuestro propio confort.
 
”Sin embargo, ¿sabes una cosa niña?… ¡Eso no pasará! No pasara porque tú y yo lo evitaremos… ¡Tú y yo pequeña salvaremos a la humanidad! Jaja, ¡ya lo verás! Cuando lleguemos a Borealis, y aunque nos toque seguir caminos distintos, todos nosotros trabajaremos muy duro para darle otra oportunidad a la humanidad. Tal vez yo no viva lo suficiente como para ver ese día, pues yo sé muy bien que mi pasaje en este viaje es sólo de ida, pero tú pequeña Laria, ¡yo sé que tú vivirás para ver el día en el que la humanidad logrará conquistar esta galaxia y salvarse de su propia extinción! Por favor, cuando le hables a las siguientes generaciones de mí, hazlo con amabilidad, aunque yo sé muy bien que sólo soy un viejo testarudo… Ja, ja…
 
Pese a que esos parecían los delirios de un viejo cuya mente ya había caído en la senectud, esa misma noche no sólo descubrí que sus palabras tenían mucha razón, sino que además, tal y como él me pidió, recuerdo con amabilidad y cariño aquel viejo capitán, y el cual no había tenido su última travesía aún.
 
 
*****
 
Habían decenas de otros barcos acompañando al Vikingo en su travesía, todos estos provenientes no sólo de Xanthe sino también desde las otras colonias marcianas: Tempe (al norte de Xanthe), Ares (al sureste y la principal competencia de Xanthe en aquel tiempo), y finalmente Nueva Cydonia, una pequeña colonia dependiente de Ares y al norte de esta última. Para mí en ese entonces jamás se me hubiera cruzado por la cabeza, que aquella pequeña colonia conocida como Nueva Cydonia, en tan sólo unas cuantas décadas más adelante, llegaría a ser no sólo la capital de todo Marte, sino que una de las ciudades más importantes de todo el sistema solar.
 
Durante estos últimos meses, incluso antes de nuestra llegada a Marte, había habido bastante movimiento sobre las aguas del Oceanus Borealis, con cientos de barcos similares al Vikingo surcando el mar de ida y vuelta, transportando tanto obreros como materiales hacia el polo norte. Prácticamente toda la fuerza laboral que se podía conseguir en Marte había sido llevada hasta allá, y dejando apenas el mínimo indispensable de obreros en el resto de sus colonias para mantenerlas funcionando. Aun así esto parecía ser insuficiente para el tamaño de la obra que la Alianza Areio-Selenita planeaba construir allí en Borealis, por lo que pronto también los obreros selenitas terminamos por vernos obligados a movilizarnos también.
 
Por fin esa noche, cuando estábamos a apenas a un par de días más de travesía de nuestro destino, se nos reunió a todos en una de las bodegas de carga del Vikingo. Esto mismo se hizo en todos los demás barcos que se encontraban de camino a Borealis hasta ese momento. Allí en la bodega se había instalado una enorme pantalla, convenientemente puesta hacia la parte delantera para que todos pudiéramos verla. El gobierno de la Alianza Areio-Selenita había decidido dirigirse a nosotros, la clase obrera, mediante una transmisión oficial, la cual no sólo constituiría parte de nuestra primera inducción en cuanto al proyecto que se tenía pensado ejecutar en Borealis, sino que además se nos aclararía exactamente en lo que este consistiría.
 
—Buenas noches a todos —apareció entonces en pantalla un hombre de rubios cabellos y ojos azules, vestido de saco y corbata—, quien tiene en este momento el placer de dirigirse a ustedes es el presidente Holdridge, y yo al igual que ustedes, también soy uno de los desterrados de la Tierra…
 
El presidente Holdridge era tal vez la persona más importante en todo Marte, y pese a que en la Luna habíamos escuchado mucho de él, esta era la primera vez que veíamos su rostro. Lo que sabíamos de ese hombre era que sus padres habían sido parte de los primeros exploradores y colonizadores de Marte. Él y su familia fueron los principales impulsores de la industrialización del planeta, y hasta que llegó a presidir la principal colonia de producción de alimentos y productos manufacturados de ese entonces: Xanthe. Cuando Marte al igual que la Luna se declaró una Administración Autónoma, Holdridge fue elegido casi por unanimidad entre sus símiles de las demás colonias para presidir la junta administrativa que gobernaría a este planeta. También él fue uno de los principales impulsores de la Alianza Areio-Selenita, y bajo el dogma de: “todos los humanos escapados de nuestro propio Armagedón, deberíamos unir nuestros esfuerzos, recursos, y hasta nuestras propias almas, en pro no sólo de sobrevivir, sino de encontrar la manera de reconstruir nuestro hogar y regresar a él”. Puede que el nuevo gobierno de la Alianza le restara autoridad y poder de decisión a su cargo, pero aun así el presidente Holdridge continuaba siendo un hombre sumamente respetado y querido por el pueblo marciano, gracias a su carisma, su idealismo, y la inquebrantable moral que había demostrado hasta el momento, la misma moral que la Alianza con el tiempo consideraría como un estorbo para sus planes a futuro.
 
—Aunque la Alianza Areio-Selenita ha hecho todo lo posible por volver a recolonizar la Tierra —continuaba el presidente Holdridge con su discurso—, colaborando incluso con los sobrevivientes de la Gran Guerra que todavía permanecen allí, lo cierto es que ni en Marte ni en la Luna tenemos suficientes recursos para dicha empresa. Aunque estos sobrevivientes se han organizado en colonias como nosotros, estas apenas son capaces de producir suficientes alimentos para la población que albergan, e incluso estas muchas veces resultan ser insalubres debido a la contaminación acumulada en sus suelos, en su agua, y hasta en su aire. Hemos intentado asistirlos con filtros, con alimentos, y hasta con medicinas, pero lamentablemente toda esa ayuda ha resultado insuficiente: limpiar el desastre que nuestros abuelos, nuestros padres, y hasta algunos de nosotros mismos hicimos allí es imposible con nuestros medios actuales. El sueño de regresar a nuestra madre Tierra parece cada vez más inalcanzable…
 
”Sin embargo no es acerca del infortunio de nuestros hermanos en la Tierra, o de lo poco que podemos hacer por ellos y por el planeta, es de lo que quiero hablarles esta noche. La razón por la cual me dirijo a ustedes hoy, antes que al resto de los hombres, incluso antes que a mi propio pueblo, es debido a que tenemos en este momento una preocupación mucho mayor frente a nosotros…
 
”Como de repente muchos de los presentes saben, Marte logró descongelarse parcialmente gracias al impacto del cometa Génesis hace unas cuantas décadas atrás. Desde ese entonces los humanos pusimos en marcha el proyecto “Terra-2”, para así estabilizar el clima de este planeta y poder convertirlo en nuestro nuevo hogar. Sin embargo pese al esfuerzo de nuestros científicos, lo único que hemos conseguido es retardar el proceso de enfriamiento del planeta, hasta llegar a encontrarnos frente a una situación en la cual ya no nos es posible continuar haciéndolo más… Sí señores, Marte se está enfriando, y a tal ritmo que tan sólo en un par de décadas volverá a ser el mismo planeta seco y frío que nuestros ancestros conocieron en el pasado, y cuando eso ocurra será el fin para todos nosotros, marcianos y selenitas por igual…
 
Tras esas palabras, el ambiente se volvió algo tenso dentro de aquella bodega. La angustia y el nerviosismo hicieron presa de muchos de los presentes. ¿Si Marte se enfriaba, sus colonias tendrían suficientes recursos energéticos para mantenerse calientes, para mantener funcionando sus industrias, para continuar produciendo alimentos?… Todos sabíamos muy bien que bajo esas condiciones adversas estas no serían capaces de subsistir. Marte, una pieza clave para mantener el actual sistema económico y productivo que involucraba también a la Luna, por lo que si sus colonias colapsaban, las colonias selenitas serían las siguientes. Con esto toda la humanidad estaba nuevamente amenazada. Aunque el enfriamiento de Marte era una posibilidad muy bien conocida, a nadie se le había ocurrido pensar que esa situación se daría durante esta generación, sino que más bien ese problema lo tendrían que enfrentar alguna de las generaciones futuras, estas con muchos más recursos y una tecnología lo suficientemente avanzada como para resolverlo.
 
Aunque yo ya había escuchado eso de boca del capitán Leninger, en realidad no me lo había tomado enserio, por lo que mi sorpresa y angustia tampoco se hizo esperar. Sin embargo esta o la de cualquiera de los jóvenes de mi generación, no tenía ni punto de comparación con la gran desesperanza que sintieron muchos de los adultos en ese momento. La generación de mis padres ya había sufrido mucho por la guerra y la pérdida de sus hogares en la Tierra, así que la mayoría de ellos no concebían en sus mentes volver a tener que pasar otra vez por lo mismo, y menos tan pronto: todos ellos creían que lo peor ya había pasado, que por fin habían logrado encontrar un lugar seguro donde vivir en paz, y que esos problemas y angustias ya habían sido resueltos.
 
—¿Pero alguien sabe por qué nuestro proyecto Terra-2 no ha tenido éxito? —añadió el presidente Holdridge— ¿Por qué se nos ha hecho imposible transformar a Marte en una segunda Tierra? Pues eso se debe a que Marte es un planeta muerto, es decir, no tiene ningún tipo de actividad interna que lo mantenga con vida. Su núcleo esta frío y muerto, y con ello es imposible mantener su atmósfera estable y caliente, así como también al resto del planeta.
 
Por supuesto que sabíamos eso. Yo lo sabía incluso desde que estaba en la primaria. En ese momento a ninguno de nosotros se nos ocurría pensar a donde estaba llevando todo esto. Lo único que nos quedó claro fue el por qué las autoridades nos habían mantenido oculto todo aquel asunto hasta ese último minuto: hasta que estuvimos dentro de aquellos barcos y sin posibilidad de comunicarnos con nadie en el exterior.
 
—Sin embargo, hermanos marcianos y hermanos selenitas, no sólo he venido a hablarles de fatalidad esta noche, sino también de esperanza… Pues sí, ¡todavía tenemos una esperanza para revertir esto! Y esa esperanza se encuentra en las manos de ustedes…
 
Tal y como dijo el presidente Holdridge en ese momento, un pequeño rayo de esperanza nos iluminó con esas palabras: ¿acaso allí estaba el verdadero propósito por el cual todos habíamos sido enviados hasta tan lejos? Fue recién en ese momento en el que las palabras del capitán Leninger empezaron a cobrar sentido para mí: “¡Tú y yo pequeña salvaremos a la humanidad!”.
 
—Es justo por eso que todos ustedes han sido convocados —continuó ahora mucho más animoso el presidente Holdridge—, no sólo de todas las colonias que hay a lo largo del planeta Marte, sino también de la Luna, e incluso refugiados de la Tierra que se han hecho aquí presentes, todos ellos deseosos de ayudarnos a evitar el fin de la humanidad. ¡Sí! ¡Todos ustedes son los que van a ayudar a salvar a toda nuestra especie!
 
”Lo que hemos venido a construir en Borealis, es tal vez la obra de ingeniería más grande y ambiciosa que jamás antes en toda la historia de la humanidad se había intentado realizar… ¡Si mis hermanos y hermanas! ¡Lo que todos juntos vamos a hacer aquí es reactivar el núcleo de Marte para revivir así a todo el planeta!… Y esto lo conseguiremos construyendo el primer pilar de terraformación en toda la historia de la humanidad: ¡“el Gran Pilar de Terraformación de Marte”!
 
Lo que la Alianza estaba planeando era construir un pilar de dimensiones colosales, tan grande o incluso más que cualquier otra colonia construida hasta ese día, y lo suficiente como para controlar el clima de todo el planeta. Así que Borealis no sería una colonia en sí, sino una gigantesca máquina con gente viviendo en su interior, está enteramente dedicada a su mantenimiento y al de sus operaciones. Incluso los jóvenes que habíamos sido llevados hasta allí, seríamos educados, capacitados y entrenados para en el futuro también formar parte de la fuerza laboral para dicho proyecto.
 
Según los planos preliminares que se nos mostró esa noche, por un lado este pilar estaría enterrado a suficiente profundidad como para alcanzar el núcleo del planeta Marte, y por el otro sería tan alto como para alcanzar su estratósfera. Hacia su núcleo, el pilar enviaría una serie de fuertes descargas electromagnéticas, y de la misma forma como un desfibrilador era capaz de volver a reanimar un corazón infartado, dichas descargas estimularían el núcleo de Marte, haciéndolo girar para producir nuevamente calor interno. Al mismo tiempo este nuevo movimiento del núcleo generaría un también nuevo campo magnético, y el cual sería a su vez controlado por la parte del pilar que alcanzaría la estratósfera mediante potentes radiotransmisores de alta frecuencia(2), y lo que permitiría estabilizar el clima y la atmósfera del planeta. De este modo el pilar funcionaría como una especie de máquina geológica-climática, capaz de controlar todos los procesos geo-atmosféricos del planeta entero.
 
Esto no sólo evitaría que Marte volviera a enfriarse, sino que según las palabras del presidente Holdridge, se reviviría también por completo al planeta. Con la actividad del núcleo reactivada y con todo este calor generado, sus volcanes tanto en Tharsis como en Elysium(3), y hasta el mismísimo monte Olimpo(4), no sólo volverían también a la vida, sino que sus calderas y sus gases se encargarían de mantener caliente la atmosfera de todo el planeta. Además la razón por la cual este proyecto no podía llevarse a cabo en ningún otro lugar del planeta que no sea su polo norte, era debido a que sólo allí era posible estabilizar su eje de rotación. Como ya había mencionado, este se encontraba en un ángulo constante sólo debido al impacto de Génesis años atrás, pero con cada vuelta del planeta alrededor del sol, este había empezado a oscilar nuevamente. Debido a esto sería ahora el pilar el cual se encargaría de esta función.
 
El pilar tendría además una enorme plataforma hexagonal de varios pisos de alto como base, y al mismo tiempo una segunda plataforma de similares dimensiones sobre su sección final en la estratósfera. Estas plataformas no sólo serían el sostén de la gigantesca máquina, sino que además funcionarían como centros de operaciones, hábitats para sus trabajadores, y los que albergarían inclusive zonas residenciales, comerciales, y de otros servicios, al igual que los de cualquier otra colonia común y corriente. La plataforma de la base tendría varios niveles para ayudar a fijar la estructura principal al hielo, al océano, y a la corteza interna del planeta; mientras que la plataforma en la estratósfera sostendría también dicha estructura, mediante un nuevo tipo de tecnología aeroestática y antigravitacional. Así mismo, ambas plataformas estarían conectadas por una serie de puentes verticales, lo que además permitirían a los trabajadores darle mantenimiento a todos los demás niveles del pilar.
 
Todo este sistema funcionaría en cadena, terraformando así a Marte de manera completa y definitiva, de modo que el sueño de una segunda Tierra ya no sería una fantasía sino una realidad. Sin embargo todo este proyecto debía además concluirse en poco más de 10 años, dado que ese era el límite que los científicos de la Alianza habían estimado antes de alcanzar el punto crítico para Marte y sus colonias.
 
La idea parecía descabellada, una completa locura, pero la esperanza muchas veces es descabellada y completamente alocada. Sin embargo lo más impresionante de todo esto era, que si este proyecto tenía éxito, esta misma tecnología podría utilizarse para limpiar el medio ambiente de la Tierra. Si la biosfera de ese planeta era restaurada, podríamos utilizar los bancos de germoplasma que cuidábamos celosamente en nuestras colonias, tanto en Marte como en la Luna, para restaurar nuevamente también su biodiversidad, tal y como pasó en el relato bíblico de Noé. ¿Y por qué no hacer lo mismo también en Marte? ¿Por qué no hacer lo mismo también en todos los otros mundos del sistema solar? ¿Por qué no convertir a esta galaxia entera en un paraíso lleno de vida? En realidad todos esos no eran más que sueños locos, pero en ese momento de verdad mis padres y los demás adultos necesitaban de esa clase de sueños. Si de verdad podíamos ser capaces de revivir un planeta muerto como Marte, entonces salvar a un planeta enfermo como la Tierra, ya no sería tampoco sólo una locura.
 
 
*****
 
En cuanto la reunión terminó y dicho plan para terraformar Marte se nos explicó en su totalidad, no sólo la esperanza volvió al rostro de todos, sino que se dieron además una mezcla de sentimientos de emoción y orgullo: “Nosotros seremos los que salvaremos a la humanidad”, pensaron muchos y no era para menos. Si bien los científicos e ingenieros de Marte habían diseñado y planificado la construcción de semejante estructura, sería nuestra fuerza laboral lo que lo haría posible: nosotros éramos la pieza clave para el éxito de este proyecto, por lo que muy bien podíamos sentirnos como “héroes”. Creo que ese fue el objetivo de la Alianza, al hacer que sea el presidente Holdridge, y no ningún otro de sus funcionarios, el que nos hablara acerca de esto.
 
Por eso esa noche, no sólo en el Vikingo sino también en todos los otros barcos, hubo una gran fiesta para celebrar al “Gran Pilar de Terraformación de Marte”, y el cual en sólo unos cuantos días empezaría a ser levantado con nuestras propias manos. Incluso en cuanto el bullicio empezó, el resto de la tripulación también se nos unió. El capitán Leninger tampoco se tardó en aparecer, e incluso, él me sacó a bailar un par de veces aprovechando la música y la algarabía del momento.
 
Hubo mucha comida y baile esa noche, y las bebidas tampoco faltaron. Incluso esa noche mi padre me dejó probar por primera vez el alcohol: un tipo de agua ardiente que los adultos habían aprendido a elaborar de forma artesanal también con los restos orgánicos de lo que cultivábamos.
 
—Aunque tengas sólo 15 años —me dijo mi padre con la botella de licor en mano—, ya eres toda una mujer, Laria. ¡Es más!, si viviéramos en los tiempos de mis abuelos, ya podrías casarte y tener tus propios hijos. Así que, aunque sea sólo un trago, ¡bebe!
 
Fue sólo un sorbo, pero en cuanto el alcohol tocó mi paladar, sentí como este me quemaba desde el interior (supongo que por eso la llamaban “agua ardiente”). La cara que puse en ese momento fue tan extraña que tanto mi padre como el capitán Leninger se rieron de mí hasta más no poder. Afortunadamente en ese momento llegó mamá a mi rescate, y me sacó de en medio de ese par de viejos ebrios, para devolverme entre los chicos de mi edad, aunque por ello tuvo que pagar el precio de convertirse en la nueva víctima de ese par. Gracias a eso me pasé el resto de la noche bebiendo sólo jugo, mientras que mamá se la pasó en medio de los disparates que mi padre suele hacer cada vez que bebe de más, pero para los cuales, debido a sus años casada con él, ella ya estaba preparada.
 
Sin embargo en medio de semejante algarabía, nadie pensó en una cosa: si nuestros recursos eran tan limitados, y si apenas nuestras colonias en Marte y la Luna tenían suficiente energía a su disposición como para mantenerse funcionando a ellas mismas, entonces, ¿cómo la Alianza iba a hacer funcionar ese Gran Pilar? ¿De dónde conseguirían la energía para encender semejante cosa? Esa pregunta me sería respondida nada más que durante mi primer día de clases en mi nueva escuela: la Preparatoria HOPE. Aunque todo lo que se nos contó esa noche era cierto, pronto empezaría a entender los verdaderos planes de la Alianza para los de mi clase, o mucho mejor dicho, para los de mi especie.




Notas

Spoiler:

1. Se refiere a las cianobacterias, organismos unicelulares similares a las bacterias, pero con la capacidad de hacer fotosíntesis. Se cree que fue la acción de estos organismos lo que hizo que la atmósfera de la Tierra primitiva se llenara de oxígeno.
2. Este es el mismo principio del HAARP (“High Frequency Active Auroral Research Program”, o “Programa de Investigación Aurora Activa de Alta Frecuencia), un programa ionosférico de la Universidad de Alaska y financiado por la Fuerza Aérea y la Marina de los Estados Unidos. Su objetivo oficial es estudiar las propiedades de la ionosfera para potenciar y mejorar las radiocomunicaciones y los sistemas de vigilancia; sin embargo algunos teóricos de las conspiraciones han llegado a especular que dicho programa en realidad tiene como finalidad controlar los procesos geo-atmosféricos que producen las tormentas, huracanes, terremotos, y entre otros desastres naturales. Actualmente dicho programa de encuentra oficialmente desactivado.
3. Estas son las dos principales provincias volcánicas de Marte, es decir, regiones pobladas por volcanes.
4. Es la montaña más alta de todo el sistema solar con más de 22Km de altura.




Esta es una reedición del un capítulo ya publicado en el tema anterior, y el cual decidí dejar intacto para solver las suspicacias y cuestinamientos que ha recibido reciente, y para demostrar que las ediciones que aveces suelo hacer son sólo puntuales, y que no alteran de ninguna manera en gran medida las partes medulares de mis historias. Esto como una muestra de respeto hacia quienes ya se habían pasado por aquí a leerlas con anterioridad.

Muchas Gracias  Very Happy

_________________
Mis Novelas:
   
avatar
epiman157
Hansho
Hansho

Mensajes : 3502
Fecha de inscripción : 30/07/2015
Localización : WGS84 18L270757 / UTM8665391

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión Espacial HOPE

Mensaje por takarai_rihito´s fan el Mar Dic 08, 2015 3:25 pm

Una palabra: WWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWOW
Tengo algunas dudas y desacuerdos sobre puntos demasiado irrelevantes, esta es una novela sin dudas pesada; pero, sabes qué? La compraría.

Esperemos a ver que traman los de la Alianza Smile

_________________
“Me gustan las personas desesperadas, con mentes rotas y destinos rotos. Están llenos de sorpresas y explosiones. Me encuentro bien entre marginados porque soy un marginado. No me gusta ser modelado por la sociedad”.
— Charles Bukowski.





Mi Proyecto: Táctica y Estrategia Capítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4 (en proceso)
Mi intento de Galería: Personajes,Bocetos T&E
avatar
takarai_rihito´s fan
Sensei
Sensei

Mensajes : 1090
Fecha de inscripción : 11/11/2015
Edad : 26
Localización : Paraguay

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión Espacial HOPE

Mensaje por epiman157 el Mar Dic 08, 2015 5:00 pm

Gracias Taka  Very Happy

Sobre tus dudas, están los dos capítulo anteriores que explican más al detalle algunos "cómo" y otro "por qué", así como otras cosas que se irán explicando en capítulos posteriores. Y sobre tus discrepancias ten en cuenta que esto es un mundo de ciencia ficción, por lo que es meramente especulativo, es decir, asume que varios hechos se dieron y que otras cosas existen para poder funcionar. De hecho es propio de mi universo literario (por que sí: todas mis historias hasta el momento transcurren en el mismo universo, pero en épocas diferentes) ser revisionista con algunas leyes de la ciencia, a veces como un elemento fantástico que es añadido (como es el caso de los neuromaniácos), y otras como una verdadera alteración de los conceptos mismos efectuada apropósito por los grupos que controlan el saber y el conocimiento científico de este universo (los cuales generalmente toman el papel de antagonistas) y a mera conveniencia de sus intereses políticos.

Por otro lado puedo agregar en mi defensa: ¿Has leído la novela "Marte Azul", de Kim Stanley? Pues el mapa que incluyo como ilustración para este capítulo lo hice justamente tomando como base un mapa propuesto en dicha novela. Y es que sí: no sólo utilizó ciencia pura como base, sino que también utilizo la información vertida de otras novelas de ciencia ficción de similar naturaleza, pues muy aparte de la "ficción", estas se basan antes que nada en los conocimientos científicos con los que se contaban en el tiempo en el que fueron escritas. Es por eso, y aunque yo también gracias a los descubrimientos científicos actuales, puedo darme el lujo de discreparle cosas a estos grandes escritores de la ciencia ficción, nada cambia el hecho de que sus obras sean sumamente ricas en información curiosa y amena sobre el universo en el que vivimos. Para mí esto es como una mera revisión bibliográfica.

_________________
Mis Novelas:
   
avatar
epiman157
Hansho
Hansho

Mensajes : 3502
Fecha de inscripción : 30/07/2015
Localización : WGS84 18L270757 / UTM8665391

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión Espacial HOPE

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.