Los invito a Retar a alguien en un duelo artístico. El ganador obtiene insignias especiales
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Revista Pothook #19
Hoy a las 12:55 pm por creep01

» Petición de Chatquedada
Hoy a las 12:53 pm por creep01

» Nuevo dibu - Galería Deakiu :3
Hoy a las 12:46 pm por creep01

» Hegel vs Schopenhauer: una batalla épica de, ¿filosofía?
Miér Ago 16, 2017 11:46 pm por Ale.

» [VOTACIONES] Actividad del mes de Agosto
Miér Ago 16, 2017 1:21 am por Editor en Jefe

» (Act-3A) Magna Gaia
Dom Ago 13, 2017 12:27 pm por DKNeruson

» ABC de Pothook
Dom Ago 13, 2017 12:28 am por creep01

» Recomienda la actividad del mes de Agosto
Sáb Ago 12, 2017 5:10 pm por Editor en Jefe

» Tag Mikochibi y tu OC, por Pothook
Sáb Ago 12, 2017 5:09 pm por Editor en Jefe

Los posteadores más activos del mes
creep01
 
Kuroneko
 
Editor en Jefe
 
DKNeruson
 
Shantokar
 
DeaKiu
 
mizuki
 
Ale.
 
Capri G
 

Twit-Pothook
Face-Pothook
Redes Pothookeras



La historia [No] tipica de un estudiante Capitulo 03

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La historia [No] tipica de un estudiante Capitulo 03

Mensaje por Layton-JCZ el Jue Nov 05, 2015 10:32 pm

Capítulo 3
Lo que ofrece el destino
Nuevo punto de perspectiva, ajeno al de Layton.
Día 16 de Agosto 9:00 a.m.
Empezaría por contar mi nombre y mi historia, pero estoy un poco ocupada, en estos momentos estoy siendo perseguida por un policía, por suerte pude saltar el muro y los deje atrás pero me tengo que alegar lo suficiente para perderlos.
El sol ya ha salido hace unas horas pero todavía no se siente el calor. Entre unos callejones donde no se ve a nadie pasando por ahí, una chica descansa recargando sus caderas contra un muro mientras apoya sus manos en sus rodillas, tratando de recuperar el aliento, inhala y exhala fuerte.
—Ja…ja…logre perderlo, aunque si me quedo aquí me encontrara.
La joven es Elsa, es de una familia acomodada, normalmente estaría comiendo el desayuno en su casa y no entre en unos callejones ocultándose de la policía.
— (Maldito policía, yo solo estaba saliendo de mi casa y el me confunde por una ladrada que se había metiendo a robar. Bueno, tal vez no debí de saltar el muro en primer lugar.)
La chica camina entre los callejones hasta que encuentra la calle principal, hay mucha gente yendo de un lugar a otro, habilidosamente se mescla entre la gente perdiéndose entre la muchedumbre, gusto a tiempo porque aparece un policía, el mismo que la ha estado persiguiendo toda la mañana.
El policía con camisa manga larga blanca y pantalones azul marino, mueve su cabeza en busca de la chica, mas no la encuentra y decide ir a buscarla en otra parte. La chica entre un grupo de personas ve como el policía se alega, para su suerte en dirección contraria a la cual ella se dirige.
— (Bien, ahora podre caminar tranquila.) –La chica sonríe y empieza a caminar por las calles.
Camina un par de cuadras antes de que encuentra una tienda en donde venden unas figuras para teléfono. Pero Elsa parece indecisa, no sabe si entrar o no, pero antes de que se decidiera por algo, la tienda es cerrada.
— (¿Qué?, espera.) –Se acerca a la puerta de la tienda.
En la puerta de la tienda tiene un letrero el cual ella lee, el letrero tiene lo siguiente.
“La tienda será cerrada hasta las 6:30 pm, lamento las molestias.”
—Ha, no puede ser — (Incluso me escape de la casa por esto pero la tienda fue cerrada…Bueno, creo que mejor iré al centro comercial, después de todo ya estoy afuera.)
Pero antes que la chica se diera la vuelta, una mano toca su hombro dándole un escalofrió, ella sabe quién podrá ser. Voltea y lo ve, para su suerte no es el mismo policía que la persiguió esta mañana, pero eso no la libera de problemas.
—Señorita Elsa, no debería de hacer esto, preocupa a sus padres. –Dice un hombre con traje y corbata.
El hombre que agarro el obro de Elsa, es el chofer de su familia, al parecer lo mandaron a buscarla al notar su ausencia.
—Sigues encontrándome tan rápido, ¿Cómo lo haces? –Dice Elsa mostrando una sonrisa nerviosa.
—La he cuidado desde niña, así que la conozco muy bien. Además el otro día usted me conto sobre esta tienda, que había en ella una figura que usted quería, así que cuando me mandaron a buscarla supuse que aquí estaría. Ahora mi señora, por favor suba al auto. –Camina hacia el auto que esta estacionado a un lado de la calzada, abriéndole la puerta.
—Está bien. –Se rinde y simplemente sube al auto.
Se sube en los asientos traseros del auto, el cual es un auto negro de lujo. El auto arranca, aunque ella no haiga dicho a donde ir, ella sabe asía donde la están llevando. De regreso a su casa, de la cual se había escapado.
—Mi señora, no debería de salir de la casa de esa forma, todos estábamos preocupados.
—No lo haría si me dejaran salir más seguido, yo también quiero salir de compras, visitar lugares o simplemente pasear por el parque. –Habla y se cruza de brazos.
—Lo hacen porque se preocupan por usted, sus padres no quieren que corra peligro. –Dice mientras maneja y mira por el retrovisor.
—Lo entiendo... Pero yo quiero vivir mi vida. -Se entristece
Ella solo mira por la ventana del auto, mira la gente y edificios pasar. El chofer la mira, preocupado porque esta no es la primera vez que se escapa y teme que no sea la última, también teme que en una de esas escapadas le pace algo.
Una casa de cuatro pisos con un muro rodeando la propiedad, es donde el coche entra por un portón negro grande con partes de color café que le dan un toque elegante.
EL portón se abre de par en par, el auto entra y el chofer maneja por un pequeño camino que da a la entrada de la casa, en donde tiene suficiente espacio para estacionar el auto cerca de la puerta.
Elsa mira por la ventana la puerta de la casa, parados en la puerta de la casa están sus padres esperando su llegada.
—Señorita Elsa es mejor que baje y no los deje esperando.
—Bien –Deprimida baja del auto y camina a un trote lento hasta la puerta pero antes de llegar a los escalones que dan a la puerta en donde la esperan sus padres, se detiene.
Los padres enojados, la miran, al ver que no camina más, ellos bajan los cuatro escalones para pararse enfrente de Elsa.
— ¿A dónde fuiste? –pregunta el padre con claro enojo y vos autoritario.
—Fui de paseo, al parque. –Apartando su mirada a algún lugar en el suelo.
— ¿Porque te escapaste? –Pregunta su madre enojada pero a la ves angustiada.
—Quería salir, cambiar de aire, desde que termine la secundaria no he vuelto a salido de la casa.
—Eso no es motivo para que te escapes, aquí tienes gran espacio en donde puedes caminar y divertirte. –Dice su madre y el padre solo se queda callado pensando.
—¡¡No es suficiente!! Estoy en plena juventud, necesito salir a divertirme afuera de estos muros, incluso en secundaria tenía que ir directo a la casa en cuanto se acabasen las clases. –Exclama mirando a los ojos de su madre, la cual al verla se calla y retrocede al lado de su esposo.
—Hija. –Empieza a hablar el padre. —Lo que nosotros queremos es que estés segura, que no te pase nada malo, solo queremos tu bien.
—Eso lo sé, y se los agradezco, me han sabido cuidar en estos años, pero aun así, quiero vivir la vida, no quiero seguir encerada en estos muros, donde mi “libertad” es de 70x90 metros cuadrados.
—Pero hija… -La madre habla un tanto nerviosa. —Es peligroso allá afuera.
Elsa con un rostro triste mira a su madre y luego a su padre, los cuales se sorprenden al ver pequeñas gotas de agua queriendo salir de sus ojos.
—Yo...Quiero vivir este momento de mi vida…-Agacha su mirada al suelo y cierra fuertemente sus puños. —Este preciso momento, “esta aventura que solo se puede vivir una vez”. –sale corriendo a las puertas de la casa las cuales abre y corre subiendo las escaleras para luego entrar a su habitación dejando a sus padres preocupados atrás.
—En donde la encontraste –Pregunta el padre al chofer.
—Cerca del parque señor, cuando la encontré caminaba a la entrada. –Está mintiendo.
—Bien, al menos no estaba mintiendo acerca de ir al parque.
—Señor, si me lo permite me gustaría decirle algo.
—... Adelante
—Creo que la señorita debe salir de vez en cuando.
Los padres solo lo miraron un poco irritados por lo que dijo y pensando que está del lado de Elsa.
—Cuando la señorita todavía estaba en secundaria y en la primaria, ella miraba por la ventana como sus compañeras caminaban juntas de regreso a sus casa y se ponía triste, incluso hubo algunas veces que sus amigas la invitaban a que caminaran juntas o de compras de regreso a casa, pero ella lo rechazaba, pero en cuanto se subía en el auto se ponía triste incluso avía momentos en los cuales comenzaba a llorar, debe de reconsiderar la idea de mantener a la señorita en casa todo el tiempo, eso ocasionara problemas en el futuro, las chicas de su edad quieren salir con sus amigas.
Los padres no dijeron nadan, se quedaron callados.
—Si me disculpan, me retiro, que tengan un buen día. –Dice el chofer y se sube al auto para estacionarlo en la cochera que está cerca.
Los padres se miran mutuamente, para después entrar en la casa.
Adentro de la casa en el segundo piso de los tres que tiene la casa se encuentra en su cuarto Elsa recostada boca abajo sobre las sabanas rosadas de su gran cama, para de llorar al escuchar el auto de Octavio marcharse, sabe que sus padres también se fueron a sus trabajos y solo esta ella y la casa vacía hasta que lleguen de nuevo, para ella ya es normal.
Elsa podría salir cuando no están sus padres pero Octavio no la dejaría, aunque es el chofer él es muy hábil con las piernas, ya ha intentado escapar unas veces pero siempre terminaba siendo atrapada por él, pero esta noche Elsa podría salir sin problemas, ya que esta noche sus padres irían a una fiesta organizada por su compañía para festejar el aniversario de la misma.
— (En cuanto Octavio lleve a mis padres a la fiesta yo me salgo de la casa a comprar esa figura, pero espera ¿qué pasaría si mis padres me quisieran llevar a la fiesta?, finjo estar enferma, pero mañana empiezan las clases de la escuela y si no me dejan ir porque estaré enferma, que hago.)
[.….]
Llega la tarde y con ello la oportunidad de salir a comprar la figura para celular. Sus padres se están arreglando para la fiesta y ve por la ventana a Octavio preparando el coche.
—Hija, ¿Porque no vienes con nosotros a la fiesta, de verdad te sientes tan mal?
—Si mama, me duele un poco el estómago. –Se soba un poco el estómago con la mano.
—Está bien, cualquier cosa nos avisas. Bien. –Camina asía Elsa que está acostada en la cama.
—Sí, yo les llamo si me llegara a pasar algo.
La madre se despide dándole un beso en la mejilla.
—Adiós –Dice Elsa.
La madre cierra la puerta de la habitación. Elsa oye como su mama baja las escaleras, como se abre y se cierra la puerta principal y mira por la ventana como su mama y papa se suben al coche y salen por el portón.
—Esta es mi oportunidad, no la desperdiciare. –Dice entusiasmada.
Se levanta de la cama y se cambia rápidamente, agarra unas ropas de su armario y se las pone. Las ropas que se puso son; un short de mezclilla un poco corto y una blusa de mangas largas de color rosa pastel, se recoge su cabello rubio haciéndose una cola de caballo con una liga para cabello.

— ¡Estoy lista! Es el momento. –Exclama mientras levanta los brazos para motivarse aun mas.
avatar
Layton-JCZ
Ichinensei
Ichinensei

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 01/10/2015
Edad : 22

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.