Pothook
Los invito a Retar a alguien en un duelo artístico. El ganador obtiene insignias especiales
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» |JUEGO| Confesionario
Hoy a las 4:50 am por X_Raider

» Experimento ADN
Hoy a las 4:45 am por X_Raider

» EBIN +18 (con censura) (historia recortada)
Hoy a las 4:42 am por X_Raider

» Revista Pothook #24
Vie Dic 15, 2017 11:57 pm por Editor en Jefe

» |Votaciones| Revista Pothook Nov 2017
Lun Dic 11, 2017 1:54 pm por Editor en Jefe

» |JUEGO| SI o NO
Dom Dic 10, 2017 2:27 pm por X_Raider

» Recomienda la actividad del mes de Diciembre
Vie Dic 08, 2017 9:13 am por Editor en Jefe

» Perfiles personajes Universo Raider
Jue Dic 07, 2017 10:27 am por X_Raider

» Ayuda con el yaoi 7n7
Jue Dic 07, 2017 8:02 am por X_Raider

Los posteadores más activos del mes
X_Raider
 
Editor en Jefe
 
creep01
 
Ritsu
 
Kuroneko
 
Capri G
 

Twit-Pothook
Face-Pothook
Redes Pothookeras



Anyus Chronicles [Prologo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Anyus Chronicles [Prologo]

Mensaje por Maycastelar el Mar Nov 10, 2015 2:28 pm

Les dejo el prologo de la historia del pj mas polémico y controversial que ha nacido de mi perturbada imaginación.
Anyus Terat, el ningenio que nació mediante ingeniería genética.

Son libres de sumergirse en esta historia de ciencia ficción que los transportara a un futuro en extensión lejano. Son bienvenidos a descubrir sus orígenes y el como la galaxia en su totalidad batallaría por evitar que cumpliera el propósito con el cual fue creado.

Prologo -w-:
PROLOGO:
El nacimiento de una criatura es, un momento de dicha, felicidad y orgullo para la madre que trae a luz al ser. Pero, cuando el nacimiento deja una tragedia... la felicidad se marcha para nunca regresar.
 
Esta es la historia de un niño, al cual el destino le arrebató a su madre a segundos del alumbramiento. La ciencia médica le salvó con dificultad notable, el bebe estaba vivo pero, su madre jamás pudo verle... la muerte la rapto en ese último segundo. El bebe fue identificado varón pero, no era saludable. Se le privó la salida del recinto médico hasta asegurado el diagnóstico.
 
Su cabello, su piel y faneras carecían de pigmentación. No había remedio para él, no tenía una esperanza de vida... sus pulmones no eran capaces de suministrarle el oxigeno que su cuerpo necesitaba, su débil corazón apenas palpitaba en su pecho. Un nacimiento prematuro, un aborto espontáneo era su alumbramiento.
 
Su padre le vio por primera vez ya pasadas dos semanas luego de su nacimiento, en una incubadora, entubado, frágil e indefenso. La conmoción de aquel momento lo agobio, y en forma de lágrimas se le dibujó una sonrisa. El bebe, el fruto de un amor poseía las facciones de su madre, la que murió por darle la vida en un parto complicado.
 
Se le negó tocarle cuando le vio abrir sus ojos, grisáceos como el humo y las nubes espesas de la tormenta, con relámpagos que decoraban el iris en sus orbes. Las pupilas pintadas con el delicado trazo del pincel de la vida de su madre. Aquel primer vistazo, donde ambos se fijaron la vista por primera vez... esto los unió para siempre.
 
Transcurrió un agobiante primer mes de vida de la indefensa criatura, se dió de alta y entregado en custodia de su padre. Un hombre inexperto, primerizo en la crianza, agobiado con la muerte de su esposa, estresado con la condición de salud de su primogénito. Con todas estas cargas sobre sus hombros debilitados ya, aun así forzó una sonrisa, obsequiándosela cuando el bebe en sus brazos dignó su mirada a sus ojos.
 
Cerró sus párpados, en paz, en plena seguridad al estar en los brazos protectores de su procreador. El primer día fue un cambio de 180° para ambos, aquel hombre aprendió el lenguaje de gestos y sonidos de su indefensa cría. Su bebe aprendió que aquel hombre le protegería y proveería de cuanto necesitaría.
 
5 años después
Aquel niño creció, superando todo diagnóstico médico y pronóstico fatal acerca de su vida. Nombrado con unas letras similares al nombre de su progenitora. Anyus, fue el nombre que se le impuso al ser presentado como individuo en la Corte Suprema de habitación planetaria de Nung. Ese niño corría por las praderas, riendo y su cabello albino se ondeaba con la brisa, su risa era contagiosa, como un resfriado en invierno. Todos a su alrededor no podían contenerse a su gracia natural.
 
Pero, a pesar de su simpatía genuina... el mundo que lo rodeaba siempre le excluyo. Con algo más que rechazo y palabras ofensivas. Le apartaron con indiferencia, menospreciaron su existencia, obviaron su vida por completo. Y sus lágrimas descendieron mugrientas por sus mejillas palidecidas aquella mañana de otoño... rechazo emocional.
 
Se lo vio correr por el camino que salía de la institución educativa a la cual asistía. Él lloró amargamente, escondido en un oscuro y desolado callejón, abrazando su mochila y cubriéndose con su suéter de capucha.
 
-¿Por qué me odian?- Gimoteaba, con un desesperado llanto -¿¡Porque!?- Reventó en ira, golpeando la pared de concreto -¿Por qué?- Balbuceó perdiendo la cordura en medio de sus lágrimas
 
Sus rodillas flaquearon dejándole postrado en el suelo, solo, nadie se le acercaba siquiera. Ni un alma se apiadaba de su dolor, y en medio de su oscuro pesar una voz alumbró su camino.
 
-¿Anyus?- Preguntó al niño que lloraba, obtuvo su atención. Él reconoció su dulce voz de inmediato.
-¿Padre?- Balbuceó viéndole -¡Papá!- Soltó su mochila y corrió a los brazos de su padre.
 
Un abrazo bastó para restaurar su sonrisa, envuelto en el calor de sus brazos, en el aroma impregnado en su gabardina... café y canela, era su fragancia e inspiraba calma. Lo alzó en sus brazos dibujándole una sonrisa de nuevo, iluminando su mirada de vida una vez... hizo gestos raros sacándole risas de entre lágrimas mugrosas. Un beso en la frente y así lo llevo a su hogar.
 
Él podía trazarle una sonrisa sin esfuerzo, su esencia paternal le daba esta capacidad. Su final definitivamente no debía ser presenciado por su único retoño, su hijo unigénito. Aquel día le llevo de regreso a la vivienda que ambos compartían, y se sentó en la mesa a escucharle, sus pesares sus problemas y el cómo le trataban. Le aconsejo con sabiduría, un abrazo y un beso en la frente le obsequio. Sonrió para él cuando lo vio irse lento hasta su alcoba a cumplir con sus deberes escolares.
 
Aquel niño era su vida entera, aunque a veces lo enfadaba con sus travesuras pero, no podía ponerle un dedo encima, el amor que sentía hacia él le impedía todo. Pero, eso no evitaba que le corrigiera en su debido momento. La noche cayó gloriosa y el infante se maravillaba con el manto nocturno, que se vestía de violeta.
 
-Esta noche es como la noche en la cual naciste- Se oyó su voz desde la puerta de la alcoba del niño.
-¡...!- Una sonrisa embozó en sus labios volteándose y viendo a su padre.
-Anyus, nunca dejes de sonreír- Se acercó a él y le abrazo por la espalda, agachándose para estar a su altura.
-Lo juro, padre mío- Pasó sus manitas sobre sus brazos, que cruzaban bajo su mentón, a la altura de sus hombros y lo estrechaban a su pecho –Lo haré mientras tenga vida- Embozó una sonrisa sincera e infantil.
 
Las horas transcurrieron, luego de la cena, cepilló sus dientes y le arrulló en la cama, cobijándole le leyó un cuento. Permaneció a su lado hasta que el sueño lo arropó, hasta que suspiraba dormido, apagó la luz y con un beso en la frente le deseó sueños felices. La puerta cerró y de su habitación se marchó, dejándole descansar luego de aquel día fatídico.


Espero les haya gustado nwn
¿Que opinan? u-u
avatar
Maycastelar
Senpai
Senpai

Mensajes : 538
Fecha de inscripción : 03/11/2015
Edad : 21
Localización : Debajo de tu cama ¬w¬

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.