Pothook
Los invito a Retar a alguien en un duelo artístico. El ganador obtiene insignias especiales
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Lleguemos a los 6000
Ayer a las 10:54 am por creep01

» |Votaciones| Revista Pothook Feb 2018
Ayer a las 10:44 am por creep01

» Revista Pothook #26
Ayer a las 10:33 am por creep01

» ABC de Pothook
Ayer a las 10:31 am por creep01

» |JUEGO| Confesionario
Ayer a las 8:24 am por X_Raider

» Grupo de Discord Pothookiano
Vie Feb 23, 2018 10:05 am por Editor en Jefe

» Historias de Wattpad: un buen ejemplo de lo que NO debes hacer como escritor
Jue Feb 22, 2018 4:07 am por X_Raider

» ALDEROS908 esta en Pothook
Miér Feb 21, 2018 5:26 pm por Kuroneko

» El Diamante de la Voluntad [Capítulo 3]
Mar Feb 20, 2018 11:13 pm por UnSimpleEscritor

Twit-Pothook
Face-Pothook
Redes Pothookeras



Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Ir abajo

Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por Ale. el Vie Nov 20, 2015 9:27 pm

Segunda mitad de las historias presentadas, en este post, Core-3 y Epiman157, en un rato les publico la historia ganadora jue(?)

Core-3:
La manifestación de los males supremos que azotan a la humanidad, dícese la hambruna,  el castigo, y su destrucción, no siempre vinieron con la guerra, sus epidemias, o los desastres naturales que desmoralizan  el corazón de hasta los más ciegos creyentes.  A veces… Estas se  tornaban  desde las formas más básicas para facilitar el entendimiento del hombre, manifestándose en su piel, huesos, sangre, y su carne, convirtiendo a la anomalía demoniaca en una especie de manifestación física  de nuestros pecados. De esta forma, los pecados toman forma humana y nos facilitan el entendimiento que acarrean los demonios de nuestra especie y civilización. Una esenia demoniaca salida desde las profundidades del infierno, va por su paso consumiendo miles de existencias desde sus nacimientos, estigmatizó para siempre la vida de un recién nacido que fue rápidamente imbuido con su influencia.  Nadie se atrevió a mirarlo a los ojos cuando surgieron los cambios a las pocas horas de nacido, ‘’ ¡Es un monstruo, el hijo del diablo!’’ ‘’¡El chamuco!’’ exclamaban las enfermeras horrorizadas,  sus punzantes e hirientes miradas lo juzgaban con total recelo y desconfianza, sus cuernos… Tan horribles como la más terrible bestia sacada de las profundidades del averno, su piel dura, y punzantes uñas cubiertas de una corteza similar a la del magma, la viva imagen del pecado y la perversión.
 
Su apariencia, solo equiparable a la de un monstruo,  fue eventualmente abandonado a la semana de nacido, dejado al recién nacido a su suerte y al intemperie del mundo y sus demonios.  Nadie se atrevió a ayudarlo, sobrevivió muy apenas,  y a pesar de las adversidades que le inmolaban.  Hasta que cierta noche tormentosa  llegó, el pequeño azotado entre las ráfagas y la lluvia,  abrazado por la oscuridad de la soledad, y acechado por la muerte, naturalmente su pequeño cuerpo perecería a ese ritmo, pero en un último momento esperanzador…  Un rayo de luz iluminó su sendero, ante toda adversidad y  posibilidad,  las penumbras de aquella horrible noche se despejaron a sus ojos, ¿Podría ahora tener una razón para vivir?
 
Afortunadamente para el niño, surgió una mano noble que le ayudó, un viejo padre atraído al llamado de su llanto, y con un corazón lo suficientemente piadoso  como para hacer de lado los prejuicios de su apariencia, de esta manera, de la forma menos esperada, y sin que nadie se diera cuenta… El chico obtuvo su redención, obtuvo su segunda oportunidad.
 
—Vaya… ¿Si que debes de ser un pequeño bastante fuerte verdad? —Se expresó aquel hombre, con gran asombro alzó con sus manos el pequeño cuerpo del recién nacido, a lo que este, ya tranquilizado, solo fijó sus ojos en su salvador, pareciendo entender el gesto de aquel sujeto.
 
—Mira que sobrevivir a este sitio solo siendo un Bebé, tú debes estar destinado para algo mejor que esto, pequeño, de eso estoy seguro.
Sonrió,  y enseguida notó la chispa de sus ojos, el niño era pequeño, indefenso, más bien débil, y aterradoramente solitario…
 
—Sí, tú pareces estar destinado a ser alguien grande, ¡ya sé! Se me ocurre un nombre perfecto; ‘’Alexander’’, como Alejandro el Magno, ¡rey de los conquistadores!
 
El bebé lo vio sin contención, más bien ignorante de lo que acontecían sus ojos y fijando su total curiosidad en los bigotes de su salvador, jaló con gran fuerza de ellos provocando que aquel hombre enseguida emitiera un quejido de dolor.
 
—Y también pareces enérgico… —añadió con cierta ironía, ambos sonrieron y el monje se dispuso a llevarlo entre sus brazos, envuelto en aquella manta a la que Alex tanto se aferraba, finalmente los dos habían dejado atrás la oscuridad de la noche.   
 
Bautizado bajo el nombre de Alexander, el chico fue criado con mano dura y principios católicos. Su mentor, y mejor amigo, un noble padre  devoto a la iglesia de Santa Katarina,  aquél hombre al que Alex se refería como ‘’Padre’’ le enseñó la sensibilidad del alma humana y sus principios, aunque estricto, no dejó de lado su dulzura fraternal tratándolo como a su propio hijo, y sobre todo le enseñó a pensar correctamente para no cayera victima de sus propios impulsos,  de esta manera, aquella anomalía monstruosa vivió y creció como un ser humano, una bestia creada para soportar una carga tan pesada como el enojo de la humanidad, a su vez un niño criado bajo los mismos principios humanos que condenan a nuestra civilización, un juez demoniaco en su letargo…
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Ningen to Kaibutsu    -Seven Sins-
 
El constante movimiento de la marea azotaba el casco oxidado de aquel viejo  barco pesquero en el exterior, el reflejo de la luna y el cielo estrellado se imbuía debajo del mar simulando el efecto de un enorme espejo nocturno que envolvía el ambiente en una espectral capa de terror y expectación. Las luces en la distancia marina hacían juego con la noche,  provenían desde distintas direcciones y confundía la percepción de los fatigados marineros. La brújula enloquecida entorpecía la navegación,  aquella tripulación de traficantes de humanos estaban siendo perseguidos por una legión de piratas en horas de caza.
 
—Preparen el mortero, no tenemos opción.  —se expresó el capitán al timón, la mega estructura era extensa, y con cubierta grande. Sus chicos no tardaron en movilizarse a su llamado, de manera ordenada se metían a las salas de maquinas y otros tantos cargaban con la pesada munición desde el taller, pero nada de eso era suficiente, un simple mortero no les ayudaría, ante la duda y la presión de la muerte, el viejo capitán dio un fuerte puñetazo a la brújula enloquecida, su frustración solo equiparable con lo horrible de la situación.
 
Debajo de la cubierta, dentro de la oscuridad y el frio de la sala de servicios,  reposaba un grupo de indocumentados, eran tres habitaciones de distintos tamaños que almacenaban a la gente en fríos compartimientos sin nada más que unas viejas cobijas para cubrirse.  Sus casi inertes cuerpos entumecidos por el poco movimiento que ofrecía la estrecha habitación, algunos temblaban, muchos por el miedo, algunos cuantos solo por el frio…  Asustados y con nada más que la fe en sus manos para salir de tan terrible situación, con miedo, y cundidos en la esperanza de que quizás, solo en el más remoto de los casos,  la ayuda se les ofrecería de las formas más inimaginables posibles.  Una mujer de avanzada edad, sentada en un rincón oscuro de la habitación, no paraba de rezar en voz baja, susurrando una innumerable cantidad de padres nuestros y con una velocidad impresionante, a su vez que no soltaba su rosario en mano. Otros sencillamente resignados a dicha situación se dejaban arrastrar por la desesperación del miedo  y la locura, orillados a comportarse como verdaderos animales acorralados. Entre lo enfermizo de la situación, había un chico entre ellos que sobresalía de los demás, sea por esos prominentes cuernos desiguales  que decoraban su cabeza tal cual corona de fuego se tratase, o esa inusual calma y serenidad  con la que enfrentaba la situación previamente planteada. Aislado de los demás, y cruzado de brazos, con gran musculatura y altura, su sola apariencia te dejaba con la idea de que bien podría detener la ira de un indomable toro, solo tomándolo por los cuernos… Nadie se atrevía a acercársele,  para él nada de eso importaba o siquiera le perturbaba, su expresión en su rostro lo decía, más que asustado estaba severamente enojado, casi al borde de dejarse consumir por su ira… Nada de esto le gustaba.  Cuando el ambiente se tensionó más de lo debido todos aguardaron en el silencio, nadie habló y algunos incluso mojaron sus pantalones,  finalmente los piratas habían abordado en el barco pesquero, pudiéndose escuchar los disparos del mortero retumbando en el muro y su suelo del sótano frigorífico  de la mega estructura.  Después de tres disparos se dejó de escuchar el mortero, innumerables zancadas recorrieron el piso de la cubierta acompañados de disparos con metrallas… La gente imaginó lo peor y sucumbió ante el pánico de las lágrimas. El suelo y sus paredes retumbaron una vez más al sonido del mortero disparándose, pero otra ráfaga de metrallas  provenientes desde el interior de la nave silenció el sitio. Las pesadas zancadas de las botas de sus atacantes resonaban en sus oídos, muchos sabían que eventualmente los piratas los descubrirían y sería el fin para ellos, un destino peor que la muerte les aguardaba para el momento en que sus atacantes bajasen, la ayuda nunca llegó y todo indicio de fe y esperanza se fulminó con el ambiente... Pero entre toda esa desesperanza, un leve rayo de luz de la esperanza iluminó el sendero de un chico; Joven, de  radiante mirada celeste, llena de resolución, que ocultaba un vacilante miedo, empuñó la pata de una mesa y se dirigió a las escaleras que conducían a la cubierta, pero se detuvo   por la pesada y monstruosa mano de otro joven que iba con ellos. Sus ojos se dirigieron ante él, con ambas manos sujetándolo de los hombros,  enfrentándole y advirtiéndole de que no hiciera nada estúpido solo con su mirada, de ojos marrones, los ojos más hermosos que haya visto quizás, sonrojándose en el acto...
 
La temblorosa mano del chico soltó al instante su improvisada arma conmocionado por su apariencia, cayó derrumbado y de rodillas al suelo.
 
— ¿Qué puedo hacer? —preguntó, mas para sí mismo, y al notar  su reacción, Alex solo suspiró, resignado, se hincó al nivel del muchacho y empuñó el pedazo de madera hueca que se suponía detendría a sus agresores. Con gran imponencia se levantó y se puso en frente de los demás, antes de que estos se dejaran consumir definitivamente por la locura.
 
—Yo me haré cargo. —agregó con su imponente pero gentil voz, tan resonante como brava a su vez, un hombre práctico al que todos escucharon, invadiéndose en el ambiente un inusual silencio que solo indicaba que la situación ya se había tranquilizado.
 
El chico lo vio de espalda mientras partía,   una imponente presencia que no solo llamaba la atención por sus palabras que aunque pocas, eran precisas, pensó nuevamente al verlo...  
 
¿Qué tanto podría hacer alguien de su edad frente a una legión de sanguinarios piratas experimentados? Las posibilidades de que subiera  e hiciera algo para mejorar la situación  eran nulas, estaba entregando su cuerpo prácticamente al suicidio, pero bajo esas alturas, ¿Qué otra cosa podían hacer más que confiar en la palabra del hombre cornudo? Todos guardaron silencio viendo como partía ese sujeto desde las escaleras, y se resignaron a prevalecer entre la oscuridad del sitio aguardando en silencio, esperando lentamente la hora de su condena que ahora estaba en manos de un temerario chico lo bastante seguro de sí mismo.
 
— ¿Qué tienes planeado? —preguntó escéptico el otro muchacho, lo agarró de la mano siguiéndolo por las escaleras, pero sin dejar de observar sus prominentes cuernos de hueso rojo y negro que surgían desde su frente, desiguales, uno inclinado hacia abajo y otro para arriba.
 
—Aplastarlos, no necesitas saber más…  —contestó este, tratando de aguardar distancia ante el insistente chico y soltándose de su mano, finalmente llegó a la puerta, y sin decir una palabra mas, Alex partió de la habitación frigorífica. Selló la puerta de la habitación forzando la válvula de seguridad y doblándola con sus manos desnudas, prosiguió por los pasillos de los camarotes hasta que finalmente dio con la ubicación de dos de los piratas que habían abordado el barco en busca de los indocumentados.
 
—Un sobreviviente, matémoslo.
 
Se expresó uno de ellos reportando la situación a través de la radio.   Naturalmente fue recibido por una ráfaga de disparos que fueron rápidamente repelidos por la dura piel de su contrincante.  Sus duros antebrazos repelían el plomo de las balas sin mucho complicación, sumando su velocidad de movimiento inhumana y sus bestiales reflejos solo comparables a los de un demonio poseído, fue suficiente para detener la oleada asesina, cuya munición se acumulaba en el piso de los pasillos.
 
 Incrédulos y claramente sorprendidos, los piratas no pudieron evitar reaccionar de la peor manera posible, uno de ellos arrojó  una granada, y el otro hizo que detonara con uno de sus disparos antes de que cayera al suelo,  pero en la acción del momento las esquirlas quedaron suspendidas en el aire, una gran fuerza desconocida empujo los trozos de metal hirviendo hacia sus direcciones incluyendo su detonación. Al instante ambos cuerpos se chamuscaron, la piel se les desgarró al paso de las esquirlas calientes.  En la distancia un grupo de cinco hombres fueron atraídos por los disparos direccionando sus metrallas hasta la posición de Alex, otra ráfaga de disparos lo recibió, el chico no tuvo más alternativa que romper el muro que tenía al frente para resguardarse de los disparos. Una vez dentro se desenvolvió por la pared hasta llegar a la ubicación de sus atacantes…
 
— ¡Qué carajo pasa con este sujeto! ¿A dónde se fue?—se expresó eufóricamente  uno de ellos, disparando sin vacilación alguna, pero ya era demasiado tarde como para reaccionar debidamente ante la presencia de un verdadero monstruo.
 
De la pared surgieron los brazos de la bestia,  aprisionando al más cercano de los piratas.
 
—Se lo tragó la pared…  —Se expresó uno de ellos con vacilante miedo.
 
—No seas idiota, ilumina el hueco.
 
Con temor a encontrarse algo verdaderamente horrible,  el grupo dirigió la punta de sus metrallas con lámparas instaladas. Inmediatamente la figura de su compañero surgió del hueco, o más bien su  cadáver, y venía con una sorpresa, sus granadas habían sido detonadas, sirviendo como anzuelo humano.
 
La detonación en el pasillo se hizo escuchar por todos los presentes a la vez que las tropas de piratas se dispersaban alrededor del lugar en busca del intruso. Alex aprovechó la estrechez y oscuridad de los pasillos para desenvolverse por el techo  y emboscarlos.  Un grupo de tres piratas interceptó al demonio, miraron sorprendidos como este   se desenvolvía caminando tranquilamente por el techo sin que la gravedad le afectara,  dispararon con sus escopetas de asalto, los cartuchos detonaron esparciendo plomo hacía todos lados, Alex dio una zancada al techo que rápidamente le posicionó en el suelo y a una distancia muy cerca de sus oponentes.  Aprovechó el momento de carga en las escopetas para desenvolverse rápidamente por el pasillo y recibir a los piratas  con una golpiza cercana, el primero de ellos fue empalado a la pared con la pata de mesa que previamente había recogido, empujándola violentamente en la quijada del pobre desgraciado. El otro de ellos fue recibido con una violenta patada en el cuello que acabó por romperlo tal cual muñeca de porcelana. Y en última instancia, el último de ellos, supo reaccionar rápidamente soltando su escopeta y sacando del hombro su cuchillo de supervivencia, todo ocurrió en cámara lenta, sus reflejos se vieron agudizados y Alex encontró una brecha en la posición ofensiva de su oponente, fijó sus manos firmemente en el rango de su movimiento corporal y entorpeció la trayectoria del corte, hizo que eprdiera el balance extendiendo su pierna al paso del cuchillero,  lanzando por los aires el cuerpo dicho sujeto hasta estrellarse en el techo y caer de picado al suelo, lo cual le provocó la muerte.  Continuó su camino a paso rápido,  su objetivo era sencillamente limpiar el barco de piratas, haciendo algunos golpes en el piso trató de hallarlos con mero uso de su fuerza y sus sentidos, memorizando el eco y las frecuencias que le ofrecían la resonancia de sus golpes en el suelo al contacto con otras perturbaciones, se hacía una idea de sus posiciones, cada grupo lo recibía con disparos pero Alex repelía  cada bala de sus metrallas con la mera fuerza y dureza de sus brazos, avanzaba  unos cuantos metros hasta posicionarse frente a ellos a una velocidad lo suficientemente rápida como para que estos no pudieran darse cuenta y, con las mismas, estrellaba y chocaba sus cráneos usando incluso hasta el propio cuerpo de sus enemigos como simples armas, con algunos era más táctico y los emboscaba, las posibilidades para el demonio  eran infinitas.
 
Con las bajas enemigas,  Alex continuó caminando a paso lento sobre el pasillo, cubierto de sangre, y su olor dulzón, casquillos de balas vacios por todos lados y algunos cadáveres en medio, hasta que fue rodeado por una escuadra de no más de veinte hombres posicionados en todas direcciones. Entre todo el desastre el chico caminó tal cual demonio  enardecido por las llamas del infierno y la venganza, inmutable a sus enemigos, sus ojos, similares a los de una bestia poseída por la ira, se impregnaron con gran imponencia en la memoria de quienes estaban a su acecho, uno tras otro de sus atacantes iban cayendo con la mera fuerza de sus puños, imbuido con el sabor de la venganza cerniéndose sobre su lengua y sus nudillos, los nudillos del tirano. Cuando finalmente se había deshecho de todos, salió de la superestructura del barco hasta ir a la borda exterior, otro grupo más numeroso de piratas estaban a su espera, lo iluminaron con grandes luces, todos apuntando hacía su dirección, con armas de distintos calibres, algunos incluso con algunos lanza granadas y uno de ellos con un RPG.
 
Entre todos hubo uno que no se molestó en apuntar, sostenía un comunicador en su mano y una corrupta sonrirsa enfermiza en su semblante, parecía más bien el líder de la panda asesina.  
 
—Tú, pequeño hijo de puta… —se expresó en forma vulgar, en su llamado otro grupo de barcos rodeó la nave en donde estaban, eran un total de seis naves piratas a punto de atacar.
 
—Mataste a muchos de mis hombres dentro…  ¿Te divertiste? ¡¿Pero quién coño te has creído que eres?
 
La ira de aquel sujeto era enfermiza, en gran medida el aura retorcida que emanaba incomodaba a la vista de un joven Alex… Pero lo tenía rodeado y acorralado, a estas alturas lo único que podía hacer era rezar por un milagro… No obstante eso no provocó que ni por un momento Alex rompiera la compostura y resolución de su semblante.
 
—Supongo que hice lo que pude, pero no fue suficiente… —Se dijo a si mismo, resignado de su eventual fin.
 
—No… —le susurró a su mente una espectral voz demoniaca, era una mujer… —Hiciste suficiente.
 
Repuso. Una niebla cundió el ambiente entorpeciendo la vista de todos los presentes, de repente la confusión entre los presentes se hizo evidente, incluso Alex que hasta ese momento permanecía inmutable rompió su postura defensiva y se dejó cautivar, o más bien… Aterrar, por lo que sus ojos le presentaban al frente. Miles de figuras tentaculares de grandes dimensiones surgieron de las del mar  tal cual bestia escondida en lo más oscuro de las profundidades, todos presentes no supieron por dónde empezar, se escucharon muchos disparos pero nada parecía surgir efecto frente a esas colosales extremidades que abrazaban la estructura metálica de sus naves destruyéndolas y hundiéndolas en el proceso, en un santiamén las seis naves atacantes fueron destruidas y absorbidas por la presente y espesa niebla que cundía el corazón de sus tripulantes en un miedo perpetuo que nunca olvidaran. Desde la superficie se hacía notar el esfuerzo de los piratas por tratar con lo inevitable de su muerte, pero fueron arrastrados a las profundidades  por todo  tipo de bestias demenciales submarinas. Finalmente la niebla se iba despejando, a su vez los indocumentados salían a la cubierta encabezados por  aquel chico que casi detiene a un vacilante Alex sujetándolo de los hombros.
 
— ¿Qué ves? —preguntó este, un tanto curioso volteó hacía la dirección a la que Alex miraba, sorprendiéndose en el acto. LA figura de un bestia marina de proporciones gigantescas y similares a las de un ancestral y mítico dragón marino… —Leviathan… —susurró, fijando su mirada en quien estaba encima  del lomo de la bestia, una mujer poseedora de unos enigmáticos ojos esmeralda que brillaban con gran intensidad incluso en la oscuridad y la niebla, cubierta con una capa que solo hacía verle los ojos de su rostro.
 
Alex fijó sus ojos en aquella mujer, alguien solo equiparable en apariencia a la de una bestia con figura humanoide, extendió uno de sus largos brazos, escamosos y con garras negras, dejando ver que es poseedora de un cuerpo igual de bestial,  señalando a su compañero demonio en el proceso, susurró con una espectral voz fantasmal que solo parecía escuchar aquel muchacho.
 
—Mi trabajo aquí ha terminado…
 
Sin soltar otra palabra, la mujer hizo retirar a su legión de bestias abismales sumergiéndose en el vasto océano oscuro de la noche, yéndose con ella la espectral niebla que poco a poco se despejaba…
 
—Hey tú, ¿Qué harás a partir de ahora? —preguntó el muchacho mientras que Alex se dispuso  a ver partir la enigmática sombra que les había ayudado. —Fue sorprendente, te hiciste cargo de todos esos piratas y uno de los siete reyes del infierno vino a tu ayuda en persona, debes de ser alguien interesante y con historia…
 
Alegó de manera impetuosa, sonriendo pícaramente a la vez que abalanzaba su cuerpo sobre el brazo de su salvador, este solo le observó fijamente antes de inclinar su cabeza, viéndolo con más detenimiento, agarró el gorro que cubría su cabello, al momento de retirar la prenda una pomposa caballera roja intensa se extendió por todos lados dejando a la vista el rostro de una bella chica de grandes ojos azules.
 
—Eres una chica… —dijo, un tanto sorprendido, pero luego prosiguió con más seriedad. —Como sea ¿Cómo salieron de la habitación? —preguntó.
 
—Una chica tiene sus secretos. —le guiñó el ojos mientras le mostraba la caratula de un Grimorio con magia básica, guardándolo en su mochila en el acto.
 
—Una maga, bien…  Supongo que tendré que escoltarlos hasta que lleguemos al puerto más cercano, conozco bien el mar del Caribe, podríamos abordar en unas islas y después…
 
—Estoy segura que una compañía norteamericana nos encontrará en sus líneas de comercio, ¿correcto? —le interrumpió la chica antes de que pudiese terminar, pero Alex le dio la razón asintiendo con la cabeza. —Hey… ¿Qué tanto conoces este sitio? —preguntó con un poco mas de confianza.
 
—He vivido toda mi vida recorriendo estos mares, solo es eso. —Alex desvió sus ojos hacía el mar.
 
—Oh, ¿Y es por eso que la misma reina del abismo conoce de  tu existencia? Su relación no estará relacionada con esos cuernos que tienes ahí, ¿cierto? —sus preguntas cada vez se hacían más certeras y punzantes, hasta el punto de que la chica se tomaba la libertad de comportarse encimosa sobre los fornidos músculos de sus brazos. — ¿No se tratará de una historia de amor de un hombre enamorado del mar o sí?
 
 
— ¿Quién demonios eres, y porque pareces estar tan entendida en el tema? —preguntó con recelo el chico, pero dándole la libertad necesaria a la chica para pegarse tanto como quisiera, sin tomarle mucha importancia al simple hecho. —Pero la verdad es que me importan un carajo tus razones, solo mantente al margen, este no es sitio para una mocosa. —repuso, de forma malhablada.
 
—Tengo 17 años. —sostuvo la chica en defensa de sus represalias, inflando sus mejillas, a lo que Alex solo levantó una ceja con cierta confusión. —Y  soy una aprendiz de magia que viene en representación del mismísimo Lucifer en tu búsqueda, el maestro quiere conocerte en sus aposentos.
 
— ¿Lucifer?  No recuerdo a nadie con ese nombre y no me pregunto cómo alguien como él, un mago,  querría de mi asistencia. —Alex conocía muy poca gente por lo que podía estar plenamente seguro de sus palabras, no obstante no dejó pasar de largo la remota posibilidad de que alguien le conociera aún sin tenerlo presente.
 
—El es una persona sabía,  conoce de tu existencia, y la naturaleza de dicha condición demoniaca que agobia los rincones más oscuros de tu alma… Date una oportunidad de verlo, ¿no te gustaría conocer más los orígenes de tu verdadera naturaleza como demonio? Si sigues interfiriendo en el trabajo de la reina de las profundidades es posible que termines igual a esos pobres desgraciados de hace unos momentos. —sostuvo el argumento esbozando otra sonrisa maliciosa.
 
—Uff… —suspiró un ya cansado Alex, no era de los que hablaban mucho. —De acuerdo, iré contigo a donde sea que se encuentre ese maestro tuyo,  quiero conocerme a mí mismo y mis origines,  todo este tiempo he vivido agobiado sin tener conocimiento alguno del lugar al que pertenezco, eso que ustedes los ocultistas  llaman; ‘’el mundo de lo oculto’’ o la mierda que sea, tengo poco entendimiento de él y sus leyes.
 
Sostuvo su cruz de plata en el pecho, le vino a su memoria  las enseñanzas de su padre, alguien que procuró ocultarle su verdadera naturaleza demoniaca para que pudiese convivir tranquilamente con los humanos, no podía confiar fácilmente en alguien que apenas acaba de conocer, pero bajo esas alturas quizá y confiar en aquella chica no estaba del todo errado  si eso ameritaba el conocimiento de su naturaleza.
 
—Pero te advierto, si es una especie de trampa o algo por el estilo yo…
 
—No digas más, grandulón. —le interrumpió la chica, con una voz tranquila. —Te doy mi palabra de que mi maestro es alguien de confianza, ya lo verás.
 

Mientras que la chica dijo esto con una sonrisa en el rostro, Alex no pudo responder de la misma manera y solo se limitó a ver el horizonte del mar nocturno por la cubierta del barco, aquella sería una loche larga que apenas estaba a punto de comenzar tanto para él como para sus acompañantes, una noche que quizás perduraría para siempre en sus memorias… 

Epiman157:
Año 2205, la Coalición de Planetas Telúricos y los Planetas del Eje Exterior se encontraban enfrascados en una violenta guerra, sin precedentes en la historia de la humanidad, y por el dominio del sistema solar y sus recursos. Los Telúricos querían el control de las reservas de hidrógeno, el principal combustible de ese tiempo, y las que existían de forma casi ilimitada en los planetas gaseosos del sistema solar exterior, mientras que el Eje ambicionaba poseer las “cálidas tierras verdes” de los planetas del sistema solar interior, y estas sumamente ricas en recursos biológicos y genéticos, necesarios para el mejoramiento y producción de alimentos.

En esta etapa de la guerra, Calisto, la luna más exterior del planeta Júpiter, era el principal objetivo en mira para ambos bandos. Históricamente y desde el punto de vista científico, esta ha sido la menos interesante de todas las lunas jovianas, pues si la comparamos con sus hermanas, Io, Europa y Ganimedes, es sólo una gigantesca masa de hielo y roca flotando en el espacio. No obstante, debido a ser la mayor luna y con la órbita más alejada del planeta al que orbita, Calisto llega a ser una posición estratégica para esta guerra, dado que constituye el principal punto de entrada tanto hacia el sistema de lunas jovianas, como el paso obligatorio tanto entre el sistema solar interior y el exterior.

De parte de los Telúricos, el ejército marciano toma las primeras acciones ofensivas desembarcando con éxito sus tropas de invasión en la superficie de este satélite. Mientras que por el lado del Eje, le va a tocar al ejército joviano defender por si solo a su propio territorio, dado que el resto de la flota Telúrica mantiene a sus aliados muy ocupados en otro frente.

La nación joviana cuenta con un numeroso ejército de soldados androides como su principal línea ofensiva y de defensa, tecnológicamente los más avanzados en su género según como ellos mismos se jactan. Mientras que el ejército marciano por su lado, inicia su invasión con un nuevo tipo de infantería: una división de comandos especialmente creados para desenvolverse y adaptarse perfectamente al terreno y a las condiciones medioambientales más extremas del universo, capaces incluso de efectuar cualquier tipo de operación ofensivo-defensiva y valerse por sí mismos en estas gélidas regiones tan alejadas de la luz del astro sol. Precisamente a que han sido creadas para la guerra en las grandes lunas congeladas del sistema solar exterior, a estas tropas de infantería se las ha bautizado como: “Moon-Troopers”.

En cuanto los generales jovianos consiguieron determinar el punto exacto de desembarco de las fuerzas marcianas, empezaron con sus propios preparativos para intersectarlas y atacarlas. Su plan es acabar con el enemigo de un solo golpe y lo más rápido posible, antes de que más tropas de invasión de la Coalición Telúrica consigan poner un pie en el satélite. Es por ello que toda la fuerza principal de Calisto es movilizada entera al frente para salir al encuentro de las Moon-Troopers marcianas y derrotarlas.

Aunque los androides jovianos son capaces de luchar por sí solos perfectamente, todavía necesitan de un comandante de carne y hueso para que plantee las estrategias de combate, y dirija su formación en el campo de batalla. Dado que el ejército joviano quiere acabar con esto de la manera más eficiente posible, moviliza también junto con cada batallón de androides a un buen número de oficiales humanos para que se hagan cargo de dirigir personalmente la batalla en el mismo frente.

Entre estos oficiales habían muchos jóvenes, algunos incluso recién graduados de la universidad local, y quienes se habían enrolado sin cuestionárselo siquiera llevados por el ferviente patriotismo que había embriagado en ese entonces a la nación joviana. Sucede que durante este tiempo en Júpiter se había instaurado un régimen monárquico totalitario regido por un emperador, y el cual contaba con un apoyo popular casi completo. La base de dicho apoyo hacia esta monarquía, era la ideología nacionalista impuesta sobre el pueblo, el cual deseaba establecer una soberanía plena sobre su propio territorio y sus vastos recursos energéticos, y era además por ello que veían a los telúricos como colonialistas y ladrones. Fue así como todos aquellos ánimos, que también fueron hábilmente aprovechados por un grupo de oligarcas para ascender al poder, terminaron por plasmarse en la figura de un emperador como símbolo del poder y la soberanía joviana. Era por eso que no sólo todo el pueblo joviano apoyaba a su emperador, sino que estaba plenamente convencido de la valides de los motivos que se tenían para esta guerra.

Situaciones parecidas se vivieron también en Saturno y Urano (aunque sin aparecer monarquías en ninguno de estos), con los que los tres planetas se unieron para formar el Eje. Contando con el respaldo de sus aliados, Júpiter intentó extender sus dominios hacia el interior del sistema solar. Fue así como invadió primero el planeta Ceres, los planetoides del cinturón de asteroides de Faetón, y finalmente los planetas más grandes y ricos como fue el caso de Marte. Saturno y Urano hicieron lo mismo por su lado pero hacia el límite exterior del sistema solar. Y más o menos así fue como se inició la guerra un par de años atrás. Por lo que esta etapa de la guerra constituía en realidad el contraataque de la Coalición Telúrica en represaría a las hostilidades iniciados por los planetas del Eje, pero siendo además una excusa perfecta para imponer el dominio telúrico sobre estos planetas y sus recursos.

En cuanto se dio la orden para iniciar la movilización, tanto jóvenes como veteranos se colocaron sus trajes presurizados estándar, y abordaron por grupos unos enormes vehículos blindados que les servirían como morada y centro de operaciones durante el tiempo que duraría la campaña para repeler a la invasión marciana. Por otra parte, los androides dado su gran número iban a pie, sólo una parte de ellos que estaban siendo guardados como reserva iban dentro de algunos de estos enormes vehículos. Esta sería la primera experiencia en el frente de batalla para muchos de aquellos jóvenes.

El paisaje en la superficie de Calisto, como era de esperarse de la “hermana insípida” de la familia de lunas jovianas, era bastante simple. A no ser por sus desgastados cráteres de impacto, el satélite está constituido básicamente por inmensas llanuras de hielo y roca, las cuales pueden ser completamente lisas o llenas protuberancias. Rara vez observarás una montaña o similar en este paisaje congelado, y las pocas que existen, estarán vinculadas a un cráter o anillo de impacto. Esto facilitaba mucho el desplazamiento de toda la fuerza militar joviana a través de este monótono paraje.

Aunque tenue y ligera, Calisto tiene una atmósfera formada por CO2 y oxígeno molecular, y la que se ve como una bruma en el horizonte. No obstante es imposible para un ser humano común y corriente caminar por la superficie de este satélite sin un traje espacial presurizado. Esto no sólo por el hecho de que la concentración de oxígeno en la atmosfera de Calisto es tan baja que la hace irrespirable, sino porque también la temperatura aquí, incluso en los días más cálidos, jamás supera los -100ºC. Además que una atmosfera tan rala no protege a la superficie de las radiaciones cósmicas letales que viajan por el espacio, el principal peligro a la hora de salir a caminar en el exterior.

Mientras se movilizaban, los más jóvenes jugaban despreocupadamente a las cartas, pues realmente no había mucho que hacer dentro de aquel vehículo blindado. Estos se hallaban muy seguros y confiados de la superioridad de su ejército y de su nación en general frente a su enemigo, pues habían sido criados y formados así desde niños para creer en eso. Por otro lado los oficiales más veteranos conservaban un semblante más serio y preocupado, pues a diferencia de los jóvenes, algunos habían estado incluso presentes en la fracasada campaña de Marte, así que sabían muy bien lo impredecible y letal que podía ser este enemigo.

Fue en eso que intempestivamente todas las tropas paralizaron su avance en medio de aquel desierto congelado. La línea de avanzada acababa de localizar una serie de trincheras excavadas en medio de la nieve y aprovechando los bordes de los cráteres más pequeños. Sin duda era el ejército marciano dándoles el encuentro.

Lo desconcertante de esto, era que dichas trincheras se encontraban a varios kilómetros más adelante de donde se había estimado sería su posición, teniendo en cuenta el terreno y el punto de desembarque de las tropas marcianas. “¿Cómo pudieron los marcianos avanzar tan rápido en un territorio que les era desconocido?”, se preguntaban todos los oficiales jovianos con desazón. Sin embargo, sin darle más vueltas al asunto, los líderes de batallón dieron las órdenes para colocar a los androides en formación para iniciar el ataque en contra del enemigo.

En la primera línea ofensiva los androides se posicionaron frente a aquella trinchera excavada en la nieve por los marcianos, para iniciar el intercambio de fuego con estos, mientras que por su lado, los vehículos blindados con los humanos dentro, permanecían en la seguridad de la retaguardia. Sin embargo pese a esta acción no hubo ninguna respuesta desde la trinchera marciana, más bien esta parecía vacía.

De inmediato los androides cambiaron al modo “visión calórica” para buscar en los alrededores indicios de los soldados marcianos: en un ambiente a -100ºC un cuerpo humano a 37ºC debería verse como una gigantesca antorcha en medio de la oscuridad. Pero no sólo no encontraron ningún rastro en el espectro calórico, tampoco encontraron huellas de vehículos, ni pisadas, ni ningún otro indicio de actividad sobre la nieve. Era como si aquellas trincheras se hubieran excavado solas en medio de la nada.

Mientras continuaban con su reconocimiento del terreno, aquellos androides no advirtieron a darse cuenta que “algo” debajo de la nieve los asechaba. Para sorpresa de la mesa de mando, entonces uno a uno, algunos de aquellos androides de la línea frontal, empezaron a desaparecer debajo de la nieve: era como si algo los estuviera jalando desde allí. Pronto no sólo el pánico se apoderó de los oficiales humanos, los que no entendía nada de lo que ocurría, sino que hasta los mismos androides entraron en confusión y a proceder de manera caótica. Definitivamente “algo” se movía debajo del hielo a sus pies y los atacaba desde allí, pero por más que lo intentaban sus sensores no detectaban qué cosa era, ni dónde estaba.

Por fin uno de los oficiales superiores a cargo encontró la serenidad suficiente como para ordenar a los androides cambiar a modo “sensor de movimiento”; pero en cuanto eso pasó los humanos no pudieron creer lo que los sensores captaron que se escondía allí de bajo. Eran unos cuerpos de forma humanoides, aunque estos mucho más grandes y robustos, y que además en las borrosas imágenes generadas por el sensor de movimiento, parecían tener garras por manos y hocicos por boca. Estos al parecer no emitían calor, o al menos, parecía más bien que algún tipo de aislante térmico casi perfecto recubría sus cuerpos, y lo que no le permitía a estos despedir calor.

Cuando por fin aquellos oficiales jovianos fueron capaces de determinar lo que aquellos cuerpos eran, ya era demasiado tarde. De pronto una serie de aullidos, tanto en sucesión como en simultaneo, empezaron a escucharse propagándose por la tenue atmósfera de Calisto.

—¡ZOOMORFOS! —gritó despavorido uno de aquellos oficiales dando la alerta.

Y entonces, antes de que el ejército joviano pudiera reaccionar de cualquier forma, escondidos bajo los cráteres cercanos en los alrededores, salió una inmensa jauría de estos seres zoomorfos desde ambos flancos, y corriendo hacia el bloque de androides en medio para atacarlo.

Con proporciones humanas pero con cabezas como de lobo salvaje, cada uno de ellos medía como 2m de alto más o menos en promedio, robustos y musculosos, con el cuerpo cubierto de un denso pelaje que los protegía del frío, este en tonos grises, blanquecinos o negruzcos, aunque todos ellos portando chalecos y pantaloncillos del ejército marciano como uniforme. Llevaban además respiradores sobre sus hocicos, pues ellos también necesitaban oxígeno para respirar, y estos conectados a su vez a pequeños tanques de aire incorporados a los chalecos que usaban como uniformes. Estas eran las Moon-Troopers: la infantería licántropa al servicio de la Coalición Telúrica.

Aunque a simple vista sus garras y sus colmillos eran sus principales armas, lo cierto era que estos llevaban también armas de fuego de largo y corto alcance, estas especialmente modificadas para que puedan ser manipuladas por sus garras delanteras. Era por esto que muchos de estos licántropos corrían en dos patas disparando hacia su enemigo; pero la mayoría lo hacía con sus cuatro patas, llevando sus armas a cuestas sobre sus lomos, desplazándose así a mucho mayor velocidad, y aprovechando que sus compañeros en dos patas los cubrían mientras avanzaban de esta manera.

—¡Pero cómo! —exclamó sorprendido otro de los oficiales jovianos en la mesa de mando, al observar el estado de la formación en su línea delantera. Al parecer aquel pequeño grupo de licántropos que habían estado ocultándose en la nieve bajo los pies de sus androides, no habían sido puestos allí nada más para generar caos entre las filas de estos, sino que más bien su verdadero objetivo habría sido hollar la formación de los androides jovianos en puntos específicos para debilitarla.

De este modo cuando la jauría principal arremetió contra el bloque de androides, barrió con todos como si fueran sólo un grupo de pinos viejos para bolos, y sin encontrar resistencia significativa entre sus defensas. Incluso las armas de fuego resultaban inútiles a tan corta distancia ante aquellos licántropos y su fuerza bestial. Con sus garras y colmillos destrozaban en el acto a todos los androides que se les cruzaban por su delante, tal y como si fueran simples muñecos de cartón o de papel crepé, y quedaban convertidos en menos que simple chatarra.

—Debe haber algunos humanos cerca dirigiendo a esas bestias —dijo otro de estos oficiales jovianos en la mesa de mando, mientras contemplaba en el monitor cómo sus tropas de autómatas sucumbían en batalla frente a la fuerza de aquellos licántropos.

—¡Pronto! —ordenó entonces el general al mando de aquellas fuerzas jovianas— ¡Que desplieguen a los centinelas! Quiero de inmediato un rastreo exhaustivo de cualquier señal de comunicación, sea esta análoga, digital, o cuántica. Sin duda quién esté controlando a esos licántropos lo hace de manera remota desde alguna posición cercana. Que ubiquen a la brevedad su centro de comando y lo eliminen, así podremos abatir a estas bestias sin problemas.

Aquellos licántropos eran sólo una de las distintas especies zoomorfas que habían sido creadas hace aproximadamente un siglo antes, durante la época de la colonización del espacio exterior. En aquel tiempo se pensó en utilizar el ADN de determinas especies animales como base, para mejorar las habilidades naturales de estas, y crear así seres capaces de adaptarse y sobrevivir incluso bajo las condiciones medioambientales más extremas que se podían encontrar en los diferentes planetas y satélites del sistema solar. La idea era utilizar a estos zoomorfos como avanzada en este proceso de colonización, para evitar así poner en riesgo vidas humanas.

Fue así como los licántropos fueron creados utilizando ADN de lobos del ártico como base, y lo que resultó en la creación de una especie sumamente resistente al frío extremo, e incluso inmune a la radiación del espacio. Su denso pelaje era un aislante térmico casi perfecto que impedía la pérdida de calor de sus cuerpos (y lo que también los hacía invisibles a la visión calórica de los androides), aunque en realidad el metabolismo entero de su cuerpo estaba alterado y muy bien adaptado para esto. Sus patas estaban especialmente diseñadas para correr grandes distancias en la nieve o en accidentados terrenos congelados, incluso de forma mucho más rápida y eficiente que cualquier máquina de la época, lo que también explicaba cómo aquella jauría de licántropos había llegado tan lejos en tan poco tiempo, e incluso tener el tiempo de montar una trinchera y de cubrir sus huellas en la nieve.

Aunque sin duda los licántropos era la especie más resistente y mejor adaptada a esas condiciones medioambientales, el problema con ellos era su excesiva agresividad, y lo que los hacía ingobernables. Pese a que se había logrado conseguir enseñarles a utilizar algunos artefactos y herramientas, eran inútiles como trabajadores, pues eran como verdaderas bestias salvajes e indómitas. Por esto era inconcebible para aquellos oficiales jovianos utilizar licántropos como principal fuerza de ataque en una batalla tan importante como esta, y mucho menos sin una supervisión humana.

En seguida se dio la orden para que los androides de la segunda línea de ataque avance y apoye a la primera línea, aunque realmente ya no quedaba mucho de esta. Los androides de la segunda línea avanzaron disparando una pesada descarga de proyectiles hacia los licántropos.

Nuevamente una serie de aullidos y las réplicas de los mismos se escucharon desde diferentes puntos de la jauría, y tras de ello el grueso de esta se dividió en varías jaurías más pequeñas, como de poco más de una decena de individuos cada una. Un reducido grupo de ellos se quedaron a la retaguardia para contestar el fuego de los androides de esta segunda línea, mostrando además la excelente destreza a la hora de disparar propia de cualquier fuerza de infantería regular. No obstante la mayoría de jaurías corrían en cuatro patas a toda velocidad en medio de la planicie congelada, intentando alcanzar a la segunda línea de androides, y esquivando su fuego con ágiles y un muy bien coreografiado desplazamiento en zigzag. Al parecer, estos licántropos habían sido especialmente entrenados para atacar, acercándose frontalmente a las líneas de fuego enemigas, y hasta un punto en el que sus armas de fuego fueran inútiles, aprovechando para esto su gran velocidad sobre este terreno y los movimientos coordinados de toda su jauría para esquivar los disparos, dejando además a un grupo de tiradores a la retaguardia para cubrirlos durante este avance.

Esta vez la línea de defensa de los androides resistió mucho mejor la envestida del grueso de las tropas licántropas. Se volvieron a escuchar una serie de aullidos y con sus respectivas réplicas, esta vez entre el grupo de la delantera y el que se había quedado disparando a la retaguardia. Fue entonces cuando los licántropos de este segundo grupo pusieron sus armas a cuestas para de inmediato ponerse también en cuatro patas, y salir corriendo hacia el frente para unirse también al ataque. Mientras corrían hacia el frente, y tras otro intercambió de aullidos, este segundo grupo de licántropos de manera repentina se dividió en dos grupos, y en lugar de atacar por el frente, lo hizo por los flancos, donde la formación de los androides había quedado más vulnerable debido a encontrarse conteniendo el ataque frontal. De esta forma nuevamente los licántropos pudieron romper la formación de los androides jovianos y empezar a acabarlos con suma facilidad.

Aquellos androides jovianos habían sido programados para combatir en contra de humanos o a otras máquinas usualmente utilizadas en la guerra convencional, por lo que no tenían en su base de datos ninguna información útil para luchar en contra una jauría de licántropos armados, con evidente entrenamiento militar, y perfectamente coordinados en sus ataques, por lo que estos androides terminaron siendo completamente inefectivos para contener la brutalidad de estos ataques. De esta manera, mientras que los jovianos ya habían perdido prácticamente dos líneas de ataque completas, los licántropos apenas y habían sufrido bajas en sus filas.

Para esto además, los blindados que habían acompañado a la primera línea de a androides, habían quedado atrapados en medio de las hostilidades. Tras otro intercambio de aullidos, pequeñas jaurías de licántropos se dirigieron hacia estos y empezaron a atacarlos. Como si supieran exactamente qué hacer, atacaron primero su sistema de locomoción, dejando así a estos blindados como simples moles estáticas en medio del desierto congelado. Armados además con explosivos, detonaron cargas en puntos específicos del blindaje para poder penetrarlo e ingresar al interior del blindado. Si las garras y colmillos de estos licántropos eran capaces de destrozar fácilmente el cuerpo de metal de un androide, no hacía falta explicar lo que le serían capaces de hacer a un cuerpo humano común y corriente. Aunque se supone que la función de aquellos blindados era la de proteger a los humanos en su interior, en esos momentos se habían convertido en verdaderas trampas mortales.

Entonces los canales de comunicación de aquellas tropas jovianas se inundaron de desesperados pedidos de auxilio, seguidos por desgarradores gritos de horror: “¡Nos están masacrando como ganado!”, se escuchaba por la radio joviana, “¡Mis piernas! ¡No encuentro mis piernas!”, “¡Esto es horrible! ¡Hay pedazos de mis compañeros por todos lados!”, “¡Le disparé a uno y no cayó! ¡Son unos malditos monstruos!”. No era que los licántropos fueran inmunes a los disparos, pero debido a su resistencia física, si no eran heridos en un órgano vital, estos podían seguir atacando dependiendo de la gravedad de sus heridas. No obstante estos reportes de licántropos que no caían incluso después de recibir una serie de disparos, sólo ayudaron a desmoralizar al resto de las tropas jovianas, que sólo veían al pánico incrementarse y propagarse entre sus filas.

Incluso se captaron imágenes de soldados jovianos que intentaron escapar del interior de estos blindados abriendo las escotillas hacia el exterior, pero al salir por estas sólo se encontraban a más licántropos esperándolos para atacarlos. Era una verdadera y sumamente sangrienta masacre, siendo transmitida en vivo y en directo por el sistema de comunicaciones joviano a todo su ejército.

—¡Corten las comunicaciones de inmediato! —ordenó uno de los oficiales en la mesa de mando intentando restablecer el orden— A partir de este momento sólo los comandantes de compañía tienen comunicación abierta para coordinar sus movimientos con el resto de la tropa —sin embargo el pánico ya se había apoderado de todos ellos, en especial de los jóvenes recientemente enrolados.

Entonces, y como si pudieran oler perfectamente el miedo en sus enemigos, otra serie de aullidos invadió la atmósfera del campo de batalla, y tras de eso varias pequeñas jaurías de licántropos empezaron a desplegarse tanto contra las líneas restantes de androides, como contra el resto de los blindados a su retaguardia, tal y como si estas fueran consientes del caos que sufría internamente el mando joviano. El pánico y la impotencia en ese momento estaban haciendo que los comandantes jovianos empezaran a dar órdenes erráticas y hasta contradictorias, lo que les facilitó en gran medida a los licántropos su ataque.

—¿Todavía los centinelas no han encontrado el centro de mando desde dónde se controla a esas bestias? —preguntó impaciente uno de los oficiales de la mesa de mando joviana, mientras observaba angustiado en el monitor al resto de sus tropas caer frente a la fuerza de los licántropos.

Los aullidos entre las distintas pequeñas jaurías en las que se habían dividido aquellos licántropos, iban y venían a la par que sus movimientos de ataque mostraban un nivel de precisión y coordinación casi perfectos. Fue recién en ese momento que el general de los jovianos reparó en esto y entendió lo que ocurría. No encontraban ningún centro de mando dirigiéndolos, porque no había nadie, ningún humano dirigiendo a aquella jauría, sino que más bien las órdenes e instrucciones para su ataque provenían desde una cabeza adentro de la misma jauría. Aquellos aullidos eran en realidad un sistema de comunicación empleado por los líderes de cada jauría para darles instrucciones a sus subordinados, a la vez que coordinaban sus ataques con el resto de las jaurías, y con el alfa que comandaba a todo el grupo.

Los oficiales jovianos no podían creer en esta conclusión, pues para ellos los licántropos eran simples bestias salvajes y estúpidas, incapaces de no hacer otra cosa que no sea un simple despliegue de brutalidad. Sin embargo en ese momento frente a sus ojos, aquellas “bestias” estaban no sólo dirigiéndose por sí mismas y mostrando una envidiable eficiencia militar, sino que estaban mostrando un nivel de inteligencia casi humano.

—Ordenen la retirada a todas las unidades en el frente —se pronunció estupefacto el general joviano.

—¿Pero señor? —lo cuestionó uno de sus oficiales.

—Simplemente ese es un enemigo al que no podemos enfrentar con nuestros medios actuales —le respondió el general con un rostro lleno de angustia—. Si no nos retiramos en este momento, lo único que vamos a conseguir es aumentar nuestras pérdidas.

Fue así como la orden de retirada fue dada de inmediato y sin vacilación. Lamentablemente para ese momento incluso varios de los blindados jovianos habían quedado atrapados en medio del campo de batalla con todos sus ocupantes dentro. Dado que las comunicaciones se hallaban restringidas, se desconocía la suerte de los tripulantes de aquellos blindados que habían sido tomados por los licántropos. Aunque se envió a una de las líneas de androides de la retaguardia para intentar auxiliarlos, lo cierto es que esto apenas sirvió para ayudar a cubrir la huida de lo que quedaba de las tropas jovianas.

No obstante lo cierto es que sí, en medio del caos y la infantería licántropa centrándose en frenar la retirada joviana, algunos tripulantes de los blindados fueron capaces de huir de estos y de alejarse de la escena de la batalla. La mayoría de estos sobrevivientes eran jóvenes, de aquel grupo que se había unido al ejército convencidos por los discursos ultranacionalistas de su emperador. Su problema ahora era que, como la tropa joviana principal ya se había retirado, lo único que tenían en frente era un inmenso desierto congelado.

Los trajes estándar del ejército joviano, si bien estaban diseñados para proteger a sus soldados de las inclemencias de los terrenos extraterrestres, debido a su estructura ligera, no eran apropiados para soportar travesías largas. El oxígeno en realidad no era una limitante, pues incluso si este se agotaba de los tanques de reserva, había mucho de este elemento congelado que el hielo, por lo que bastaba con descongelar un poco para recargar los tanques. El problema tampoco era la radiación, pues la súper fibra utilizada en la elaboración de estos trajes era un escudo casi perfecto contra esta. El verdadero problema era el frio extremo, pues aunque esta súper fibra era capaz de mantener calientes a aquellos jóvenes soldados por un tiempo, conforme pasaban más tiempo a la intemperie y con la nieve hasta sus rodillas, el frio poco a poco empezaba a entrar en el traje, a helar los músculos de sus piernas, y a congelarles la circulación.

Como a aquellos soldados jovianos no les quedaba más remedio que continuar adelante, pues era eso o morir devorados por aquellos licántropos, siguieron en su lento y penoso avance. Siguieron así por varias horas en medio de las planicies congeladas de Calisto, y bajo una inclemente tormenta de nieve que se desató entonces. Con cero visibilidad, y sin equipo alguno de navegación, les era imposible determinar dónde estaban, cuánto habían caminado, cuántos kilómetros les faltaban para encontrarse con “algo”, o siquiera estar seguros si es que realmente se estaban dirigiendo hacia algún sitio.

Pronto el agotamiento físico y mental comenzó también a hacer presa de ellos. Algunos ya no sentían la circulación en sus pies por el frío, e incluso el rostro empezaba a ponérseles azul. Más de uno empezó a desfallecer entonces, y aunque sus compañeros intentaron auxiliarlos, ellos tampoco estaban en mejores condiciones. Sin embargo cuando las cosas parecían que no podían ponerse peor, ellos se les aparecieron de la nada en frente: las Moon-Troopers, la infantería licántropa. La visibilidad era nula, así que no los advirtieron llegar hasta que se detuvieron a apenas unos cuantos metros frente de ellos, y rodeándolos en el acto. Era un grupo como de veinte o treinta licántropos, posiblemente con el objetivo de rastrear tropas jovianas rezagadas para acabar con ellas.

Entre aquel grupo de soldados jovíanos apenas dos o tres habían conservados sus armas de reglamento, así que sin dudarlo las apuntaron ante su enemigo al frente suyo. Sin embargo debido al agotamiento estos apenas y eran capaces de sostener sus armas, además que era inútil: uno sólo de esos licántropos era capaz de esquivar los disparos y acabar con todo aquel puñado de soldados utilizando sólo sus garras y colmillos. Fue entonces cuando uno de estos soldados armados, el más joven de ellos, hizo lo que pareció ser en ese momento lo más sensato: arrojó su arma al suelo y extendió sus brazos a lo alto, diciendo además con el poco aliento que le restaba: “Me rindo”. Por extraño que parezca esto hizo reaccionar a los licántropos, quienes empezaron a mirarse entre sí como si hubieran entendido aquellas palabras del joven soldado joviano, y estuvieran decidiendo qué hacer ahora. Al notar esto, los otros soldados jovianos imitaron la misma acción: tiraron sus armas (o cualquier cosa que pudiera considerarse como una), levantaron los brazos a lo alto, y empezaron a repetir “nos rendimos… nos rendimos…”

Tras de eso uno de los licántropos de aquel grupo se acercó hacia dónde estos jovianos habían tirado sus armas, y las olfateó un segundo antes de tomarlas entre sus fauces y destrozarlas con estas. Luego de eso el resto de los licántropos arremetieron contra los jovianos, sólo que en lugar de clavarles sus garras y colmillos, los tumbaron sobre la nieve sin herirlos, poniendo además sus patas delanteras sobre ellos para mantenerlos en esa posición. Entonces acercaron lentamente sus hocicos a sus cuerpos, olfateándolos detenidamente como asegurándose con esto de que no escondieran nada peligroso. Así los asustados jovianos pudieron ver de cerca sus rostros similares a lobos salvajes, sus largos y afilados dientes, así como sus fuertes y enormes garras.

Terminada la revisión, los licántropos retiraron sus patas de sobre aquellos jovianos, y entonces lo más inesperado empezó. Poniendo atención con el oído, entre los gruñidos que parecían utilizar para comunicarse entre ellos, era posible distinguirles articular algunas palabras: “¿Qué hacemos ahora con ellos?”, parecían estarse preguntando ante los sorprendidos rostros de aquellos humanos, y quienes jamás esperaron toparse con algo así.

Fue entonces cuando desde la parte posterior del grupo de licántropos salió hacia el frente uno de ellos: enorme, y dotado de grandes y fuertes músculos, caminando además erguido sobre sus patas traseras y con sus patas delanteras cruzadas. Por la forma sumisa y respetuosa como los demás le abrían el paso, era más que claro que aquel era el alfa líder de toda la jauría.

—Los humanos son problema de los humanos —dijo entonces este licántropo articulando perfectamente un idioma humano—. Por eso nos llevaremos vivos a estos jovianos, para que nuestros maestros humanos decidan qué hacer con ellos.

Pese a haber sido creados utilizando el ADN de lobos como base, lo cierto es que, al igual que con todas las demás especies zoomorfas producidas durante el siglo pasado en la colonización del espacio, también se utilizó ADN humano en la fórmula. Esto fue para hacer más fácil dotarlos de la inteligencia que les sería necesaria para las misiones de colonización que se les tenía pensado asignar en aquel entonces. Los licántropos siempre fueron una especie inteligente y social por naturaleza, al igual que los lobos de los que descendían. Era sólo que al ser vistos y tratados como simples bestias estúpidas por el resto de los humanos, ellos se comportaban de esta manera frente a ellos. No fue sino hasta esta guerra en la que se encontró un uso práctico a la fuerza salvaje de la especie licántropa, y en la que esta especie además vio una oportunidad perfecta de hacerse un lugar en esta sociedad gobernada por los humanos, siendo ese el motivo por el cual ahora colaboraban con ellos.

En seguida, aquellos soldados jovianos fueron obligados a ponerse de pie a punta de gruñidos y empujones. Los licántropos los condujeron hasta una especie de trineo para nieve gigante estacionado no muy lejos de allí, y el cual al parecer lo utilizaban para transportar herramientas, municiones, suministros médicos, y víveres para su propio consumo. Obligaron a los jovianos a subirse al trineo y a acomodarse lo mejor posible sobre este. Cuando terminaron, un grupo de estos licántropos se engancharon el trineo a sus chalecos y empezaron a tirar de este, de la misma forma como hacía mucho tiempo atrás en el planeta Tierra, hacían los nórdicos y los esquimales de las tierras polares con sus trineos para nieve tirados por perros.

Así todos estos soldados jovianos fueron conducidos hasta el campamento principal del ejército marciano, instalado a unos pocos kilómetros del lugar de su desembarco, y en dónde sí, habían algunos humanos responsables de la operación. Aunque aquellos jovianos fueron hechos prisioneros de guerra, lo cierto es que si no hubieran sido encontrados en ese momento por aquella jauría de licántropos, jamás hubieran sobrevivido a ese desierto congelado.

Para cuando la batalla terminó, el ejército joviano que defendía Calisto había perdido a casi la mitad de toda su fuerza sólo en aquel enfrentamiento contra las Moon-Troopers, mientras que los Telúricos por su parte, encontraron otra ventana propicia para desembarcar más tropas de invasión sobre esta luna joviana, y sí, la mayoría de estas eran más licántropos. De esta forma la resistencia joviana en Calisto no tardó mucho en ser derrotada, y el satélite pasó a ser ocupado por completo por el ejército Telúrico, el que entonces instaló su principal centro de operaciones para la guerra contra los planetas del Eje aquí. En Júpiter además, al poco tiempo de la caída de Calisto, el emperador fue depuesto y asesinado. En su lugar fue coronado otro emperador, sólo que este fue colocado por el gobierno de los otros planetas del Eje, con el fin de garantizar seguir contando con el apoyo del ejército joviano, pese a que este pueblo ya no se encontraba a favor de la guerra.

La campaña de Calisto marcó no sólo un antes y un después en esta guerra, sino en toda la historia de esta galaxia.
La producción de androides de guerra se descontinuó en todos los planetas del sistema, pues estos no sólo resultaban poco eficientes contra la fuerza de las jaurías licántropas, sino que los nuevos métodos más avanzados de hacking que se desarrollaron también en ese entonces, los hacían completamente inútiles. Por ello los planetas del Eje también comenzaron a implementar sus propias fuerzas conformadas por soldados zoomorfos de otras especies, pero esa ya es otra historia. Para muchos, ese fue el triunfo definitivo de lo biológico sobre lo artificial y transnatural.

Por su lado las Moon-Troopers pasaron de ser una especie de división de infantería especial, a ser la principal fuerza de infantería de superficie del ejército Telúrico en sus campañas en las otras lunas congeladas del sistema solar exterior. Por ello además dejaron de referirse a estos grupos simplemente como “jaurías”, y se les reconoció como compañías, batallones y divisiones oficiales, de acuerdo a la terminología militar que se manejaba en ese entonces. Incluso a los líderes de estas unidades armadas se les reconoció como comandantes, capitanes, mayores e incluso rangos superiores a estos dentro del escalafón del ejército Telúrico.

La guerra entre la Coalición Telúrica y los Planetas del Eje continuó todavía por muchos años más. Durante este periodo miles de millones de vidas fueron segadas en medio de las hostilidades, tanto de humanos como de zoomorfos. Lo peor fue que para cuando la guerra acabó no hubo ningún ganador realmente: antes de la guerra ambos bandos se creían superpotencias militares y políticas, capaces de dominar incluso la galaxia entera; pero cuando la guerra por fin acabó, les tocó más bien encontrar la forma de resurgir desde sus cenizas, tanto simbólica como literalmente, y luego de que naciones enteras quedaron hechas añicos por su propio éxtasis de grandeza.

Pero lo que estas potencias en conflicto también olvidaron considerar, fue el hecho de que ahora la especie humana ya no era la única sobre esta parte del universo, sino que ahora además tenían que compartir su espacio con los zoomorfos, otras especies que aunque sometidas por los humanos, también tenían sus propias necesidades e intereses. Tarde o temprano estas especies reclamarían su lugar en esta galaxia, pudiendo entrar en conflicto entre ellas, o más bien, pudiendo unir fuerzas para rebelarse y desplazar a los humanos como la especie dominante de esta galaxia. Sin embargo esa es historia para otro día.
avatar
Ale.
Senpai
Senpai

Mensajes : 536
Fecha de inscripción : 08/08/2015
Edad : 103
Localización : Argentina, che

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por epiman157 el Vie Nov 20, 2015 10:56 pm

¿Leirus no participó?... ¡Lástima! Tenía ganas de ver su estilo (pues a los otros ya los conozco, y sé por dónde trolearlos).

En fin, Core: Nigen to Kaibutsu, es un universo que me parece gigantesco, y confieso que no he terminado ni de leerme los primeros capítulos. Sin embargo recuerdo a Alex de uno de los roles anteriores, y esta introducción me pareció bastante buena. No obstante vi tu narración esta vez algo descuidada, por ejemplo hay comas y puntos mal colocados, párrafos gigantescos sin una verdadera cohesión de ideas, e incluso redundancias. Supongo que fue por la premura y el tener que condensar lo importante de tu personaje para poder mostrarlo. Salvo por eso no le resto méritos a tu creación.

_________________
Mis Novelas:
   
avatar
epiman157
Hansho
Hansho

Mensajes : 3559
Fecha de inscripción : 30/07/2015
Localización : WGS84 18L270757 / UTM8665391

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por Inactivo el Sáb Nov 21, 2015 12:04 pm

Los capítulos de de Core no se miden en páginas, sino en kilómetros... xD

Inactivo
Shinan
Shinan

Mensajes : 2805
Fecha de inscripción : 30/10/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por epiman157 el Sáb Nov 21, 2015 12:07 pm

Firebred escribió:Los capítulos de de Core no se miden en páginas, sino en kilómetros... xD

Pero tienes que admitir que esta vez, y pese a que el final le quedó algo abierto, también hizo un buen trabajo condensando su historia.

_________________
Mis Novelas:
   
avatar
epiman157
Hansho
Hansho

Mensajes : 3559
Fecha de inscripción : 30/07/2015
Localización : WGS84 18L270757 / UTM8665391

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por Inactivo el Sáb Nov 21, 2015 12:36 pm

Sí, eso no lo niego, se contuvo bastante u.u

Inactivo
Shinan
Shinan

Mensajes : 2805
Fecha de inscripción : 30/10/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por korowizard el Sáb Nov 21, 2015 12:58 pm

He leído las cuatro historias y la que más me gustó fue la de Core, y creo que es la que más se aproxima a lo que busca Ale. Su historia me pareció larga pero entretenida así que se podía leer rápido.
avatar
korowizard
Senpai
Senpai

Mensajes : 701
Fecha de inscripción : 19/10/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por epiman157 el Sáb Nov 21, 2015 1:18 pm

Esto es lo que yo quería: que también el público diera su opinión (aunque claro, eso no quita que Ale. tenga la última palabra)...

A mi esta vez me gustó más a la Rider. Su multiverso te parecerá un desmadre si es que no lo has seguido desde sus inicios, pero al menos es dinámico y ofrece grandes dosis de acción.

_________________
Mis Novelas:
   
avatar
epiman157
Hansho
Hansho

Mensajes : 3559
Fecha de inscripción : 30/07/2015
Localización : WGS84 18L270757 / UTM8665391

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por korowizard el Sáb Nov 21, 2015 1:36 pm

@epiman157 escribió:Esto es lo que yo quería: que también el público diera su opinión (aunque claro, eso no quita que Ale. tenga la última palabra)...

A mi esta vez me gustó más a la Rider. Su multiverso te parecerá un desmadre si es que no lo has seguido desde sus inicios, pero al menos es dinámico y ofrece grandes dosis de acción.


La historia de Raider fue buena también pero hubo dos cosas que sinceramente me tiraron para atrás. Lo primero fue cuando ni bien comenzaba la historia mencionó a la niña en la que centra la historia como "la prota", y lo hizo repetidas veces. Luego cuando la Nora adulta recibe el llamado le dice que se debe a que es la "protagonista principal" -.-

Otra cosa que me disgustó demasiado de la historia de Raider fue que cada vez que la niña se transformaba en la mujer del vestido rojo, la descripción era exactamente igual, era tan solo un copy-paste del párrafo... ¡Y lo usó por lo menos tres veces! Hubiera bastado con describirla la primera vez con lujo de detalles, y en las siguientes apariciones poner algo así como "volvió a transformarse en aquella mujer de vestido rojo".


En fin, sé que la decisión está completamente en manos de Ale y mi intención no es persuadir de ninguna manera xD solo quería dar mi visión con respecto a las historias y destacar el esfuerzo de los cuatro.
avatar
korowizard
Senpai
Senpai

Mensajes : 701
Fecha de inscripción : 19/10/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por Inactivo el Sáb Nov 21, 2015 4:48 pm

D:< Dejen de spamear, y esperen a que Ale diga quien ganó...
Y recuerden que Ale quería algo corto para dibujar... u.u/ Igual y les gano a todos... mi historia es perfecta para un OneShot Smile (aunque no sea ni por lejos lo que quería Ale xD).

Inactivo
Shinan
Shinan

Mensajes : 2805
Fecha de inscripción : 30/10/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por epiman157 el Sáb Nov 21, 2015 5:18 pm

@korowizard escribió:La historia de Raider fue buena también pero hubo dos cosas que sinceramente me tiraron para atrás. 

Exacto, su narración estuvo pésima: muy por debajo de lo usual... No obstante vamos al hecho de que como esto se supone que va ha ser ilustrado, lo que importa más al final es la idea que otra cosa.

Pero viéndolo más ampliamente, es tal y como Fire y yo habíamos estado spameando en plan de joda: la cosa esta entre Core y Rider...

_________________
Mis Novelas:
   
avatar
epiman157
Hansho
Hansho

Mensajes : 3559
Fecha de inscripción : 30/07/2015
Localización : WGS84 18L270757 / UTM8665391

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por Inactivo el Sáb Nov 21, 2015 5:24 pm

Firebred escribió:... u.u/ Igual y les gano a todos... mi historia es perfecta para un OneShot Smile

@epiman157 escribió:la cosa esta entre Core y Rider...

Gracias por matar mi ilusión...


Inactivo
Shinan
Shinan

Mensajes : 2805
Fecha de inscripción : 30/10/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por epiman157 el Sáb Nov 21, 2015 5:34 pm

Firebred escribió:
Firebred escribió:... u.u/ Igual y les gano a todos... mi historia es perfecta para un OneShot Smile

@epiman157 escribió:la cosa esta entre Core y Rider...

Gracias por matar mi ilusión...

De nada  Very Happy

_________________
Mis Novelas:
   
avatar
epiman157
Hansho
Hansho

Mensajes : 3559
Fecha de inscripción : 30/07/2015
Localización : WGS84 18L270757 / UTM8665391

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por Ale. el Sáb Nov 21, 2015 6:33 pm

Mañana sin falta presento al ganador, no estoy en casa, sin embargo ya tengo al individuo elegido juejue :3
avatar
Ale.
Senpai
Senpai

Mensajes : 536
Fecha de inscripción : 08/08/2015
Edad : 103
Localización : Argentina, che

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por Inactivo el Sáb Nov 21, 2015 6:35 pm

A esperar hasta mañana. >__<

Inactivo
Shinan
Shinan

Mensajes : 2805
Fecha de inscripción : 30/10/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por epiman157 el Sáb Nov 21, 2015 6:57 pm

@Ale. escribió:ya tengo al individuo elegido juejue :3

Shocked Shocked Shocked

_________________
Mis Novelas:
   
avatar
epiman157
Hansho
Hansho

Mensajes : 3559
Fecha de inscripción : 30/07/2015
Localización : WGS84 18L270757 / UTM8665391

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por core-3 el Sáb Nov 21, 2015 7:37 pm

Yap, me la pasé leyendo desde que me levanté(tres de la tarde) hasta ahora,  vengo terminando... Sinceramente me gustó mucho la historia de Fire para el formato One-shot de manga, no solo es corto, la escenografía que maneja podría ser fácilmente retratada, dándole libertad al dibujante en atribuirle a las viñetas esos, no sé; ''tintes eróticos'' de manga, dicese un sombreado oportuno, o ángulos bizarros, la cantidad de elementos que se pueden usar en esas viñetas es compleja, y estimula mucho a la imaginación la verdad... Dam, me siento humillantemente derrotado puesto que el ni lo intentó, y solo presentó una historia que ya tenía hecha T.T


Y si, no lo voy a negar Epi, descuidé demasiado la ortografía, pero sobre todo en grandes rasgos, descuidé mucho lo que en verdad quería expresar, al final me salía solo frases inconclusas que no interpreté correctamente al momento de editar. Y eso me pasó por que en toda la semana me la pasé pensando la historia en mi mente, y, a los últimos dos días, traté de retratarla a marchas forzadas(es una historia que comencé desde cero), al final fue un desastre, no terminé por exponer lo que en verdad quería, y solo presenté una faceta de la historia, ''Su acción'', me hubiese gustado inmiscuir mas en sus poderes. 


La historia de Rider fue entretenida de leer, pero al igual fue muy confusa, especialmente por que no estoy muy relacianado con la terminologia de su multiverso(en serio raider, necesitas hacer una especie de glosario dado que casi todas tus historias se relacionan) pero al igual que con la de Epi, siento que no sería un One-shot que me gustaría leer por que sería mas letra y pocas imagenes, son muy detallosos chicos, tanto que creería que son unos obsesivos compulsivos si no los conociera... No, espera, si, lo pienso y creo que lo son... Pero no estoy en contra del detallismo que exponen en sus escritos, a la vez siento que este nivel de tecnicismos se puede moderar y anivelar, para agregar cierto nivel ''emocional'' al texto... Meterle tensión, no sé, al final narran de una manera tan fria(Raider) y técnica(Epi) que terminan por entorpecer la fluidez de la secuencia de acción(jojojo, justo de lo que te quejabas conmigo en Hyperion!).  Aunque he de admitir que el nivel táctico en la secuneica de la historia de Epi fue bien lograda, supongo que esa clase de tensión es la que querías exhibir, aún así, le faltó cierto sabor para levantarme de mi sillón y aplaudirle a lo Mugen no Ryvus... tu sabes. o:  


En fin, yo supongo que ganará Fire, algo me dice T.T Pero aún así tengo la fé de que este coso logré al menos una mención especial, yo que sé, algo, muchas suerte chicos, cualquiera de las cuatro que se expongan siento que sería un gran logro que me gustaría leer independientemente de que me caigan bien. :'(
avatar
core-3
Senpai
Senpai

Mensajes : 979
Fecha de inscripción : 31/10/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por epiman157 el Sáb Nov 21, 2015 7:57 pm

@core-3 escribió:[...] son muy detallosos chicos, tanto que creería que son unos obsesivos compulsivos si no los conociera...  

¿Qué pasó Core? ¡Me ofende que lo tengas claro!  Evil or Very Mad Evil or Very Mad Evil or Very Mad

@core-3 escribió:No, espera, si, lo pienso y creo que lo son...

Ok, así esta mucho mejor...  Very Happy Very Happy Very Happy

_________________
Mis Novelas:
   
avatar
epiman157
Hansho
Hansho

Mensajes : 3559
Fecha de inscripción : 30/07/2015
Localización : WGS84 18L270757 / UTM8665391

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por Inactivo el Sáb Nov 21, 2015 8:22 pm

Very Happy Me agrada que me tengan en tan buena estima... XD Pero dudo que yo gane. Mi historia no se ajusta a las "reglas" de la competencia. Ya solo por eso perdí. Y además, ni siquiera tiene tintes japoneses xD.

Como sea, Ale decidirá.

Inactivo
Shinan
Shinan

Mensajes : 2805
Fecha de inscripción : 30/10/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por Inactivo el Sáb Nov 21, 2015 8:25 pm

@epiman157 escribió:
@core-3 escribió:[...] son muy detallosos chicos, tanto que creería que son unos obsesivos compulsivos si no los conociera...  

¿Qué pasó Core? ¡Me ofende que lo tengas claro!  Evil or Very Mad Evil or Very Mad Evil or Very Mad

@\"core-3" escribió:No, espera, si, lo pienso y creo que lo son...

Ok, así esta mucho mejor...  Very Happy Very Happy Very Happy

Sabes que lo somos u.u/
Solo que a veces omitimos cosas... para no herir sensibilidades... y otras veces lo soltamos sin filtros... solo porque queremos ver el mundo arder Smile

Inactivo
Shinan
Shinan

Mensajes : 2805
Fecha de inscripción : 30/10/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por X_Raider el Dom Nov 22, 2015 7:02 am

Me gustaron esas críticas, he de confesar que en mis inicios como escritor no era para nada detallista y se me daba mal las escenas de acción y drama.

Sí en ocasiones soy detallista pero no en todo.

Sí, tiene un final frio y esa es la idea, quería darle a este personaje una evolución de niña a adolescente, luego la muerte, la resurrección y terminar siendo adulta, no fue fácil meter todos esos elementos.

Sí, repito como tres veces la descripción de la mujer del vestido rojo, en principio lo hice así para aclarar que no representa cambios físicos o de ropa pese al paso de los años, ese era el trasfondo.

Lo cierto es que no participé con la intención de rivalizar con nadie pero participar es entretenido por las criticas que uno recibe.

Sí, la narración es muy tosca y llena de cosas del "Riderverso" XD eso fue hecho expresamente, no de escribe igual un libro que una novela ligera, un guion de película o un cuento infantil, hay que adaptarse y yo lo hice lo que mejor pude.

Gracias de nuevo por las criticas :3

Arigato.
avatar
X_Raider
Sensei
Sensei

Mensajes : 1410
Fecha de inscripción : 25/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Reto de escritores, Ultima Etapa - Post 2.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.