Pothook
Los invito a Retar a alguien en un duelo artístico. El ganador obtiene insignias especiales
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» |JUEGO| Confesionario
Hoy a las 4:50 am por X_Raider

» Experimento ADN
Hoy a las 4:45 am por X_Raider

» EBIN +18 (con censura) (historia recortada)
Hoy a las 4:42 am por X_Raider

» Revista Pothook #24
Vie Dic 15, 2017 11:57 pm por Editor en Jefe

» |Votaciones| Revista Pothook Nov 2017
Lun Dic 11, 2017 1:54 pm por Editor en Jefe

» |JUEGO| SI o NO
Dom Dic 10, 2017 2:27 pm por X_Raider

» Recomienda la actividad del mes de Diciembre
Vie Dic 08, 2017 9:13 am por Editor en Jefe

» Perfiles personajes Universo Raider
Jue Dic 07, 2017 10:27 am por X_Raider

» Ayuda con el yaoi 7n7
Jue Dic 07, 2017 8:02 am por X_Raider

Los posteadores más activos del mes
X_Raider
 
Editor en Jefe
 
creep01
 
Ritsu
 
Kuroneko
 
Capri G
 

Twit-Pothook
Face-Pothook
Redes Pothookeras



Táctica y Estrategia. Cap. 3.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Táctica y Estrategia. Cap. 3.

Mensaje por takarai_rihito´s fan el Sáb Ene 16, 2016 10:47 pm

Bueno, aquí dejo la continuación del cap 2. anteriormente aparece un nuevo personaje en escena, Nagano Chise de la Fundación NK. Luego de que ambos fueran utilizados para experimentación pero con percances salvados por Conejito. Sakurako mata a una enfermera accidentalmente y descubre el detonante de su abismo. Yamato empieza a interesarse por la entomología saliendo de su letargo y acercándose más filialmente a Sakurako, aún no entiende del todo la magnitud de sus poderes pero es consciente ligeramente de ellos. Bueno, allí empieza el cap 3.

Escena 1. Nagano:
 
-          Somos una Fundación sin fines de lucro, financiada por los estados víctimas de esta nueva ola de criminalidad: experimentos científicos ilegales se han desarrollado por toda la zona este de Europa y Asia- dijo Nagano casi de memoria tratando de mantener el paso, mientras Conejito y Yamato caminaban cruzando el jardín al lado más alejado de la casa.


Nagano era una bella mujer, de unos 23 años como máximo, llevaba camisa blanca de oficinista, falda negra y el cabello tinturado hasta la cintura. Era delgada pero con buenas curvas, de tez clara más no pálida, tenía una mirada ingenua y la nariz respingada que le daba un aire ligeramente infantil.


-          Todo en su lugar- pensó Yamato, dejando salir su antigua personalidad- Hay que estar muerto para no notar que es hermosa.


Nagano tropezó con las sillas dejando caer la sombrilla que las cubría, levantó la sombrilla tratando de encajarla a la mesa pero las patas plegables se juntaron. Conejito trató de ayudarla pero ella no lo permitía. Se veía dulcemente torpe, Yamato sonrío.


-          Como decía- dijo Nagano sosteniendo la sombrilla de playa- hemos encontrado actividad electromagnética en éste lado de la ciudad con nuestra tecnología.


Nagano tentaba con ésa belleza mezclada con torpe inocencia, pese a su edad. Debía de tener novio, ella intentó colocar la gran sombrilla en su sitio sin éxito, así que la mantuvo consigo sin saber mucho qué hacer con ella.


-          NK es una Fundación que rastrea a las víctimas de ésta manipulación bioneurológica y trata de que los sobrevivientes puedan llevar una vida lo más normal posible.
-          ¿Cómo la han encontrado tan rápidamente?-  preguntó Conejito


Nagano debía ser unos 5 centímetros más alta que Sakurako, Sakurako era de contextura pequeña, al contrario de Nagano que era de contextura media, busto mediano ¿95 cm, quizás?, pequeña cintura y una hermosa curva en la que nacían sus caderas… Nagano sin duda era más femenina, más atrayente, más normal.


-          Pues tenemos sensores y centros de rehabilitación secretos distribuidos en todas las ciudades en donde se han reportado  casos de experimentación neurológica ilegal- dijo la mujer.- Hemos monitoreado esta casa debido a que ha habido ligera variación electromagnética, pero hace un momento los sensores se han disparado, por lo que definitivamente debimos venir.


-          Ha venido sola- contestó Conejito- ¿acaso no es más formal que venga un equipo?


Nagano se sonrojó, sus labios pequeños y carnosos temblaron ligeramente, ella seguía sosteniendo la sombrilla infantilmente. Nagano, pobre Nagano, dulce y pequeña Nagano.


-          Pues en realidad, me están esperando en un móvil frente a esta casa, la rehabilitación es opcional por lo que pensé que sería mejor presentarme sola ya que según sabemos la señorita Sakurako es una pequeña niña, no anticipamos que ustedes nos atenderían- dijo mirando los tatuajes de Conejito.
-          Tiene quince años-dijo Conejito.- no es tan pequeña, somos sus amigos.
-          Lo entiendo, bueno, puede dejarle mi tarjeta…-
-          ¿Qué tipo de soporte dan a las víctimas?- Nagano, Nagano, Nagano… Yamato sólo veía a Nagano.
-          Bueno. Es una muy buena pregunta- dijo asintiendo, mientras él se sentía extrañamente halagado, quería atraerla más- Los efectos del implante amplificador han sido ambiguos, por lo que cada paciente es un mundo distinto. Tenemos un plantel que ofrece ayuda psicológica,  física y neurológica…hasta tenemos la opción de remoción del implante.
-          Has dicho que han detectado actividad electromagnética hace un tiempo y hace un momento se ha disparado- dijo Yamato


Yamato asintió expectante, con sus inocentes y curiosos ojos miró al tentado Yamato.
-          He sido yo- dijo secamente tratando de sorprenderla, de alguna manera adoraba ver sus expresiones bajo esa sombrilla.
-          Ahora todo tiene sentido- balbuceó ella abriendo sus grandes ojos- te esperamos en la Fundación, aquí está mi tarjeta con la dirección, trae a Sakurako. Ambos lo necesitan.


Nagano dio media vuelta, entregó la sombrilla a Conejito y cruzó el jardín en dirección al portón tropezando dos veces.
-          Es terriblemente torpe, al punto de la risa- dijo Conejito- ¿Acaso la tomarás en serio?
-          ¿Sabes lo que es la perfección, Akio?- dijo Yamato acariciando la tarjeta de presentación
-          No- dijo Conejito mirándolo
-          Es una pulcra compilación de errores- mirando a Nagano- ella es perfecta así como es.

Escena 2. Hermanos:
Hay puertas que no deben ser abiertas, ver hacia abajo del alma y encontrar cuán profundo uno cava una trinchera y acoraza el corazón causa vértigo. Enterrado al lado de las ilusiones, al costado del alma… se encontraban los miedos, en un abismo, jugar con esto sólo se vuelve contra uno.
Sakurako arrojaba agua sobre su cara repetidas veces en el lavabo, la sangre profusa se diluía pálidamente bajo el chorro del grifo. La imagen de los globos oculares fuera de órbita de la enfermera parecían grabados en su retina, la quijada babeante desencajada, la posterior explosión de su cráneo, los restos de sesos regados sobre ella y el cuerpo sin cabeza parado por unos segundos dejándose caer sin vida. La mirada sorprendida de los espectadores, miraban a su abismo, al propio monstruo que se sabía escondido detrás de ella.


Tenía miedo de ser carcomida por el secreto, ése abismo viscoso y oscuro que lentamente reptaba por sus pies [la flecha atravesando el cráneo de la reina] la viscosa oscuridad rodeaba sus piernas y la ataba [el grito de guerra desesperado, Judas besando a Jesús, vendiéndolo por una bolsa de monedas], serpenteante opacaba su abdomen llenándolo de vacío. La culpa y la desesperación carcomen, ella debía vivir, debía hacerlo y sólo podía respirar si enterraba la oscuridad en lo más profundo del abismo. Sakurako ya no puede llorar, el llanto libera y la libertad es un privilegio prohibido.


Se tiró al suelo, sus ojos y oídos aún sangraban. Quería invocar su nombre, el nombre que tan celosamente había enterrado y celado. Se veía corriendo en selvas de forma agitada buscando ése nombre [la flecha atravesando el cráneo de la reina], tropezando con una rama [la reina siendo atravesada por una flecha], caía entre escondiéndose entre raíces de la rama [la flecha atravesando a la reina], personas mudas gritando a un Cristo arrodillado [la reina empujando la flecha a través de cráneo], Judas vendiendo a Jesús [la flecha quebrando el cráneo].


-¡¡¡CRAAAAAAAAAAAAAAAASH!!!!- el ruido despertó a Sakurako, la botella de vidrio que se encontraba en el buró se encontraba rota, el agua efervecía evaporándose en el suelo.


- ¡Sakurako!- escuchó la voz de Yamato- voy a subir


Le costaba entender lo que pasaba, un zumbido agudo invadía sus oídos, vio los converse de Yamato frente a su nariz. Pestañeaba lentamente tirada en el suelo.


-          Fea, debes bañarte y luego saldremos- dijo Yamato


Sakurako seguía viendo la costura de los zapatos, los cordones ligeramente atados, la goma de las punteras blancas inmaculadas y limpias… ¿quién en éste planeta tenía converse limpios?
-          Tienes zapatos de lisiado- balbuceó Sakurako
-          Ignorando de nuevo lo que digo. Vamos, levántate y báñate – mientras la ayudaba a incorporarse jalándola del brazo- en éste basural ¿dónde está tu ropa?
-          Vete, me asearé- dijo incorporándose- ¿Para qué quieres salir?
-          Ya verás- dijo misteriosamente con una media sonrisa.


Yamato ya no lucía como antes, su sonrisa era franca, su cabello estaba naturalmente desordenado y ligeramente largo, llevaba un sweater suelto de hilo y unos pantalones deportivos sin combinar. Sakurako de repente tuvo una revelación.
-          Tu… ¿has empezado a trabajar?- dijo buscando entre las cosas tiradas un canguro y un pantalón.
-          Algo así- dijo él dubitativo, sabía que hasta ahí era su límite de preguntas, ambos tenían códigos de barreras infranqueables.
-          Me cambiaré- dijo ella, dando por entendido que Yamato debía salir.

Escena 3. El Heladero y el dilema:
La plaza no era uno de sus mejores lugares, una multitud de niños felices para su triste infancia, pero sin duda había que sacar a pasear al perro deprimido. Sakurako necesitaba un paseo.
-          ¿Quieres un helado?- dijo Yamato señalando al heladero al lado de la gran plaza central.


Sakurako miraba distraída el lugar, los árboles estaban llenos de aves… Turdus naumanni, un tordo raro para la estación, Passer domesticus… el gorrión plaga cosmopolita portador de la meningitis, Columba livia otra paloma europea portadora de pulgas.
-          Fea-escuchó y Sakurako lo miró- vamos a tomar un helado- señalando a lo lejos.


El sonido robótico del carrito de helados se acercaba, los niños gritaban alborotados con alegría, de repente Yamato interceptó una larga cabellera conocida, perdiéndose en la multitud. Era el síntoma de una obsesión, verla en todos lados y no estando en ninguno.
-          Nagano- susurró Yamato tratando de encontrar de nuevo la castaña y larga cabellera
-          ¿Qué?- dijo Sakurako entre el bullicio
-          Dije de qué quieres tu helado-
-          Crema americana-


Sakurako permanecía retirada a unos metros de la muchedumbre, los niños con algunos padres alzaban sus billetes impacientes en espera de su helado. De repente la puerta trasera se abrió y un pequeño niño que agitaba su dinero de manera mecánica al aire cercano a ella fue alzado sin que nadie se percatase (¿cómo nadie más que ella lo había visto?). Sakurako alarmada gritó a Yamato, su cara de pánico la delataba señalando ansiosa al vendedor. El heladero frente a ella la miraba con complicidad mientras ella gritaba a Yamato y se abría paso entre los niños. El hombre percatándose de la alarmada Sakurako dio una seña al conductor y aceleraron casi pisando a algunos niños.


Sakurako corría desesperada detrás del musical automóvil, una melena castaña apareció de golpe corriendo en la calle junto a ella, de repenteelsonido de ruedas frenando dieron aviso que dos vehículos negros emboscaron por delante al automóvil de helados.


Yamato corrió sin entender a Sakurako, de repente se acercó corriendo la característica melena miel balanceándose con el viento, Nagano. El tiempo se detuvo para Yamato, las cinco personas dentro de la camioneta salieron corriendo armadas entrando a un callejón con el niño inconsciente en brazos.  Tres personas enmascaradas saltaban entre edificios de manera inhumana ¿acaso el parkour estaba de moda? Todo se volvía cada vez más incomprensible. Sakurako corrió al callejón ¿qué carajos pensaba ésta chica que podía hacer? La larga melena corría a la par de Sakurako, mano a mano.


Yamato llegó al callejón y vio a Sakurako parada con la respiración agitada, la melena castaña seguía de espaldas, hombres y mujeres enmascarados colgaban de las ventanas y escaleras de los dos edificios que formaban el callejón, personas trajeadas y con gafas de sol rodeaban desde atrás.
-          Soy la oficial Nagano Chise, entregue al niño, lo tenemos rodeado- mientras apuntaba con su arma.
¿Oficial?
-          Queremos al niño- gritó uno de los hombres colgados de la escalera para incendios- no confiamos en los NK
-          ¡No entregaré a ninguno de los bandos, me pagarán por este niño, así que salgan de nuestro camino si no quieren que muera!-gritó uno de los hombres enceguecido.


Uno de los enmascarados colgados saltó inhumanamente tratando de acercarse al niño mientras  uno de los hombres secuestradores intentaba disparar sin éxito. Varios hombres trajeados seguían apuntando.
-          Cese el fuego o disparamos-  gritó otro tipo trajeado con gafas de sol.


Se empezó a escuchar a cierta distancia el ulular de sirenas policiacas, los enmascarados colgados por las paredes parecían  más intranquilos así como los secuestradores. Uno de los hombres con una metralleta empezó a descargarla por las paredes mientras los enmascarados esquivaban velozmente las balas.


Lo agentes trajeados y con gafas de sol se escondieron como pudieron de las balas mientras empezaron a responder al fuego con sus armas automáticas, Nagano dio fuego abierto y valientemente se acercó descubierta a los secuestradores, extrañamente ninguna bala lograba dar           puntería. Un secuestrador fortachón y macizo salió al frente de Nagano, con sus palmas extendidas como si estuviera empujando un muro con todas sus fuerzas, lanzó un manotazo al aire y una ráfaga de viento hizo volar a Nagano estrellándola contra el muro quedando colgada contra el barandal de la escalera de incendios inconsciente.
-          ¡Nagano!- gritó Yamato impotente
-          Déjenos escapar de inmediato si no quieren que estas dos personas mueran- gritó un secuestrador
¿Dos personas? Yamato miró nuevamente la escena y vio que Sakurako, casi con los pies colgando, era sostenida de su pequeño cuello por el antebrazo izquierdo de otro tipo macizo y descuidado, mientras que con el derecho apuntaba con un arma su sien. Sakurako no se veía aterrorizada pero sí parecía que se le dificultaba respirar.  Ésta sólo debía ser una salida para despejar la mente de Sakurako sin embargo estaba siendo amenazada de muerte.
-          Deja a la chica y al niño, dejaremos que pases – dijo un trajeado, ésto es sospechoso, el hombre no parecía convencido.


Nagano colgaba de la barandilla inconsciente a punto de caer, nadie estaba pendiente de ella, pero a la vez Sakurako estaba con un arma en su sien. Yamato sentía impotencia, se sentía inútil otra vez, las manos le sudaban y quería llorar… dejar partir a alguien, elegir una u otra, las lágrimas se le salían solas mirando a Nagano cada vez más a punto de caer. De repente lo inevitable sucedió, Nagano cayó de la barandilla.

Escena 4. El dilema :

Lo inevitable sucedió, Nagano cayó de la barandilla.


Yamato corrió con todas sus fuerzas, no sentía el suelo, los puños cerrados mantenían su impulso, necesitaba alcanzarla, su impotencia estimulaban sus pies mientras todo sucedía en cámara lenta. 


Paulatinamente se acercaba a la pausada y suave caída de la delicada Nagano, como si flotara torpe en el aire con sus lustrosos cabellos castaños ondeando al viento. Yamato la alcanzó y llegó al suelo depositándola al suelo… ¿Había volado? Sin embargo se sentía liviano, como si se hubiera liberado del yugo de sentirse inútil, por eso flotaba.


Dio media vuelta a ver a Sakurako y ella ya no estaba, en su lugar los torsos de los secuestradores se encontraban tirados y degoolados, explosiones de sangre y restos cerebrales invadían el lugar. Tomó a 
Nagano en brazos, los agentes se acercaban, la policía llegaba.


Por eso debía unirse a la Fundación NK. La policía siempre llega tarde. Fea ¿dónde estás?


---------------------------------------------------------------


Sentir el frío cañón de un arma recorrer su sien no era lo que tenía planeado ésa mañana, Sakurako veía a Yamato desesperado, como nunca antes. Su mirada oscilaba entre la policía colgada del barandal a unos diez metros de altura y ella siendo apuntada por el empapado secuestrador... olía a agrio sudor; pobre Yamato, se encontraba en un dilema. ¿Dónde estaba la seguridad y altanería que emanaba todos los días? Los ojos de Yamato empezaban a  sangrar y de repente se echó a correr en sentido contrario, vio la decepcionante espalda, definitivamente no la salvaría.


Suspiró profundamente, le costaba respirar con esa boa de brazo estrangulando su cuello,  Yamato de repente se disparó en el aire ¿Acaso estaba volando? El secuestrador gritaba que lo dejaran ir, mientras ella se sentía ligeramente abandonada, ligeramente ignorada, ligeramente defraudada. ¿Por qué no la salvó a ella? La sensación de abandono estaba circunscripta en su vida... tal y como la había abandonada ÉL.


Escuchó gritos por todos lados, las cabezas de los secuestradores empezaban a inflarse haciendo salir sus ojos de órbita, teniendo la misma expresión babeante que aquella enfermera.


Un zumbido ensordecedor invadía sus oídos, se tocó los ojos, lloraban sangre,  una figura enmascarada vestida de negro la agarraba por los aires mientras el brazo estrangulador  se aflojaba de su cuello, sentía que se desvanecía, sentía el viento golpear su rostro mientras cruzaba el cielo.


De repente despertó, estaba en un pastizal a las afueras de la ciudad, un hombre enmascarado con poleras y pantalones negros se encontraba mirando los edificios lejanos a la espera que despertara. Tenía una máscara al estilo luchador libre.  Se miró las ropas empapadas y pegajosas  de sangre seca, de hecho estaba bañada en sangre mientras las moscas se empezaban posaban en ella.
-          ¿Egues una gamma de la Fungdagción NK?- dijo el hombre enmascarado de espaldas, tenía acento extranjero
-          ¿Gamma? ¿Fundación NK?- recordó haber escuchado eso en la discusión antes, su cabeza aún daba vueltas y el zumbido aún no paraba.
-          ¿Así gue egres ugna civil? Han experimegntado contigo y te han largado irresponsagblemente- dijo nuevamente con las “erres” guturales… ¿Tal vez era francés?- ¿Sabes lo gue has hecho?
No recordaba bien, tan sólo que explotaron algunas cabezas, que fue liberada, que el viento soplaba en sus mejillas. Las moscas iban posándose cada vez más en sus ropas, empezaba a emanar un olor putrefacto.
-          No hagblas mugcho ¿no? – agregó el enmascarado- has magtado a tgres pegrsonas haciéndoles volar la gcabeza, es posible que emanes micgroondas y hagas hegrvir sus cergebros- pausó un segundo para ver su reacción, luego prosiguió divertido- ni siquiega egues consciente de ello –  el hombre se acercó acuclillándose y mirándola- tu amigo puede volar y haceg levitag cosas.


Sakurako ahora entendía, Yamato era el wifii y ella el microondas, físicamente imposible pero… sucedía. Se habían convertido en armas mortales o… artículos electrodomésticos. Ella miraba curiosa esos grandes ojos azules pálidos reflejados en sus ojos verdes, traspasando la máscara. El hombre suspiró y desató por detrás de su cabeza la máscara, dejando caer una melena corta rubia y descubriendo el rostro de un delicado pero varonil joven caucásico, sus ojos también sangraban. Caballerosamente sacó un pañuelo y se los limpió.


-          Eres atractivo- dijo Sakurako
-          Y tú una tonta sinceggra- dijo el pálido joven parándose y alejándose sonriendo- mi gnombgre es Mijail Muraviev, soy pagrte de la mal llamada “Resistencia”.
-          Soy Kato Sakurako, explícame qué está sucediendo.


Mijail extendió su pálida mano para levantar a Sakurako, ella la agarró incorporándose toda pegoteada.
-          Ésa es una larga historia que no te la contagré solo- dijo sonriendo- Primego debes bañarte, kroshechnyy. No podrás volver con esas pintas, compgraré algo de ropa y conocerás a algunas personas.  Tus poderes serán de gran ayuda.


Sakurako miró los edificios alzándose imponentes, el sol empezaba a ponerse, su mundo era pequeño en comparación a lo que se gestaba a su alrededor, las exigencias de su abuelo, sus investigaciones, todo era irrelevante. Yamato… ¿dónde estás?

Escena 5. Falsas verdades:
-              Toma- dijo Mijail, acercándole amablemente una bolsa de supermercado- hay ropa cómoda y toallas húmedas- agregó con su marcado acento- También hay helado de crema americana- guiñando un ojo.

-              Estabas observando- dijo alcanzando una toalla y limpiándose la cara ensangrentada.
-              Era una misión planeada hace meses, habíamos pillado al carrito heladero-suspiró Mijail sentándose en el pasto  y sacando un cigarro artesanal entre sus jóvenes manos- tu novio y tú sólo fueron un daño colateral. Debía ser una simple misión sin gammas.
Sakurako sonrió irónica negando con la cabeza, Yamato no era nada más lejano que un novio. Sin embargo, los “gamma”, como mencionaba Mijail, parecían un fenómeno más común del que  creía.
-              ¿Hay muchos gamma?- preguntó mientras se levantaba y cubría en un arbusto para cambiarse.
-              No sabemos a ciencia cierta, pero creemos que son alrededor de 200 a 300 en Japón- dijo exhalando una bocanada de humo.
-              No tiene sentido soltar a los pacientes luego de la experimentación- dijo ella mientras sacaba de la bolsa una remera básica blanca entre los arbustos.
-              No los sueltan… - dijo Mijail mirando la espalda desnuda de Sakurako- para eso funcionan los NK. Otros simplemente siguen presos en laboratorio de por vida.
-              NK… ¿qué significa?
-              Fundación Nina Kulagina, la predecesora y causante de todo- dijo viendo el último retazo de bragas a lunares verdes y rojos de Sakurako mientras se ajustaba el pantalón cargo- Ahora vámonos, kroshechnyy.
-              Una última pregunta… ¿a cuántos kilómetros por hora vuelas?
-              Bueno, no soy un Fegrragri pegro…
Lo cierto es que detrás de esa quijada cuadrada y su dura pero joven mirada azul, Mijail decía la verdad.
----------------------  
 
 
Nagano despertó con un fuerte dolor de espaldas, recordó haberse estrellado contra la pared por culpa de un descuido contra un gamma. Ella debía haber atacado primero, nunca se sabe el nivel de un gamma.
Se encontraba en una pieza pulcramente ordenada y gris, algunos libros con insectos en la tapa. El olor a desinfectante y la tenue luz colándose por las persianas, parecía una oficina y a la vez una habitación.
Se incorporó adolorida, y se tocó las ropas. Su uniforme de oficina fue reemplazado por ropa de cama de hombre, de alguien alto. Se tocó inmediatamente los pechos y muslos de manera desesperada para confirmar que nada había pasado.
-              Estás despierta- dijo Yamato mientras ella suspiraba de alivio y se sacaba rápidamente la mano de los pechos sorprendida- No te preocupes, sólo te saqué el uniforme para que estés cómoda. No vi nada- dijo Yamato con una sonrisa.
-              ¿Dónde estoy?- dijo Nagano confundida
-              Te traje a mi habitación, no supe qué más hacer. Toma agua- acercándole un vaso
-              Gracias- dijo mientras sorbía un poco.
-              Necesito que respondas preguntas ¿Qué soy? ¿Eres policía?- dijo mientras acercaba una silla a la cama y se sentaba esperando respuestas.
-              Oh- se sobó la frente- Creo que eres un gamma ¿Has sentido actividad paranormal a tu alrededor?
-              Creo… que sí, he sentido que las cosas se mueven cuando me enojo. ¿Qué es un gamma?
-              El dispositivo que te inyectaron activa zonas de tu cerebro que se amplifican, las ondas más poderosas son las gamma… muy pocas personas logran esa capacidad cerebral continua y es lo que causa lo que observas.
-              ¿Eres policía?
-              No, sólo una agente de una fundación gubernamental que ayuda a que éste fenómeno sea controlado. Los hombres estaban raptando un objeto de prueba sin permisos, los venden para experimentación y desaparecen. Al parecer alguien está pagando mucho dinero a la mafia y…- quedó en suspenso mientras sorbía agua del vaso- Ayudamos a las víctimas a vivir con el poder.
-              ¿Por qué no remueven los implantes? ¿Por qué no sale esto en la prensa? – increpó Yamato un poco desesperado
-              Es imposible, además causaría desestabilidad y pánico social que no están dispuestos a soportar en éste momento- ladeando la mirada, dejó el vaso en el mostrador- Los implantes son inseparables de la corteza por el momento, es por eso que existe la fundación.
-              ¿Quiénes no están dispuestos? – agregó Yamato
Nagano sonrió traviesa mientras se rascaba la cabeza.
-              Te lo diré una vez vayas a empezar tu entrenamiento jajajaja, si te lo digo no irás a la Fundación—Tomó su ropa doblada al pie de la cama y fue al baño a cambiarse.
 No tenía mucha experiencia discerniendo el comportamiento de las personas, se había concentrado en sí mismo tanto  que se había olvidado de los demás. Sin embargo, se había acostado con casadas, divorciadas, viudas y hasta lesbianas…

Sabía que tras esos inocentes ojos, la hermosa cabellera… Nagano, Nagano mentía.



Gracias a los que me siguen siguiendo (?) Razz


Última edición por takarai_rihito´s fan el Jue Abr 28, 2016 3:21 pm, editado 4 veces

_________________
“Me gustan las personas desesperadas, con mentes rotas y destinos rotos. Están llenos de sorpresas y explosiones. Me encuentro bien entre marginados porque soy un marginado. No me gusta ser modelado por la sociedad”.
— Charles Bukowski.





Mi Proyecto: Táctica y Estrategia Capítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4 (en proceso)
Mi intento de Galería: Personajes,Bocetos T&E
avatar
takarai_rihito´s fan
Sensei
Sensei

Mensajes : 1090
Fecha de inscripción : 11/11/2015
Edad : 26
Localización : Paraguay

Volver arriba Ir abajo

Re: Táctica y Estrategia. Cap. 3.

Mensaje por takarai_rihito´s fan el Dom Ene 17, 2016 7:13 pm

Escenas 2 y 3 actualizadas Very Happy

_________________
“Me gustan las personas desesperadas, con mentes rotas y destinos rotos. Están llenos de sorpresas y explosiones. Me encuentro bien entre marginados porque soy un marginado. No me gusta ser modelado por la sociedad”.
— Charles Bukowski.





Mi Proyecto: Táctica y Estrategia Capítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4 (en proceso)
Mi intento de Galería: Personajes,Bocetos T&E
avatar
takarai_rihito´s fan
Sensei
Sensei

Mensajes : 1090
Fecha de inscripción : 11/11/2015
Edad : 26
Localización : Paraguay

Volver arriba Ir abajo

Re: Táctica y Estrategia. Cap. 3.

Mensaje por takarai_rihito´s fan el Lun Feb 29, 2016 4:37 pm

Jojojo! tras dos semanas de bloqueo mental... Finished, terminado, opa pahague, er endete, kare wa shyuro shimashita el capítulo tres. 

Voy por el cuatro... donde empieza la acción Smile

Pd.: VALE UN TRAGO

_________________
“Me gustan las personas desesperadas, con mentes rotas y destinos rotos. Están llenos de sorpresas y explosiones. Me encuentro bien entre marginados porque soy un marginado. No me gusta ser modelado por la sociedad”.
— Charles Bukowski.





Mi Proyecto: Táctica y Estrategia Capítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4 (en proceso)
Mi intento de Galería: Personajes,Bocetos T&E
avatar
takarai_rihito´s fan
Sensei
Sensei

Mensajes : 1090
Fecha de inscripción : 11/11/2015
Edad : 26
Localización : Paraguay

Volver arriba Ir abajo

Re: Táctica y Estrategia. Cap. 3.

Mensaje por epiman157 el Lun Feb 29, 2016 5:04 pm

@takarai_rihito´s fan escribió:Pd.: VALE UN TRAGO

SALUD!!!  drunken drunken drunken

Todavía no me lo he leído. Tal vez lo haga en esta o más seguro para la próxima semana que ande con más tiempo.

_________________
Mis Novelas:
   
avatar
epiman157
Hansho
Hansho

Mensajes : 3502
Fecha de inscripción : 30/07/2015
Localización : WGS84 18L270757 / UTM8665391

Volver arriba Ir abajo

Re: Táctica y Estrategia. Cap. 3.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.