Pothook
Los invito a Retar a alguien en un duelo artístico. El ganador obtiene insignias especiales
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Mi primer pots
Ayer a las 8:05 pm por Rusted Snake

» Un regreso a lo ¿Desapercibido? PD: Café robado.
Ayer a las 8:03 pm por Rusted Snake

» Revista Pothook #22
Ayer a las 11:42 am por Capri G

» Inicio del concurso SMB
Ayer a las 9:37 am por keyliom

» Opiniones Por Favor
Ayer a las 9:07 am por Kuroneko

» ¿Alguien aquí usa o quiere probar el Clip Studio Paint?
Ayer a las 9:07 am por keyliom

» Speedpaints
Ayer a las 9:04 am por Kuroneko

» Xaruma, almas gemelas
Ayer a las 4:28 am por X_Raider

» |SERIE MANGA| HearthShot (Pág. 135)
Dom Oct 15, 2017 7:12 pm por Shantokar

Los posteadores más activos del mes
creep01
 
Kuroneko
 
Shantokar
 
Editor en Jefe
 
Ritsu
 
Monti Oda
 
Lilum
 
X_Raider
 
Jegarwoods
 
core-3
 

Twit-Pothook
Face-Pothook
Redes Pothookeras



El Sendero 06

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Sendero 06

Mensaje por The Lax el Mar Feb 02, 2016 3:15 pm

El viaje por la Ciudad Oscura empieza.

Capítulo 06:

Capítulo 6: La Ciudad Oscura
Ante Jimmy, una ciudad de ladrillo negro se levantaba majestuosamente, su demencial arquitectura impresionaba, las enormes puertas como fauces hambrientas se abrían de par en par, carruajes y caravanas entraban a través de las puertas y el ruido de un mercado inundaba las calles aledañas al portón, todo estaba muy lleno de vida, criaturas extrañas desfilaban por las calles de un lado a otro, comprando y vendiendo, Jimmy temeroso entró a paso lento, una criatura de cuello largo lo empujó hacia un lado y avanzó con premura, cuando se recuperó del impacto, otra criatura chocó también con él, casi haciéndole perder el equilibrio.
            Jimmy se apresuró y se metió en un callejón, sin saber que hacer pensó en recorrer la ciudad, las calles subían y bajaban como una montaña rusa, las casas se extendían de forma bizarra, edificios en forma de espiral y casas flotando sobre los cielos, aquella ciudad no tenía ni pies ni cabeza y una espesa bruma roja comenzaba a llenar las calles, se hacía algo difícil ver con claridad, Jimmy caminó rápido hacia algún lugar donde poder asentarse.
De pronto, Jimmy estaba dentro de una tienda de alguna clase, en la pared hojas y flores adornaban la vista, animales muertos de apariencia extraña colgaban de ganchos a lo largo del establecimiento. Un sonido incomprensible vino de la boca del dueño del establecimiento, Era una criatura pequeña y regordeta, su cara estaba cubierta con varios pañuelos de diversos colores y formas, llevaba unas gafas oscuras de montura redonda y una gabardina que le cubría todo el cuerpo, Lo observó detenidamente de pies a cabeza y habló en dialecto humano, -“Dizculpe, ¿En qué puedo ayudarzlo?”-. Sus palabras hacían un sonido silbante cuando hablaba como si de una serpiente se tratara, Jimmy quedó paralizado un momento al oír las palabras, luego volvió en sí y habló.
—Ah… es… estoy buscando una chica, es como de mi tamaño…, de cabello largo y ojos verdes…— Jimmy tartamudeaba al hablarle al dueño de la tienda, por alguna razón aquella criatura le causaba pavor, quizás era por su poca afinidad con las serpientes u otro animal de aspecto reptiliano.
—¿Chica…? ¿Qué ezz chica?— Preguntó la criatura, expectante.
—Es… como yo, pero lleva cabello largo y tiene… mm…— Jimmy le hacía un ademán a la criatura, manteniendo sus manos a la altura del pecho como emulando un par de femeninos pechos, mientras lo hacía su cara se tornaba roja, de alguna forma no se le había venido mejor idea a la cabeza que los pechos, para representar a una mujer.
—Ah… “Och:Akh”— Susurró y le hizo un ademán para que lo siguiera.
            Jimmy estaba petrificado, ¿Qué significaba lo que la criatura acababa de decir?, ¿Estaría un paso más cerca de encontrar a Analí?. No le quedó más remedio que seguirlo a la trastienda.
Jimmy y la criatura habían llegado a un almacén, botellas de vidrio de diversos colores adornaban los estantes, animales muertos colgaban de más ganchos en el almacén y un sutil aroma a muerte impregnaba las paredes, la criatura comenzó a escarbar entre sus cosas, buscando algo con bastante dedicación, Jimmy ojeaba los estantes mientras aquel misterioso ser escudriñaba en su inventario, flores de varios colores guardadas con sumo cuidado en un tazón, esqueletos de animales alados de extraña figura y rocas de brillantes colores, eran de las cosas que estaban apiladas por doquier en aquel almacén, sin un orden establecido, como basura amontonada junta.
El enigmático ser volvió con algo entre sus manos, era un pequeño cofre dorado finamente tallado, -“Och:Akh”-, le dijo a Jimmy mientras le mostraba el cofre, Jimmy no entendía nada ¿acaso aquella criatura había entendido mal qué era lo que Jimmy buscaba?
—No…— Dijo Jimmy. —Busco a una chica, es como yo…, pero lleva cabello largo…— Él no sabía cómo explicárselo al pequeño sujeto. —Olvídalo.— Dijo mientras comenzaba a marcharse.
El pequeño ser lo detuvo, —sé lo que buscas…— Dijo mientras le tomaba la muñeca. —Pero no lo podrás encontrar sin esto.— La criatura abrió el cofre, y dentro había un monóculo de aspecto extraño, Jimmy recordó que el comerciante de la caravana, que había conocido antes, llevaba uno igual, con aquel artefacto podría ver los sentimientos de los demás.
Jimmy tomó el pequeño cofre.  —¿Cuánto cuesta?— Preguntó con miedo.
El dueño de la tienda sacó un libro enorme. —Dígame, zu nombre.— Jimmy se puso cerca de aquel hombrecillo. –Jimmy…- dijo el muchacho, aún algo temeroso. —¿Y el nombre de zzu mazdre?— Repuso el comerciante. Jimmy no sabía por qué aquel pequeño ser necesitaba esa información, pero ante la idea de perder el objeto, suspiró y contestó —Eloise…— La criatura cerró su libro de golpe, tomó el artefacto y se lo entregó a Jimmy, —Ezz tuyo…— Le dijo.
            Jimmy quedó estupefacto, hasta ese momento todo aquel, que se había cruzado con él había pedido algo a cambio, sobre todo algunos de sus recuerdos que en ese mundo tenían forma de insecto, esta sin embargo, era la primera vez que una criatura de ese mundo le obsequiaba algo. Jimmy tomó el monóculo con desconfianza y preguntó —¿Por qué?—.
—Hazze un tiempo…— Dijo el hombrecillo. —Llegó uno como tú, a mi tienzzda, me dejó instruccionez clarazzz, que en algún momento, alzzguien vendría aquí, un tal Jimmy…— Jimmy estaba atónito. —Su madre zze llamaría… Eloizze,  y yo le entregaría ezzto… y también…— La criatura sacó una caja más grande de debajo del mostrador, —Ezzto…— La caja tenía una correa de cuero negro amarrada a modo de sello y en la tapa, labrado en relieve llevaba su nombre. Jimmy retrocedió de golpe al ver la caja, ¿Qué significaba esto?, ¿Quién le había dejado estos obsequios?, ¿Cómo sabría siquiera que iba a llegar a esa tienda?, su cabeza comenzó a dar vueltas, estaba confundido y asustado.
—¿Por-Por qué? ¿…Cómo? ¿Quién?— Jimmy no podía vocalizar adecuadamente lo que necesitaba decir.
En realidad los detalles poco importaban en ese momento; aun así, la condición humana de tratar de satisfacer la curiosidad que despertaba tal suceso, hizo que Jimmy tratara de indagar, acerca de aquel que dejó estas cosas para él.
—¿Quién fue?, ¿Hace cuánto que están estas cosas aquí?— preguntó Jimmy inquieto.
—Estas cosas han llevado en mi tienda un buen tiempo…— El hombrecillo miró su libro de registros y atinó a decir: —Estas cosas están aquí desde ya hace 5 años.—
            Jimmy no salía de su asombro, ¿alguien había dejado aquel paquete para él, sabiendo que luego de 5 años, este entraría por el umbral y llegaría a esa tienda?. No, eso no tenía sentido, pero pensándolo bien nada de lo que había vivido Jimmy hasta ese momento tenía ni pizca de sentido, cualquier persona común y corriente no se hubiera atrevido a atravesar el umbral, incluso si en ese momento hubiera sabido lo que le deparaba del otro lado, la idea de un entorno extraño sin siquiera tener la certeza de que podría volver a su tierra de origen, era aterradora.
Jimmy estaba extraviado, su futuro se veía difuso y no había ninguna garantía de que podría volver a ver a su madre, a sus amigos o Amanda, sin embargo una espeluznante tranquilidad invadía sus ser y lo confortaba.
            Jimmy abrió la caja para poder observar detalladamente su contenido, el interior estaba forrado con rojo terciopelo; apoyada y envuelta en una tela negra que yacía en el interior, estaba lo que parecía ser un arma blanca, era la burda representación de una espada, aunque por su forma más se asemejaba a un cuchillo, el mango estaba adornado con bastante esmero y finas joyas que poseían forma de pequeños insectos que recorrían toda la superficie, la imagen de un grifo alzando el vuelo estaba grabada en la base de la empuñadura. Jimmy la tomó con fuerza y comenzó a blandirla de un lado a otro, probando su peso. El cuchillo hacía un sonido silbante mientras era vapuleado de un lado a otro, como si cortara el viento.
Por alguna razón, Jimmy sentía el cuchillo extrañamente familiar, como si le perteneciera de toda la vida; por un momento incluso lo sintió como una extensión de su brazo, aquel sentimiento lo perturbó un poco, pues ¿cómo era posible que se sintiera tan a gusto con esta arma entre sus manos?. El sentimiento que esta arma proyectaba a Jimmy en su ser, lo tenía algo inquieto, como si este cuchillo sacara a relucir sus sentimientos más primitivos, cuando lo sostenía sentía rabia, la adrenalina inundaba su cuerpo y la sed de sangre se apoderaba de su mente, el dueño de la tienda le quitó el arma de las manos de golpe, lo que hizo que Jimmy saliera del trance en el que se encontraba.
—Ezta navaja ez algo inuzzual…— Dijo la criatura serpiente a Jimmy. —Ez un arma maldita, que lozzz mizzmos humanos forjaron, su nombre ezz “Longinus”.—
Jimmy al oír el nombre recordó algo que había oído en una clase de la escuela dominical, en la iglesia del pueblo, era acerca de un arma antigua, una lanza que perforó el costado de “Jesucristo”, aquel que blandía la lanza, su nombre era “Cassius Longinus”, Jimmy le contó la historia al dueño del establecimiento, quién al parecer conocía muy bien aquella historia.
—Ezz cierto, en parte… pero como en toda historia, la realidad y la ficción zzze tambalean ante una línea muy delgada, “Longinus” ezz el nombre de ezzzta navaja, el hombre que la llevaba zze llamaba “Cassius” y su infamia no zzólo procede de aquella hiztoria, esta arma provocó lo que se conoce como la edad ozzzcura, manipuló a los humanos para que cometan, los actos mázz viles que pudieras imaginar, guerras, enfermedadezzz y decadencia. Todo ezzto fue provocado por la influencia de esta arma…—
La criatura puso el cuchillo en una funda negra y se la entregó a Jimmy.
—¿Pero cómo es que llegó hasta aquí? ¿Por qué me la das a mí?, no creo ser capaz de usarla…— Dijo Jimmy asustado.
—La vazzz a necesitar…— Dijo la criatura. —No te separezzz de ella, llegado el momento… te zzerá muy útil.—
Jimmy tomó el monóculo y se lo colgó en el cuello, amarrado por una pequeña cuerda, la navaja quedo guardada en la funda que estaba atada firmemente a su cinturón, se escuchó un estruendoso sonido que procedía de la calle, Jimmy salió a echar un vistazo, la bruma roja lo cubría todo, las calles eran apenas visibles y un olor metálico cubría el lugar.
—¿Qué sucedió…?— Preguntó Jimmy al dueño.
—Es hora de que inicie el fezzztival…— Respondió la criatura mientras avanzaba sinuosamente hacia adelante. —Zzerá mejor que te marchez, ezztarán aquí pronto…— Exclamó la criatura serpiente.
—¿Q-quién estará aquí…?— Dijo Jimmy con voz entrecortada.
—Lozz guardiaz realezzz, a estas alturazz ya deben zaber de tu llegada, ezta niebla roja zzzólo puede zignificar que la Reina, zze ha enterado de tu presencia en la ciudad…— Dijo el dueño de la tienda, temblando de miedo. —Diszculpa, pero debezzz irte…. ¡Ahora!— Sacó unos mapas y se los entregó a Jimmy —La perzzona que buscas, está en el edificio principal cruzzzando el puente negro que lleva al castillo, estos mapazzz te indicarán como entrar, dezearía ayudarte mázz pero no puedo, zzuerte…—
Jimmy vio el terror en los ojos del dueño y lo comprendió, tomó los mapas y los puso en su mochila, salió de la tienda velozmente corriendo entre los callejones, brincando a través de todo lo que se interponía en su camino hasta que llegó a la plaza de la ciudad, la bruma se hacía menos espesa en ese lugar lo que daba a entender a Jimmy que había escapado del peligro inminente.
La plaza estaba vacía pero a lo lejos, se podía oír los pasos de un escuadrón marchando presurosos por las calles de la ciudad, Jimmy se apresuró a buscar una salida, tomó un camino empedrado que se dividía en varios caminos serpenteantes y trató de esquivar a sus perseguidores, corriendo al azar entre las calles, tratando de buscar una salida de la ciudad, pero el camino que Jimmy tomaba parecía tener vida propia, los edificios cambiaban de posición, las paredes se movían como por obra de alguna clase de maléfico conjuro, las calles se tornaban en pendientes y la ciudad entera parecía cambiar su forma con cada paso que Jimmy daba hacia adelante, como siendo atraído a propósito al lugar de donde procedía la bruma roja.
            De pronto Jimmy se encontraba en medio de la plaza, rodeado de jinetes de extraña apariencia, llevaban puesto mantos negros sobre sus cuerpos y una armadura de un color negro brillante, los yelmos que llevaban simulaban monstruosas máscaras de aspecto terrorífico, ojos de un rojo penetrante miraban fijamente a Jimmy, y la bruma se volvía más espesa y el olor metálico era ya insoportable, Jimmy entonces entendió que aquella bruma roja apestaba a sangre, un olor inconfundible que simboliza la muerte, tomó su cuchillo por el mango, esperando impaciente ante cualquier movimiento de parte de los guardias.
Unas criaturas corpulentas de aspecto inquietante, se acercaron a Jimmy cargando un enorme trono sobre los hombros, la silla relucía de un hermoso color dorado y brillantes mantos de un rojo carmesí adornaban la estructura, el trono llevaba acabados perturbadoramente detallados, figuras de bestias con cuernos y animales infernales estaban esculpidas a modo de adorno en la base del trono, sin duda era el trabajo de un artista demente. Asombrado, Jimmy observó fijamente como las rojas cortinas se abrían de par en par y una silueta femenina comenzaba a acercarse a él, una mujer bajo del trono dorado, iba descalza y su cabellos era largo y rojizo; físicamente era alta,  delgada y de piel pálida, llevaba un largo manto rojo que cubría su entrepierna con sutileza y los pechos al descubierto, sobre sus hombros unas piezas ornamentales de oro con aspecto aterrador y en la cara una máscara que simulaba un rostro humano con expresión indiferente, pero los ojos eran oscuros y brillaban con un penetrante color escarlata, Jimmy sintió un hormigueo en la nuca, sin duda era miedo.
            La mujer tocó con sus dedos la cara de Jimmy, las largas y afiladas uñas tocaban con suavidad su piel, su corazón palpitaba con fuerza y un sudor frío recorría su frente; de pronto la mujer de apariencia extraña acercó su rostro al de Jimmy, la máscara estaba fría como hecha de porcelana, pero el brillo que proyectaba era sin duda de marfil pulido; la mujer tocaba gentilmente la frente de Jimmy, sus miradas se entrecruzaron y Jimmy tomó con fuerza la navaja que tenía atada a la cintura, los guardias reaccionaron velozmente sacando sus armas ante la acción.
—“Azh:akh Makhto… ¡Izhka: ra Makh!”— La reina pronunció esta frase y los guardias retrocedieron, mientras envainaban sus armas, su mano tomó la máscara que estaba fija en su rostro y lentamente se la quitó.
El corazón de Jimmy se aceleraba tanto que comenzaba a dolerle la cabeza, como si un martillo lo golpeara repetidamente, hasta que la reina descubrió su rostro y Jimmy la observó directamente, la bruma roja se hacía más espesa pero el rostro podía verse claramente, desde la punta de la nariz hasta sus finos y suaves labios, Jimmy se sentía mareado, la cabeza le daba vueltas y comenzó a desvanecerse.
            En el suelo Jimmy yacía catatónico, temblaba desesperadamente y su semblante estaba pálido como si hubiera visto la muerte a la cara, mientras la reina volvía a ponerse la máscara, les daba una orden a los guardias, Jimmy se perdía en sus pensamientos, estaba indefenso e inmóvil, de pronto cayó con un estruendoso golpe una persona envuelta en un viejo manto marrón, llevaba una máscara con la figura de un gato sin expresión, tomó a Jimmy y se lo llevó de un salto. La reina dio una orden a sus guardias y todos expulsaron con fuerza sobrehumana sus lanzas, el sujeto maniobró mientras iba cayendo en el aire, esquivando las armas punzo cortantes en el proceso, un enorme caballero con yelmo de dragón tomó una de las lanzas de los otros guardias y la lanzó con una fuerza tal que despejo la bruma roja completamente por unos momentos, la lanza viajó a una velocidad increíble, era tan veloz que desde lejos parecía más como si alguien había disparado un rayo láser; la lanza cortó al sujeto en el aire, quien recibió el impacto de la lanza en un costado, lo que hizo que la sangre saliera disparada hacia el suelo, mientras llevaba a Jimmy en brazos comenzaron a caer, perdían altura y bajaban con abrumadora fuerza, el impacto contra el suelo parecía inminente, entonces la persona disfrazada sacó de una bolsa trasera una especie de mochila pequeña y la lanzó dentro de una vieja cloaca, mientras caían el sujeto tomó a Jimmy firmemente contra su cuerpo y ambos cayeron a  través de la oscura cloaca, mientras bajaban parecía como si hubieran sido engullidos por la oscuridad, los sonidos exteriores se perdieron poco a poco y sólo quedó el ruido chirriante de la maquinaria que se movía bajo la ciudad, las goteras de las viejas tuberías oxidadas y el sonido de pequeños animales como ratones, que degustaban un festín de desechos y porquería.
En el fondo de la cloaca la pequeña mochila había expandido su tamaño, convirtiéndose en un suave y mullido colchón que paró el impacto de la caída de ambos cuerpos. El hombre disfrazado y Jimmy quedaron allí, inertes, como dormidos y poco a poco la oscuridad los envolvió, los sonidos cesaron y por un momento el silencio se apoderó de la escena.

_________________
En este mundo lleno de monstruos, los demonios dominan el curso de la guerra.

avatar
The Lax
Seito
Seito

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 07/12/2015
Edad : 24
Localización : Perú

https://www.facebook.com/The.Lax.Project

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.