Pothook
Los invito a Retar a alguien en un duelo artístico. El ganador obtiene insignias especiales
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» |JUEGO| Confesionario
Hoy a las 4:50 am por X_Raider

» Experimento ADN
Hoy a las 4:45 am por X_Raider

» EBIN +18 (con censura) (historia recortada)
Hoy a las 4:42 am por X_Raider

» Revista Pothook #24
Vie Dic 15, 2017 11:57 pm por Editor en Jefe

» |Votaciones| Revista Pothook Nov 2017
Lun Dic 11, 2017 1:54 pm por Editor en Jefe

» |JUEGO| SI o NO
Dom Dic 10, 2017 2:27 pm por X_Raider

» Recomienda la actividad del mes de Diciembre
Vie Dic 08, 2017 9:13 am por Editor en Jefe

» Perfiles personajes Universo Raider
Jue Dic 07, 2017 10:27 am por X_Raider

» Ayuda con el yaoi 7n7
Jue Dic 07, 2017 8:02 am por X_Raider

Los posteadores más activos del mes
X_Raider
 
Editor en Jefe
 
creep01
 
Ritsu
 
Kuroneko
 
Capri G
 

Twit-Pothook
Face-Pothook
Redes Pothookeras



El Sendero 11

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Sendero 11

Mensaje por The Lax el Mar Feb 02, 2016 3:35 pm

Ha pasado 1 año tras lo sucedido en el capítulo anterior...

Capítulo 11:


Capítulo 11: 1 año después.

Analí estaba sentada sobre su pupitre mientras terminaba  de apuntar la tarea de matemáticas, inmutable, como si su mente estuviera concentrada nada más que en como podría despejar la raíz enésima de un número centesimal, a sus 16 años Analí aún estaba en su 3er año de secundaria, lo cual era bastante bueno teniendo en cuenta que en el momento en el que desapareció apenas pasaría a 2do año, en todo el tiempo que ella había estado desaparecida se había perdido 4 años de su vida, sus amigos estaban por graduarse y trabajando a medio tiempo. Sin embargo, a pesar de que Analí era una chica inteligente habían surgido otros problemas que frenaron un poco su avance. En la Escuela Secundaria de Scales Mound, los niños se burlaban del atípico color de cabello que tenía, Analí había tratado muchas veces de teñir su plateado cabello, pero era inútil; el cabello de Analí brillaba con un color espectral, incluso usando el color negro más oscuro que encontró en la tienda, su cabello brillaba con un color platino oscuro, al fin de muchos intentos se había dado por vencida.
Los compañeros de Analí se burlaban de ella, pensaba que era estúpida y había desaprobado muchas veces, las pocas amigas que tenía sabían que había sido secuestrada a los 11 por algún loco depravado, pero juraron guardar el secreto; de todas formas a Analí poco le importaban los demás, tenía sus propias preocupaciones en casa. El timbre sonó y todos se apresuraron a salir como una manada de fieras, Analí recogió lentamente sus cosas y salió bastante calmada.
Al llegar a casa, Analí dejo sus cosas en el clóset que estaba al lado de la puerta de entrada, subió las escaleras con rumbo a su cuarto y se cambió de ropa, se puso una playera que decía “I’m a princess”, unos shorts de tela y un par de zapatos más cómodos y de suela baja; abajo su madre estaba viendo la televisión.
—Hola, Ani. ¿Cómo te fue hoy?— Preguntó su madre con sumo cuidado, sabía de antemano que los otros muchachos no eran del todo agradables con su hija.
—Muy bien, supongo… — Analí tenía la mirada perdida.
—Y no te preocupes, el pequeño James ha estado durmiendo como un tronco.— La madre de Analí le mostró una sonrisa agradable.
—Eso, es excelente.— Repuso Analí con voz apagada.
De pronto, un pequeño bebé que estaba acostado sobre una pequeña mecedora rompió en llanto.
—Creo que tiene hambre, será mejor que le prepare un biberón.— Dijo la madre de Analí y se levantó del sofá.
—No, está bien… dámelo.— Analí tomó al bebé que su madre le alcanzaba con sumo cuidado, descubrió uno de sus pechos y se lo entregó al bebé, el pequeño niño calmó el llanto y comenzó a beber casi desesperado. Analí le mostró una sonrisa y besó su frente suavemente, mientras el bebé pasaba una de sus pequeñas manos sobre el rostro de la chica. —No te preocupes James, mamá ya está aquí— Le dijo con voz baja y el bebé le devolvió un guiño con ambos ojos.
            La madre de Analí se pasó una mano por los ojos, conteniendo las lágrimas. Luego le mostró una sonrisa temblorosa a su hija.
—Está bien, mamá. Sé que las cosas han sido difíciles, pero al llegar a casa y verlo a él, se que todo fue por una razón, no es momento de ponernos a llorar.— Analí trató de sonreír pero su rostro estaba apagado.
—Eres una mujer muy fuerte Ani, tu papá y yo te amamos, amamos al pequeño James y los apoyaremos en todo lo que necesiten.— La señora Guzmán rodeó con los brazos a su hija, el bebé soltó un ligero eructo y ambas rieron.
            En la clínica del doctor Will Lawrence, Analí esperaba pacientemente, leía una revista médica que hablaba del desorden de personalidad múltiple, personas que habitaban la mente de las víctimas, algunas veces estás tomaban control de las acciones de su huésped incluso sin que este lo note, la idea de no saber si tus acciones eran realmente tuyas le daba mucho miedo a Analí.
La recepcionista le indicó a la chica que podía pasar, Analí soltó la revista y caminó dentro del consultorio del doctor.
—Buenas tardes, ah pero si es Analí Guzmán, ¿Cómo va todo en casa?— Preguntó el doctor muy amablemente.
—Buenas… todo va muy bien, gracias.— Respondió algo decaída.
—Ya veo, y ¿Cómo está James?, seguro que ya es todo un hombrecito.— El doctor parecía amable, pero Analí jamás lograba sentirse a gusto.
—Doctor, ambos sabemos por qué vine.— Dijo Analí con seriedad.
—El sueño otra vez, ¿cierto?— Dijo el doctor mientras sacaba su libreta. —¿Esta vez lograste ver su cara?—
—No, a pesar de que lo tengo frente a mí, su rostro está borroso, pero no lo entiendo… él fue quién me secuestró, quién me violó…— La voz de Analí se entrecortó y un par de lágrimas surgieron. —…Entonces ¿por qué?, ¿por qué no puedo odiarlo?, a veces incluso siento que lo amo, sueño con él casi todas las noches, que tenemos relaciones… pero, en lugar de ser incómodo, es como si yo quisiera hacerlo… no sé qué es lo que pasa conmigo.—
—Parecería un caso típico del Sindrome de Estocolmo, sin embargo no conocemos a profundidad la situación por la que pasaste durante tu cautiverio.— El doctor hacía apuntes rápidos sobre la libreta, Analí fijaba la vista en el bolígrafo yendo de un lugar a aotro. —Quiero intentar llegar un poco más lejos con la hipnosis.— Le sugirió el doctor.
—No lo sé, la última vez que lo hizo tuve pesadillas durante varios días.— Respondió la joven algo preocupada.
—Tranquila, iremos muy despacio, lo importante es prolongar el trance lo más lejos posible, para poder conocer a fondo lo que te pasó ese día.— Analí asintió con la cabeza, tomó aire y se recostó en el diván.
—Trata de recordar Analí… trata de recordar ese día… el día en que desapareciste…— La voz del doctor se hacía profunda y se perdía dentro de la cabeza de Analí.
            Una imagen apareció en su mente, un sendero entre el bosque que estaba en las afueras de la ciudad, su antiguo hogar que tenía un camino que llevaba hacia allí, hacia la oscuridad. Daba pequeños pasos entre el camino, estaba buscando algo, algo que ella misma había ocultado en el fondo del sendero; ella le tendía la mano a un muchacho, pero este se negaba a acompañarla, sentía el enojo, se adentró más en el bosque, era de noche y la oscuridad proyectaba horribles sombras sobre los árboles, las sombras parecían hacer una macabra danza, su cuerpo temblaba algo la estaba persiguiendo, comenzó a correr, corrió con toda su fuerza pero la criatura que la seguía se movía más rápido, y antes de que pudiera darse vuelta, ya la había atrapado.
Analí se levantó del diván, temblaba muy fuerte y estaba asustada, se encogió en una esquina del consultorio y comenzó a llorar.
—Tranquilízate Analí… ya pasó… él no puede hacerte daño.— Le dijo el doctor con voz serena, mientras trataba de que ella se ponga se pie.
—No… no fue…— Analí balbuceaba y apenas se le podía entender.
—¿Qué dices?, ¿qué es lo que no fue?—
—No fue él, no fue él quien me secuestró… él… me liberó.— Analí se llevó una mano temblorosa al pecho y se puso de pie lentamente. —Jimmy…—
            Limpieza en pasillo 3… se solicita limpieza en el pasillo 3… repicaba una voz chillona en el altavoz del supermercado, Analí no podía sacarse ese nombre de la cabeza “Jimmy”, “Jimmy”, resonaba como un eco dentro de su mente, pasó rápido por la caja, pagó los comestibles que acababa de comprar y subió al auto que su padre le había comprado en su cumpleaños, estaba sentada en el asiento del conductor mirando fijamente al tablero, cuando notó que una chica de cabello oscuro salía del establecimiento, se sacaba un paquete de cigarrillos de la chaqueta y se ponía uno entre los labios, la chica debería tener más o menos la misma edad que ella; Por un momento dudo en lo que debía hacer, pero una extraña fuerza la hizo levantarse del asiento y acercarse a hablar con ella.
—Disculpa…— Dijo con voz temblorosa.
—¿Sí?, ¿Se te perdió algo?— Le dijo la chica, mientras la inspeccionaba con la mirada.
—Y-Yo… n-no, no es nada, perdona.— Analí se dio media vuelta y comenzó a caminar.
—Tú también lo recuerdas, ¿verdad?... a Jimmy.— Respondió la joven mientras resoplaba un halo de humo.
—¿C-cómo conoces ese nombre?— Analí comenzó a acercarse a la chica lentamente.
—Mi nombre es Amanda… bueno, al menos eso creo.— Fumó un poco más y tiró el cigarrillo al suelo, al ver que Analí se cubría el rostro cuando lo hacía. —Sólo, llámame Amanda.— Le tendió una mano en señal de saludo.
—Analí… me llamo Analí.— Le contestó y le devolvió el saludo. —Sólo recuerdo el nombre, pero no logro recordar… ¿Quién es Jimmy?—
—Ven conmigo… te mostraré algo.— Amanda dio media vuelta y comenzó a caminar.
—Espera… si queda lejos, puedo llevarte en mi auto.—
—Vaya… parece que te ha ido bien en la vida, Analí.— Amanda tomó el asiento del copiloto.
Mientras Analí llevaba a Amanda al lugar acordado pensaba, “debo estar loca para hacer esto, ¿subir a una desconocida a mi auto?, ni siquiera la conozco…” cada cierto momento volteaba la mirada para ver a Amanda, quién normalmente la veía con una mirada seria como preguntando por qué demonios la observaba tanto.
Finalmente, llegaron a una casa bastante maltrecha, se notaba que estaba bastante descuidada y que no limpiaban mucho el lugar, Amanda bajó del auto y abrió la puerta de la casa con violencia. Ambas entraron, Analí estaba parada en la entrada y miraba de arriba abajo, ese no parecía un buen lugar para vivir.
—Lo que quiero mostrarte está aquí arriba, ¿subirás o te vas a quedar ahí?—
Por un momento Analí pensó en salir corriendo, volver a casa y olvidar a esta extraña jovencita, pero dentro de su cuerpo podía sentir que quizás eso sería un grave error, subió las escaleras y entro en la habitación donde le habían indicado. En las paredes había una enorme cantidad de recortes de periódicos, libros sobre ocultismo y sucesos paranormales llenaban los estantes.
—Toma…— Amanda le entregó una fotografía arrugada a Analí.
La fotografía era bastante antigua, en ella un chico y una chica sonreían, al parecer la chica era Amanda, estaba más joven y tenía el cabello color castaño claro, entonces el chico que estaba a su lado tenía que ser…
—Jimmy.—
—Así es, tampoco recuerdo mucho de ese día… el día que nos encontraron, pero lo último que recuerdo es haber visto a Jimmy, luego un sujeto vestido como para Halloween me lanzó en alguna especie de agujero que me dejó en medio del bosque.— Amanda se pasó una mano por los ojos y luego sacó un libro de recortes. —He investigado mucho sobre esto, no somos las primeras a las que nos pasa esto…—
Lo que dijo Amanda le llamó la atención, se acercó a ver el libro y un recorte de periódico que llevaba el encabezado “Hombre despierta en medio del desierto con amnesia”, Analí le dio una mirada de incredulidad, era obvio que era un periódico sensacionalista y el contenido puras mentiras.
            El teléfono de Analí comenzó a sonar, rápidamente lo sacó del bolsillo de su sweeter y contestó.
—Lo siento mamá… me encontré con una… amiga, en un segundo regresaré a casa; sí, tengo la leche de James, estaré allá en 5 minutos, adiós.—
Amanda se acercó algo inquieta a la chica, quien se sobresaltó por el movimiento que hizo esta.
—¿Quién es James?— Preguntó Amanda con curiosidad.
—E-eh… bueno, es mi hijo… — Respondió algo incómoda, no era algo que le gustase contar y menos a una extraña.
—Quiero verlo…— Respondió Amanda mientras arrinconaba a Analí contra la pared.
—¿Qu-Qué te sucede?, estás actuando muy raro.— La chica comenzaba a ponerse nerviosa, Amanda con un rápido movimiento le quitó el teléfono de las manos y se alejó un poco. —Oye… ¿qué crees que haces?, devuélveme eso.
Amanda encontró una foto del bebé y se la mostró a Analí directamente. —Esta es la respuesta, acaso eres ciega… ¿quién crees que es el padre de ese niño?— La joven le devolció el celular y le dio la arrugada foto como esperando que note algo.
En el fondo, Analí sabía a donde quería llegar con todo eso. No había duda, el niño que Analí había dado a luz, era el vivo retrato de Jimmy, pero el panorama no estaba aún del todo claro, sintiéndose abrumada por aquella situación, la muchacha dio media vuelta y bajó rápidamente de aquella casa, subió a su auto y arrancó, Amanda gritaba algo detrás que Analí no quería oír, piso el acelerador y condujo hasta llegar a casa.
            La puerta de la casa de los Guzmán se abrió de pronto, Analí entró con un par de grandes bolsas de comestibles y otras cosas, las dejó sobre la encimera de la cocina, su madre le dio las gracias, la chica respondió con una sonrisa, besó a James en la frente como acostumbraba hacerlo, con suavidad casi era más un suave roce que un beso en sí; el bebé sonrió con una mueca tonta, la chica le tocó la mejilla cariñosamente, subió a su habitación y se recostó sobre la cama mirando al techo. De improviso una lágrima se asomó de los ojos de Analí, luego la siguió otra y en cuestión de segundos la joven mujer lloraba copiosamente, sentía dentro de su corazón que algo le había sido arrebatado, quizás más que un algo… era un alguien.


_________________
En este mundo lleno de monstruos, los demonios dominan el curso de la guerra.

avatar
The Lax
Seito
Seito

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 07/12/2015
Edad : 24
Localización : Perú

https://www.facebook.com/The.Lax.Project

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.