Pothook
Los invito a Retar a alguien en un duelo artístico. El ganador obtiene insignias especiales
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [PARTICIPA] en la Actividad del mes de Enero 2018
Hoy a las 10:22 am por trasto92

» ¿Dónde publicar tu cómic/manga?
Hoy a las 10:21 am por trasto92

» Xaruma, almas gemelas
Hoy a las 6:24 am por X_Raider

» Lleguemos a los 6000
Hoy a las 6:01 am por X_Raider

» |JUEGO| Confesionario
Hoy a las 5:59 am por X_Raider

» |JUEGO|Dedicale un video al de arriba
Hoy a las 5:57 am por X_Raider

» |JUEGO| Cambialo por pothook!
Hoy a las 5:54 am por X_Raider

» Dibujillos
Hoy a las 12:26 am por creep01

» Violett Syndrome: nuevo proyecto y primer boceto.
Vie Ene 19, 2018 11:21 pm por Balsyka

Los posteadores más activos del mes
Demilxme
 
creep01
 
Balsyka
 
Kuroneko
 
X_Raider
 
taidananeko
 
mizuki
 
core-3
 
Editor en Jefe
 
Anarara
 

Twit-Pothook
Face-Pothook
Redes Pothookeras



Anonymus eXecutor Cap06

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Anonymus eXecutor Cap06

Mensaje por epiman157 el Lun Abr 18, 2016 9:31 pm

Este capítulo sí que costó para que saliera... ¡ESPERO Y SEA DE SU AGRADO!  Surprised

Capítulo 06
El Fuego Escarlata

Parte 1
Spoiler:

Estacionamiento trasero de la Preparatoria Vega, 7:35pm. Dark y María no sólo se habían quedado anonadados frente a la demostración de poder de los miembros de la AX, sino que además permanecían todavía sin ser capaces de comunicarse entre sí. Pese a sus intentos por restablecer el Babel System, Baruc había conseguido anular sus efectos por completo dentro de la híperdimensión de la Free Zone donde se encontraban.
 
—Es inútil, niño Abadón —le dijo Baruc a Dark—. Una de las habilidades especiales de Feather-Pen es la de reescribir condiciones de campo dentro de espacios virtuales. Claro que eso es limitado al tipo de condiciones que se quiere preestablecer, aunque también gracias a la naturaleza de mi habilidad neuromaniaca, me es posible ampliar el alcance de esos límites. Pero me temo que si quieres saber exactamente cómo funciona, tendrás que averiguarlo por ti mismo…
 
Dark se quedó sorprendido al notar que era perfectamente capaz de entender lo que decía Baruc.
 
—Ah por cierto —añadió Baruc—, si es que logras entender mis palabras, es porque yo también hablo tu dialecto. No es que esta sea mi lengua materna, pero da la casualidad de que esta también es la que habla el tipo al que considero mi mejor amigo y mi peor enemigo a la vez. Con el “Capitán L” tenemos una relación complicada, pero al menos siempre es divertido andar con él…
 
—Espera… —lo interrumpió Dark con mucha seriedad— Por favor, a mí no me interesan los asuntos de tu vida personal, así que dinos, ¿qué es lo que quiere la AX de nosotros?
 
—Vaya, veo que eres tan arrogante como se nos informó, niño Abadón. Muy bien, el asunto es el siguiente…
 
Por su lado María:
 
—¿Pero que rayos está pasando? —sin entender nada ella.
 
—Descuide, Maestra Königin —le dijo entonces Xenia, hablando en su lenguaje—. El suyo no es mi idioma materno, pero lo hablo bastante bien. Mi nickname es “Ebenholts Valkyrie”(1), y soy alférez de la AX. Yo le explicaré la situación…
 
—Verás —continuaba diciéndole Baruc a Dark—, resulta que tú y la pequeña reina de allá, cometieron el grave error de meter sus narices donde no debían y de interferir con uno de los objetivos de nuestra organización, por lo que ahora sólo les queda recibir un grave castigo de nuestra parte. Sin embargo, dado que nosotros somos buenas personas, vamos a tener en cuenta que ustedes son sólo unos niños jugando a los hackers, así que por esta vez vamos a pasar por alto su falta, sólo que con una pequeña condición: la linda niña venusina de pechos grandes que siempre anda con ustedes…
 
—Ya veo —muy serio Dark—, así que ese era su plan desde el principio. El asunto de Nivea Monti Stella sólo fue una trampa preparada por ustedes para traernos hasta aquí.
 
—Bueno —le contestó Baruc sonriendo despreocupadamente—, si y no… En realidad no nos esperábamos que de pronto empezaran a averiguar sobre esa persona, así que tuvimos que modificar nuestro plan inicial e intervenir prematuramente. Todo lo demás lo improvisamos desde allí.
 
—Suficiente… —con mucha parsimonia Dark— Si su objetivo era Inett desde un principio, eso quiere decir que no nos queda más remedio que encargarnos de ustedes de la misma forma como hemos venido haciendo con los Jägers de Millenium —encendiendo el brillo escarlata de sus ojos como amenaza.
 
—Espera, espera muchacho, tampoco mal interpretes las cosas… Nosotros no somos como los Jägers de Millenium. No queremos hacerle ningún daño a tu amiguita esa, sólo queremos protegerla e impedir que Millenium le ponga sus manos encima, al igual que ustedes…
 
”Estamos al tanto del excelente trabajo que han estado haciendo hasta el momento protegiéndola. La verdad es que no nos esperábamos que fueran tan fuertes para incluso vencer a un par de Magnos. Sin embargo mucho me temo que no van a poder continuar haciendo eso por más tiempo. Ustedes no tienen ni idea del verdadero poder de Millenium, por lo que más temprano que tarde, terminarán derrotados por ellos y esa pobre niña venusina sufrirá un destino fatal a manos de esos villanos.
 
”Es por eso que queremos que la dejen a nuestra custodia, nosotros cuidaremos muy bien de ella. Así no sólo podrán dejar de preocuparse por Millenium, sino que podrán continuar jugando a los hackers sin que nadie más los moleste. La AX les garantiza eso.
 
—Gracias por tu desinteresada proposición —con sarcasmo en su rostro—, pero no. Sin importar si es contra Millenium, la AX, el ejército de la Federación, o la galaxia entera, yo lucharé siempre sin rendirme ni amedrentarme ante ningún poder… ¡Yo soy Abadón, El Ángel del Apocalipsis, y jamás dejaré que nadie interfiera en mis objetivos!
 
—Aa… —suspirando con desgano— ¿Y de verdad estás dispuesto a tanto sólo por un par de pechos?… Aunque para serte sincero te entiendo muchacho: yo tampoco querría despegarme de un par así de grandes, y mucho menos sin haber tenido la oportunidad siquiera de acariciarlos y jugar un poco con ellos —haciendo unos extraños ademanes—, ¡pero así es la vida!, no siempre se puede tener todo lo que se desea…
 
—¡Oye! —completamente sobresaltado— ¡Te equivocas! ¡No es así como tú dices!
 
—¡Oh! —con una muy pícara sonrisa— ¿Entonces no me digas que ya le has tocado los pechos a esa niña venusina?
 
—Este… bueno… yo… —desconcertado y sin ser capaz de evitar sonrojarse, tras recordar sin querer aquel incidente que ocurrió el día en el que conoció a Inett, y en el cual terminó justamente por apretarle los pechos— ¡Pero qué rayos! —volviendo a mostrar sobresalto— ¿Por qué tengo que discutir eso justamente contigo?
 
”Como sea —retomando su seriedad—, si eso es lo que planea la AX, eso quiere decir que sólo nos queda pelear aquí y ahora… —encendiendo una vez más el brillo escarlata de sus ojos, y poniéndose en guardia listo para atacar.
 
—Aaa… eso supongo… —encendiendo él también el brillo naranja de sus ojos.
 
A un lado de ellos María y Xena llegaban exactamente a la misma conclusión:
 
—¡Eso jamás! —le gritaba María— La chica venusina será una completa cabeza hueca, pero sigue siendo uno de mis subordinados. Yo nunca permitiré que nadie le ponga un dedo encima a uno de los míos, no sin pagar una grave represalia… —mientras que además inconscientemente recordaba a los esposos Chao (sus antiguos compañeros caídos).
 
—Supongo que el conflicto es inevitable entonces, Maestra Königin —le contestó Xena.
 
—¡Eiserne Hand! —invocó María a su BCA, y en eso su brazo izquierdo quedó cubierto por una pieza de armadura de hierro oscuro. Tras de eso se puso en guardia, inhaló aire profundamente y lo exhaló, utilizando así su psy para potenciar sus facultades físicas. Finalmente María arremetió con todo contra Xena. Pero Xena por su lado, al verla hacer esto, sólo se limitó a quedarse parada e inmóvil sobre su sitio, sonriendo además con jactancia.
 
María lanzó una fuerte combinación de golpes de sus puños hacia Xena, pero pese ha hacer esto a una gran velocidad y con una técnica impecable, cada vez que ella estaba a punto de alcanzarla, Xena encendía de pronto el brillo agua marina de sus ojos, y por ese breve instante, el espacio a su alrededor parecía distorsionarse, de modo que ninguno de estos ataques lograba alcanzarla. Aunque sorprendida, María insistió, pero todos sus ataques siempre tuvieron el mismo resultado: Xena encendía el brillo aguamarina de sus ojos, el espacio a su alrededor se distorsionada, y los golpes de María siempre erraban, lo que la obligó a retroceder.
 
—¿Pero qué rayos? —María, sin entender lo ocurrido, y guardando su distancia.
 
—Lo siento mucho, Maestra Königin —le dijo Xena con mucha confianza—; pero por la naturaleza de mi habilidad neuramaniaca, mucho me temo que sus ataques nunca serán capaces de alcanzarme…
 
—¿Ah sí? —con firmeza— ¡Pues vamos a verlo! ¡Leichte-Hit! —y tras de eso una densa ráfaga de golpes cargados de energía neuronal empezaron a ir en contra de Xena a toda velocidad.
 
Sin embargo, y pese a que esta vez María atacaba con toda su fuerza y a su máxima velocidad, ninguno de sus golpes resultaba capaz de alcanzar a Xena en cuanto ella encendía el brillo aguamarina de sus ojos: nuevamente el espacio a su alrededor se distorsionaba y ningún ataque lograba alcanzarla.
 
—Ya se lo dije, Maestra Königin —añadió Xena, mientras que María continuaba intentando en vano alcanzarla con sus golpes—: debido a la naturaleza de mi habilidad neuromaniaca, la probabilidad de que alguno de sus ataques logre alcanzarme será siempre del 0%, mientras que por el contrario, la probabilidad de que mis ataques le alcancen, ¡será siempre del 100%! —mientras que esta vez ella también se preparaba para intentar propinarle una patada.
 
En cuanto María notó las intenciones de Xena se puso en posición defensiva, lista para contener cualquier tipo de golpe que su oponente intentara propinarle. Sin embargo en cuanto Xena lanzó su patada, encendió además el brillo aguamarina de sus ojos y nuevamente el espacio a su alrededor pareció distorsionarse. Aunque María había logrado adivinar la dirección que tendría la patada de Xena, tras aquella distorsión, le resultó imposible bloquear este ataque, de modo que recibió aquella patada directamente en la boca del estómago con toda su fuerza.
 
María entonces salió despedida varios metros por los aires, y cayendo además aparatosamente sobre el pavimento del estacionamiento. No obstante, pese a lo duro de este golpe, no tardó en reaccionar e intentar ponerse nuevamente de pie; pero lentamente, ya que pese a su resistencia ni siquiera ella pudo evitar quedar sentida tras semejante impacto. Como neuromaniaca, Xena no sólo poseía una fuerza física suprahumana, sino que gracias a su duro entrenamiento, ella era capaz de potenciar la letalidad de sus ataques.
 
Al otro lado del estacionamiento Dark y Baruc también iniciaban su enfrentamiento. Dark había invocado a Shadow Blade, por lo que tenía las falcatas de este entre sus manos, listo para arremeter contra Baruc con estas, sin embargo:
 
—Oye muchacho —le dijo Baruc muy frescamente mientras mantenía encendido el brillo naranja de sus ojos—, ¡mira!, estás parado sobre suciedad de perro…
 
Aunque Dark al principio creyó que esto se trataba de otra de las distracciones de Baruc, su semblante cambió por completo en cuanto se percató de que efectivamente había una sustancia maloliente de consistencia irregular y algo cremosa debajo de sus zapatos. Bajó la mirada un instante, confirmando así muy sorprendido que lo que había dicho Baruc resultó ser completamente cierto. Pero lo peor era que no sólo él no recordaba haber visto ninguna cosa así dentro de toda la Free Zone, sino que incluso llevaba ya un buen rato allí parado en el mismo lugar sin percibir nada hasta que Baruc le dijo eso.
 
—Creo que deberías ver mejor en dónde pisas, niño —le dijo Baruc en son de burla.
 
—¡Rayos! —se expresó Dark molesto— No importa… ¡Ahora verás! —corriendo hacia Baruc, y con el brillo escarlata de sus ojos encendido para atacarlo.
 
—Como te digo: deberías tener más cuidado dónde pisas, niño… Por ejemplo, podrías caerte en esa zanja de allí… —manteniendo encendido el brillo naranja de sus ojos al decirlo.
 
Fue así que sólo un instante antes de que Dark llegara a alcanzar a Baruc, sus pies se hundieron en una zanja que apareció de la nada justo debajo de él, y haciéndolo tropezar y caerse a los pies de su oponente. Ante esto, rápidamente Dark se reincorporó y retrocedió de un brinco para alejarse de Baruc lo más posible.
 
Aquí ya había algo raro, pues Dark estaba completamente seguro que no había ninguna zanja en ese estacionamiento antes de activar la Free Zone. “¿Ilusionismo? —pensó— No, me hubiera dado cuenta de inmediato”. Sin embargo en eso notó además que tanto la zanja como las heces de perro de hace un rato habían desaparecido por completo de la misma forma en la que aparecieron y sin dejar rastro. “¿Pero qué clase de truco utiliza?”, se preguntó aún más desconcertado.
 
—Supongo que te estarás preguntando, “¿qué es lo que pasa aquí?”, ¿verdad niño? —le dijo Baruc mientras se le acercaba caminando con mucha confianza— Lo que sucede es que existe un muro impenetrable que separa mi poder del tuyo… —y tras decir esto, de la nada apareció un muro de concreto muy grueso justo en medio de ambos separándolos.
 
—¡Pero qué rayos! —completamente sorprendido Dark— Un momento, no será que en realidad su habilidad es…
 
—Ten cuidado muchacho: podrías quedarte atrapado allí dentro… —y el muro ahora empezó a cerrarse a lo largo de manera circular, y hasta dejar sólo un pequeño espacio en su centro muy estrecho, apenas suficiente como para contener a una persona— Te lo dije…
 
—Es cierto —se escuchó entonces la soberbia voz de Dark desde allí dentro—, al parecer yo no puedo atravesar este muro, pero Shadow Blade sí…
 
Tal y como Dark lo dijo, Shadow Blade cruzó el muro de manera inmaterial sin problema, y enseguida se puso a atacar a Baruc con sus falcatas. Aunque fue tomado por sorpresa, Baruc consiguió esquivar los ataques de Shadow Blade, pero con algo de dificultad. Sin embargo cuando Baruc creyó ya haber evitado por completo este ataque, en seguida se vio rodeado por decenas de sombras, réplicas de Shadow Blade, las cuales lo dejaron sin lugar alguno hacia el cual huir.
 
—Como ves tú no eres el único que puede jugar con su oponente —le dijo Dark, quién apareció repentinamente entre las réplicas de Shadow Blade.
 
—¡Vaya niño! —le dijo Baruc despreocupadamente—, así que conseguiste salir.
 
—En realidad nunca estuve allí. Sólo utilicé mi habilidad “Simple Illusion” para hacerte creer que me había quedado allí y poder analizar mejor tu habilidad desde afuera… Al parecer utilizas algún tipo de técnica de materialización, y aunque aun no entiendo del todo como funciona, dado que desde mi punto de vista eso viola la primera ley de la termodinámica, noto que se activa con tus palabras.
 
—¡Oh excelente! Ya veo que no ha sido mera suerte que hayas conseguido hacerle frente a Millenium hasta ahora. Parece ser que no me queda más remedio que meterme en mi burbuja —y en eso una especie de burbuja protectora apareció alrededor de él.
 
—Ja… Mi Shadow Blade puede desmaterializarse y rematerializarse a voluntad. Esa tonta burbuja no te protegerá de sus ataques.
 
—“Biblios” —dijo Baruc ignorando las palabras de Dark, y tras lo cual apareció en seguida en frente suyo una BCA en forma de grimorio. Este se abrió en una página específica, mientras que Baruc encendía el brillo naranja de sus ojos con mayor intensidad, y tras lo cual él empezó a recitar con suma concentración:
 
«…Y yo mismo llegaré a ser para ella un muro de fuego todo en derredor, y una gloria es lo que llegaré a ser en medio de ella —recitaba Baruc, mientras que una especie de muro de fuego empezaba a generarse a su alrededor, pero dado que él se encontraba dentro de aquella burbuja las llamas no lo alcanzaban—. ¡Oigan! ¡Oigan! Huyan, entonces, de la tierra del norte. Porque en la dirección de los cuatro vientos de los cielos los he dispersado a ustedes(2)».
 
Entonces, y ante la completa sorpresa de Dark, las llamas de este muro empezaron a propagarse en todas direcciones alcanzando a todas las copias de Shadow Blade que rodeaban a Baruc, y consumiéndolas por completo. Dark, ayudado por algunas de estas copias, apenas y pudo evitar ser quemado por este fuego, pero en cambio Shadow Blade resultó seriamente dañado y tuvo que retirarse de la Free Zone.
 
—¿Pero qué fue eso? —se expresó Dark desde el suelo en donde había quedado luego de apenas, y haber logrado eludir este ataque.
 
—Efectivamente Abadón —le dijo Baruc, ahora muy serio, y con el brillo naranja de sus ojos aún encendido—, mi habilidad neuromaniaca: “Fiat lux”, se activa creando todo lo que mis palabras dicen. Sin embargo debido al ser del tipo físico, las leyes de la termodinámica hacen que sus efectos sean muy limitados, y es por eso que esta BCA, “Blibios”, me permite incrementar su poder para crear cosas mucho más poderosas. Por otro lado, también ya viste parte del poder de mi “Feather-Pen”, pero esto fue sólo una pequeña demostración, y créeme que no quieres averiguar de lo que mis BCAs son capaces de hacer a su máximo nivel, y mucho menos cuando uso ambas al mismo tiempo: su poder es tan devastador que incluso el Maestro me lo tiene terminantemente prohibido.
 
”Hasta ahora sólo he estado jugando contigo, niño; pero será mejor que no insistas. No sólo tengo estudiados muy bien los trucos de tus BCAs, sino que incluso conozco muy bien las habilidades hereditarias de los neuromaniacos de la familia Willka. Es por eso que sé que con tu nivel de poder actual es imposible que puedas vencerme.
 
—Un momento: ¿cómo dices que conoces las habilidades de mi familia?
 
—No te preocupes, pues se supone que esto debe acabar antes de que puedas averiguarlo, ya que de lo contrario dudo mucho que te gustaría saber el cómo…

Notas:

1. “Valkiria de Ébano” en sueco. El sueco es al igual que el alemán es una lengua de origen germánico.
2. Expresión sacada del libro bíblico de Zacarías capítulo 2, versículos del 5 al 6.

Parte 2
Spoiler:

Por otra parte a María tampoco le iba muy bien en su pelea contra Xena, y apenas y conseguía volver a ponerse de pie tras recibir el último ataque de ella.
 
—Veo que posee una resistencia realmente excepcional para ser una simple humana —le dijo Xena—, tal y como había escuchado de usted, Maestra Königin. Sin embargo, le solicito que desista: usted jamás será capaz de tocarme ni un solo cabello, mucho menos derrotarme. Si insiste en continuar con esta batalla, sólo terminará saliendo gravemente herida. Por el contrario si acepta su derrota pacíficamente, le prometo que la AX será indulgente con usted y le impondrá sólo condiciones de rendición justas.
 
—Ja… —con arrogancia María, pese a que apenas era capaz de mantenerse en pie— ¿Yo aceptando unas condiciones de rendición? ¡No me hagas reír, chica de ébano! Aunque admito que esa patada de verdad me dolió, y que ese truco que utilizas para distorsionar el espacio y eludir mis golpes es muy molesto, no creas que ya tienes esta batalla ganada… ¡No por nada yo soy Eisernen Königin: La Reina de los Hackers de esta Galaxia!… Y ahora, ¡TE ENSEÑARÉ EL GRAVE ERROR QUE ES EL INTENTAR PASARSE DE LISTO CON UNA REINA!
 
—En ese caso no me deja más alternativa que seguirle mostrando lo inútil de sus esfuerzos, Maestra Königin —encendiendo el brillo aguamarina de sus ojos, y dejándolos así encendidos.
 
—¡Pues veamos lo que tienes, morocha! —plantando sus pies firmemente sobre el suelo, con sus brazos al frente, poniendo todo su cuerpo en guardia, y respirando profundamente para así redirigir todo su psy hacia sus brazos y piernas— Faust… der… —concentrando toda esa energía sobre su brazo izquierdo, de modo que este empezó a desprender un brillo amarillento de forma eléctrica— ¡ZERSTÖRUNG! —arremetiendo a toda velocidad hacia Xena con la intención de descargar toda esa energía contra ella con violencia.
 
Sin embargo, nuevamente este ataque resultó inútil. El espacio alrededor de Xena se distorsionó en cuanto María se acercó con su ataque, por lo que sólo consiguió descargar toda esa violenta energía a un lado de su adversaria, y en el vacío. En seguida, Xena aprovechó ese instante de desconcierto de María, y tras de errar su golpe, para contraatacarla de forma mucho más avezada. Sin ningún tipo de clemencia, Xena empezó a lanzarle una serie repetitiva e interminable de golpes, tanto en su rostro como en su vientre, siempre en zonas sumamente sensibles al dolor, y con una precisión increíble sobre los puntos exactos donde el daño de estos golpes se maximizaba. María no sólo estaba siendo duramente castigada, sino que le resultaba imposible hacer algo para evitarlo: cada vez que ella intentaba bloquear uno de los golpes Xena, nuevamente el espacio se distorsionaba a su alrededor, y sus ataques nunca fallaban en donde la morena planeaba golpear.
 
—Es inútil, Maestra Königin —le dijo seriamente Xena, sin dejar de atacarla—. Como ya le dije, no sólo la probabilidad de que sus ataques me alcancen es del 0%, sino que además, la probabilidad de que mis ataques la golpeen es siempre del 100%. Por ello mientras mantenga mi habilidad neuromaniaca activada, sin importar lo que usted haga será inútil: ¡tanto mi defensa como mi ataque son perfectos!
 
Finalmente en medio de estas palabras de Xena, María encontró una oportunidad para escabullirse y alejarse de ella de un rápido salto. Este salto lo dirigió hacia un poste de luz cercano, con la intención de brincar sobre este para impulsarse hacia adelante, e intentar arremeter nuevamente contra Xena desde el aire.
 
—¡Ah no! ¡No lo hará! —se expresó Xena en cuanto se percató de las intenciones de María.
 
De este modo en cuanto María estuvo a punto de brincar sobre el poste de luz, el espacio alrededor de este también se distorsionó para su sorpresa, de modo que no sólo falló en colocar sus pies sobre este, sino que tampoco pudo frenar su impulso inicial, y se estrelló aparatosamente contra un muro cercano.
 
—Maldición… —se quejó María desde el suelo, mientras se recuperaba de la caída, e intentaba ponerse de nuevo de pie— ¿Pero en qué rayos consiste la habilidad de esta tipa exactamente?
 
De pronto sin querer, María empezó a meditar en las palabras de Xena: “no sólo la probabilidad de que sus ataques me alcancen es del 0%, sino que además, la probabilidad de que mis ataques la golpeen es siempre del 100%”.
 
—¡No puede ser! —exclamó María intuyendo algo en su mente— ¿Acaso será?…
 
”Eiserne Hand —dirigiéndose ahora a su BCA en voz baja—, creo que ya sé cómo descubrir el truco que usa la morena esta. Sin embargo, para ello me temo que tendré que ponerte en peligro…
 
—No se preocupe por ello, Maestra —le respondió Eiserne Hand desde su brazo izquierdo—. El propósito de mi existencia es el de servirle y protegerle.
 
—Gracias Eiserne Hand. Ok, este es el plan… —mientras digitaba sus instrucciones con el teclado oculto que tenía sobre el brazo izquierdo.
 
—Parece que por fin se dio por vencida, Maestra Königin —le dijo Xena, al ver que María tardaba en reincorporarse.
 
—¿Yo, dándome por vencida? —le contestó de inmediato María, poniéndose nuevamente de pie— Ja, ni en tus sueños… Pareces muy confiada del poder de tu habilidad, chica de ébano, pero te puedo asegurar que antes de lo que te imaginas, estaré golpeando ese lindo rostro tuyo…
 
—¿Que logrará golpearme, dice? Ja… Me temo que eso jamás ocurrirá, Maestra Königin. Gracias al entrenamiento que recibí de mi Maestro, no sólo mis ataques son ineludibles, sino que mi defensa es impenetrable. Incluso los Grandes Maestros del Psy dicen que con el poder de mi habilidad, podría llegar a superar a la mismísima Unbeweglichen Turm, la legendaria Maestra que una vez tuvo el título de “el hacker con el mayor poder defensivo de toda la galaxia”.
 
—Pe… ¿Pero qué es lo que has dicho? —de pronto muy sorprendida— ¿Que pretendes superar a Unbeweglichen Turm como “el hacker con mayor poder defensivo de toda la galaxia”?… No… ¡ESO JAMÁS PASARÁ! ¡YO NO LO PERMITIRÉ! ¡Yo no puedo permitirlo! —de pronto sumamente enojada.
 
—Siento su psy mucho más alterado, incluso más que cuando la estaba golpeando, ¿acaso dije algo para perturbarla de tal manera, Maestra Königin?
 
—¡Por supuesto plebeya insolente!… Yo jamás permitiré que alguien como tú supere la leyenda de Unbeweglichen Turm… ¡Pues ese era el nickname de mi madre! ¡Grandísima estúpida!…
 
—Entiendo… Supongo que como la hija de Unbeweglichen Turm es normal que quiera reclamar el derecho a heredar su leyenda; sin embargo con su nivel actual mucho me temo que eso le será imposible, Maestra Königin. Yo me encuentro mucho más cerca de alcanzar el nivel de poder que poseía su madre en sus tiempos de gloria, que de lo que se encuentra usted. Aunque pensándolo bien, supongo que si derroto aquí y ahora a la hija de Unbeweglichen Turm, eso me daría el derecho también de declararme como su legítima sucesora, ¿no lo cree así, Maestra Königin?
 
—¡Mis calcetines sucios, morocha! ¡Tú jamás lograrás estar a la altura de mi madre! Eso sería un insulto a su memoria. Ahora veo que en esta batalla no sólo está en juego mi reputación como “Reina de los Hackers de esta Galaxia”, sino también el nombre y el honor de mi difunta madre. Por eso, sin importar cómo, no puedo perder esta batalla… ¡NO PIENSO PERDER ESTA BATALLA!
 
—Vamos a ver eso… Maestra Königin…
 
—Eiserne Hand —dirigiéndose a su BCA en su brazo izquierdo—, ¿lista?
 
—¡Por supuesto! —le respondió esta— Yo tampoco puedo permitir que el nombre de la Maestra Nya sea puesto en juego de esa manera.
 
—¡Entonces allá vamos!
 
Tras de eso, María plantó sus pies firmemente en el suelo, respiró y exhaló muy profundamente, y puso sus brazos en posición de ataque mientras continuaba con sus respiraciones. Xena con sus ojos de neuromaniaca era capaz de ver perfectamente como todo el psy de María empezaba a moverse en armoniosas ondas por todo su cuerpo. Este era el efecto de la habilidad NFB de María: “Onda de Salto Espiral”, la cual potencia su fuerza física y su agilidad haciendo uso de su energía neuronal.
 
—Faust… der… —empezando María a concentrar una gran cantidad de energía en su brazo izquierdo, el cual empezó a brillar con una densa luz amarillenta
 
—Ya conozco esa técnica —le dijo Xena—, y no funcionará. Igual que la última vez que la utilizó, esta sólo volverá a fallar.
 
—¡No estés tan segura de eso, morocha! —poniendo su puño hacia atrás, y alistándolo para atacar— ¡Esta vez te tengo una sorpresa!… —trazando extrañamente una línea sobre el piso con su pie— ¡ZERSTÖRUNG! —corriendo a toda velocidad hacia Xena para asestarle el golpe.
 
Aunque no lo pareciera, María se encontraba contando dentro de su mente: “1, 2, 3, …”, con cada paso que daba. Ella había calculado la distancia exacta que había entre ella y su oponente, por lo que faltando apenas un par de metros…
 
—¡Ahora Eiserne Hand! —María se detuvo en seco de pronto, mientras que Eiserne Hand dejó su forma de equipamiento como brazo de armadura para adquirir su forma corpórea, y lanzarse en el acto hacia Xena para continuar el ataque.
 
Esto dejó perpleja a la misma Xena, quien no se esperaba esta acción. Sin que además la chica de ébano se diera cuenta, María trazó otra línea sobre el piso con su pie, y en el lugar sobre el cual se había detenido. No obstante, en cuanto Eiserne Hand estaba a punto de alcanzar a Xena, nuevamente el espacio a su alrededor pareció volverse a distorsionar, y la descarga de poder del Faust der Zerstörung sólo golpeó el aire a un lado de la morena.
 
—Inútil… completamente inútil… —se expresó Xena mientras que se alistaba para lanzarle una fuerte patada a Eiserne Hand.
 
—Uno, dos, tres… ¡Ahora! —apareció entonces María desde el otro lado, lista para atacar también a Xena, mientras que ella se encontraba distraída con la BCA.
 
—¿Con que un ataque doble, eh? —meditó Xena en esa fracción de segundo— Pero que plan tan infantil… y predecible…
 
Sin reparar en más Xena continuó con su ataque hacia Eiserne Hand, lanzándole una violenta patada en la cabeza que la dejó fuertemente estampada contra el piso, a sus pies, y tras lo cual continuó castigándola con inmisericordes pisotones sobre su espalda. María apresuró su ataque, pero nuevamente cuando estaba a punto de alcanzar a su oponente el espacio alrededor de ella se distorsionó, haciendo que todos sus golpes fallaran, y sin que Xena siquiera se preocupara por ello o se detuviera de castigar a Eiserne Hand. Entonces de un fuerte gancho a la quijada, Xena lanzó a María por los aires sin que ella pudiera hacer nada por esquivarlo. También le propinó otra fuerte patada a Eiserne Hand para lanzarla hacia un muro del estacionamiento, muy mal trecha.
 
—¡Eiserne Hand! —exclamó María con preocupación en cuanto se puso de pie y luego de una aparatosa caída.
 
—Lo… lo siento Maestra… —le contestó Eiserne Hand con el poco aliento que le quedaba— pero ya no me quedan fuerzas para continuar luchando a su lado. Sin embargo, pude cumplir con el objetivo que usted me pidió… —desvaneciéndose de la Free Zone.
 
En eso el tono de mensaje del linker de María empezó a sonar, a lo que ella de inmediato lo atendió. Era un mensaje de Eiserne Hand conteniendo mucha información analizada por esta misma, y la cual María leyó rápidamente.
 
—Gracias Eiserne Hand —dijo María muy relajada—, hiciste un excelente trabajo. Ahora descansa que yo me haré cargo del resto…
 
”¡Por fin ya sé exactamente en qué consiste tu truco, chica de ébano! —dirigiéndose enérgicamente a Xena— Aparentemente el espacio se distorsiona a tu alrededor cada vez que recibes un ataque haciéndolo fallar, o cuando tú lanzas un ataque haciendo que este siempre dé en el blanco; sin embargo eso es sólo parte del truco. Con la ayuda de Eiserne Hand medí las distancias entre tú, ella y yo, incluso las estuve controlando contando el número exacto de pasos que daba cada vez que me aproximaba a ti, y ninguna de estas distancias se alteró en ningún momento por lo que el espacio en realidad no sufrió de ninguna distorsión.
 
”Entonces, si no es el espacio lo que se movía, ¿qué es lo que podría estar pasando? Fue entonces cuando medité en tus palabras: ‘la probabilidad de que mis ataques te alcancen es del 0%, mientras que la probabilidad de que tus ataques den en el blanco es del 100%’... Por eso es que ahora no tengo ninguna duda… ¡Tú habilidad neuromaniaca es del tipo Cataral! ¡Lo que realmente haces es manipular la precisión!
 
—Impresionante, Maestra Königin —Xena casi sin inmutarse—, esta es la primera vez que alguien logra averiguar por cuenta propia la verdadera naturaleza de mi técnica. Efectivamente mi habilidad neuromaniaca es del tipo Cataral. No sólo no cabe ninguna duda de que usted es digna hija de la leyendaria Maestra Unbeweglichen Turm, sino que incluso la forma como recopiló su información para luego analizarla en el mismo campo de batalla me recordó a una de las enseñanzas más básicas de mi Maestro sobre el combate entre hackers: “no importa quién sea el más fuerte, o quién tenga las armas más poderosas, sino quién puede utilizar mejor los recursos que tiene a la mano para derrotar a su adversario”…
 
—Pero si esas palabras son… —muy sorprendida María, al notar que esas palabras eran muy similares a las que ella había aprendido de sus padres.
 
Por su lado a Dark tampoco le iba bien contra Baruc. Él había invocado ahora a Thunder-Tiger, y este se encontraba en su forma de equipamiento como Pugio en su mano izquierda, sin embargo sólo lo utilizaba para defenderse con ráfagas de viento, debido a una incesante lluvia de granizo de fuego que producía las palabras de Baruc, y quien se encontraba recitando una y otra vez desde Biblios lo siguiente: «Así que vino granizo, y fuego trémulo en medio del granizo. Fue muy fuerte, de modo que no había ocurrido uno semejante en toda la tierra…(1)».
 
—Como sea, Maestra Königin —añadió Xena de repente—, aunque según esas enseñanzas de mi Maestro, usted tendría una oportunidad de vencerme en este momento, mucho me temo que bajo este contexto eso es imposible. Aunque haya podido averiguar en qué consiste mi habilidad neuromaniaca, eso no hace ninguna diferencia: no hay nada que usted pueda hacer para evitar que yo continúe manipulando las probabilidades de acierto entre sus ataques y los míos… ¡Absolutamente su efectividad seguirá siendo del 0%, mientras que las mías seguirá siendo del 100%!
 
”Sin embargo, en reconocimiento a sus esfuerzos, a partir de este momento voy a dejar de jugar y a luchar en serio, y mostrándole todo de lo que soy capaz de hacer con mi habilidad… ¡Aparece Limb! —en seguida una BCA en forma de jabalina apareció en su mano derecha. Xena la sostuvo, colocándose en posición de lanzamiento— Por cierto, Maestra Königin, yo realmente me especializo en ataques de larga distancia, así que esta vez no le daré siquiera la oportunidad de acercarse.
 
—Ni modo… —se dijo María— Aunque hace muchos años que no te utilizo, no tengo más opción que invocarte: ¡Wunder-Hand(2)! —apareciendo entonces una especie de brazo de armadura de un brillante tomo plateado recubriendo su extremidad izquierda, y tras lo cual María volvió a ponerse en posición de guardia, lista para cualquier ataque de Xena.
 
Al ver esto Xena no se amedrentó, cuando estaba a punto de lanzar la jabalina que traía en sus manos, de pronto una serie de jabalinas múltiples aparecieron detrás de ella apuntando hacia María.
 
—¡Ebenholts Regn! —gritó Xena al instante mismo de que todas estas jabalinas partieran para atacar a María, y quien se vio impotente frente a este ataque.
 
Las trayectorias de todas estas jabalinas en lugar de buscar incrustarse en la carne de María, impactaron sobre el suelo alrededor de ella, pero aun así estas cruzaron sus longitudes de tal manera que inmovilizaron sus extremidades, aprisionándola por completo, y sin que María fuera capaz de hacer nada por impedirlo.
 
—Será mejor que no piense que utilizando su súper fuerza podrá librarse de esta, Maestra Königin —le dijo Xena mientras la observaba forcejear en un vano intento por liberarse—, no sólo las jabalinas de Limb son sumamente resistentes, sino que la configuración como se han colocado alrededor suyo ha sido especialmente puesta para inmovilizar sus Psy.
 
Entonces Xena se acercó lentamente a María para sujetarla del mentón, y en un gesto de descarada superioridad, queriendo hacerle saber que era ella la que tenía el control absoluto de la situación.
 
—Tiene suerte, Maestra Königin —le dijo Xena—, que se me ordenó implícitamente no tomar su vida ni la de ninguno de sus compañeros, o de lo contrario me hubiera sido muy fácil acabar con su vida en este momento, si tan sólo me hubiera propuesto perforar todos sus órganos vitales.
 
—Sí —le contestó María muy seria—, es una verdadera fortuna… Sin embargo, me temo que cantas victoria mucho antes de tiempo, chica de ébano… Tal vez no pueda usar psy, pero yo aún tengo muchos otros trucos guardados…
 
De pronto, y ante la sorpresa de Xena, Wunder-Hand abandonó el brazo izquierdo de María dejándolo desnudo, de modo que ahora su muñeca izquierda, esta sumamente delgada y flexible, y con más maña que fuerza, pudo ahora liberarse en el acto de entre las jabalinas, y mientras que Xena aún la mantenía sujeta del mentón. Finalmente María no sólo consiguió liberar su brazo izquierdo, sino que además de manera completamente inesperada y sorpresiva, fue capaz de asestar de inmediato un golpe de manera certera sobre el pómulo derecho del rostro de Xena, y de tal modo que no le dio tiempo siquiera de soltar su mentón. La fuerza del impacto no sólo obligó a Xena a retroceder, sumamente desconcertada, sino que además con desagradable sorpresa se percató de que aquel golpe le había dejado una severa marca en el rostro, lo que la dejó por completo anonadada.
 
—Jeje… —rió María con jactancia, mientras que además poco a poco conseguía liberar el resto de su cuerpo de entre aquellas jabalinas— Por lo visto esta es la primera vez que te dan una buena surra en el rostro, ¿no es así, chica de ébano?
 
—Pe… Pero, ¡¿Cómo?! —Xena sin ser capaz de salir de su asombro.
 
—Muy sencillo morochita: aunque es cierto que las habilidades del tipo cataral son muy impresionantes, ninguna de estas es perfecta, y mucho menos invencible. Por ejemplo utilizando sólo un poco la lógica es posible deducir que no puedes manipular la precisión de un objetivo que ya ha alcanzado su blanco, o en otras palabras, si alguien te toca o viceversa antes de que actives tu técnica, su efecto se anula por sí sólo.
 
”Lo cierto es que una vez que entiendes el funcionamiento de la técnica, esta no es la gran cosa; pero lo peor de todo es que dependes demasiado de su poder, lo que te hace aún más débil y vulnerable en otros aspectos. En otras palabras: la principal debilidad de tu técnica, ¡es la misma técnica en sí!
 
—¡Imposible! ¡Pero si…! —Xena se puso pálida, y al recordar que, efectivamente como María le decía, su Maestro le había hecho hincapié en exactamente eso mismo, por lo que además se quedó angustiada y desconcertada.
 
Aunque María era más joven que Xena, ella poseía una mayor experiencia en batalla, lo que le permitía equilibrar las cosas incluso en contra de un oponente aparentemente superior en poder. Sin embargo, pese a que ahora María sabía cómo vencer a Xena, lo cierto es que también era consciente de que carecía de los medios para hacerlo: “¡Rayos! —pensaba ella— Si tan sólo pudiera detener sus ataques por unos instantes tendría una oportunidad para acabar con esta chica de ébano… ¡Maldición!, en cuanto ella se recupere de la impresión de haber descubierto el funcionamiento de su técnica, reanudará sus ataques sobre mí y me será imposible eludirlos… No importa… ¡Igual yo no pienso rendirme sin pelear!”
 
—¡Wunder-Hand! —volvió a llamar María a esta BCA, y apareciendo esta de inmediato sobre su brazo izquierdo— ¡Vamos a terminar rápido con esto! —mirando firmemente a su oponente directo a los ojos y con tanta seguridad en su rostro, que fue capaz incluso de intimidar a Xena por ese instante.

Notas:

1. Expresión sacada del libro bíblico de Éxodo capítulo 9, versículo 25.
2. Se puede traducir como: “brazo milagroso”, en alemán.

Parte 3
Spoiler:

Mientras que Dark continuaba resistiendo también los ataques de Baruc, y María se preparaba para continuar su combate contra Xena, sus compañeros por fin llegaron:

—¡María-sama! —llegó diciendo Miyuki mientras se colocaba al lado de su ama, en posición de guardia, con varias agujas metálicas entre sus dedos, sin sus gafas y con el brillo dorado de sus ojos encendido.

Inett y Tobi hicieron lo mismo con Dark, y ante lo cual Baruc desistió de sus ataques.

—¿Pero qué rayos hacen aquí, par de idiotas? —los reprendió Dark— ¿No ven que este tipo es peligroso?

Debido a que el Babel System todavía se encontraba deshabilitado dentro de la Free Zone, Inett no entendió lo que Dark decía, y antes bien ella pensó, que él había dicho algo chistoso, y por lo que sonrió con candidez.

—¿Y el Enmascarado Fantasma? —preguntó Tobi (quien tenía la misma lengua materna que Dark)— ¿No se supone que él iba a estar con ustedes?

—El muy bastardo huyó en cuanto vio lo poderosos que eran estos tipos —respondió Dark.

—Como sea amigo —añadió Tobi muy preocupado—, será mejor que nos vayamos de aquí cuanto antes, antes de que él llegue…

—¿“Él”? ¿Quién?…

—Sucede de que nos enteramos por Gina de que “él” regresó a Marte: tu her…

Y en eso, de la nada unas extrañas llamas de color escarlata aparecieron formando un muro que dividió a ambos bandos. Debido a lo repentino de esto, nadie se percató de la pequeña notificación que apareció en los linkers de todos los presentes en ese momento, y la cual decía: “Babel System Reiniciado”. Sin embargo lo más sorprendente fue la reacción de Dark al ver a aquel extraño fuego: su rostro se puso por completo pálido y mostrando una expresión de terror completamente atípica en él.

—¿Qué rayos es esto, fuego? —dijo María mientras acercaba sus manos a aquellas llamas— ¿Pero si no calienta?
l
—¡Esperá Königin! —le gritó Dark a María, y aterrado al verla intentando tocar aquel fuego escarlata— ¡Ese no es un fuego ordinadio!

—¿Eh? —le dijo María— ¿Acaso ya puedes hablar, Abadón?

—¡Cuidado María-sama! —muy alterada también Miyuki, y mientras la sujetaba para alejarla de allí— Abadón-sama tiene mucha razón: ¡Ese fuego no es ordinario! ¡Es…!

—¡Vaya! —se expresó Baruc con mucha soltura tras aparecer aquel fuego— Por fin se dignó a acompañarnos: “Capitán L”.

—Perdona amigo —dijo entonces un hombre joven, y mientras se acercaba lentamente vistiendo una gabardina larga de color gris—, pero como sabes, Marte es mi planeta natal por lo que me fue inevitable cruzarme con algunos viejos conocidos mientras venía para acá.

En cuanto aquel hombre entró en la escena, no sólo los compañeros de Dark se quedaron anonadados al verlo, sino que sobre todo el mismísimo Dark terminó poniendo, una muy inusual en él, expresión de espanto en su rostro, tal y come si estuviera viendo a un fantasma. La intensidad de la energía neuronal que manaba de aquel hombre era tan increíblemente densa que inundaba por completo toda el área; sin embargo lo que realmente tenía atónitos a todos los jóvenes en aquel estacionamiento no era eso, sino que, salvo por su larga cabellera, el rostro de aquel hombre era idéntico al de Dark, incluso sus ojos brillaban con el mismo tono escarlata que él.

—¡Hola a todos! —saludó sonriendo muy despreocupadamente aquel hombre— Mi nickname es “Dare Improvisator”, pero mis compañeros acostumbran llamarme “Capitán L”. ¡Oh sí!, por cierto: tengan cuidado de no tocar aquel fuego escarlata, o créanme que les sucederá algo mucho peor que sólo quemarse.

”Por eso por favor cálmense y detengan todas las hostilidades, sobretodo tú Xena —dirigiéndose a ella por un instante—. Si la Maestra Königin de verdad es la hija de Unbeweglichen Turm, ella debe también ser capaz de utilizar alguna de las técnicas legendarias de su madre, como el Regulus Strahl o el Aegís Fortem, y si es así ni siquiera con tu habilidad cataral tendrías una oportunidad de derrotarla.

—¿Eh? —sorprendida María ante las declaraciones de aquel hombre— ¿Pero tú cómo sabes de eso?

—Pe… pero… entonces, ¿tú eres? —Inett sin salir de su asombro viendo al rostro de aquel hombre.

—Bueno, supongo que a estas alturas no tiene caso ocultárselo —le dijo él—: mi verdadero nombre es Light Willka, y sí, yo soy el hermano mayor de su amigo Dark… —sonriendo con descaro.

—Je, je… —rió Dark con algo de demencia— Así que no sólo seguías con vida, sino que por fin te has atrevido a mostrar tu repugnante rostro delante de mi…

—Lo siento hermanito —le respondió Light—, pero es que surgieron muchas muchas cosas, así que no pude darme una vuelta por aquí antes…

—¡GRANDÍSIMO IMBÉCIL! ¡Nos abandonaste a mamá y a mí cuando más te necesitábamos!

—Aa… Normalmente diría algo cómo: “abandonar suena muy feo”, y luego inventaría algún tipo de escusa estúpida, pero esta vez te doy toda la razón hermano: yo los abandoné a ti y a mamá, y aunque podría contarte muchas cosas para explicarte el porqué de ello, lo cierto es que no cambia los hechos. Por eso no te culpo si me odias ahora.

—Entonces, ese tipo de allí, ¿es el hermano mayor del degenerado de Abadón? —le comentó María a Miyuki.

—Así parece María-sama —contestó ella.

—Bueno —añadió María dirigiéndose a Light muy seria—, felicidades por su reencuentro. Sin embargo aquí estamos en medio de una batalla por culpa de tus amiguitos de la AX, así que “Fool-Improvisator”, “Capitán Degenerado”, o como diantres te hagas llamar, será mejor que nos digas que monos pintas tú aquí contra nosotros… y más te vale que tus explicaciones sean convincentes —tronando los nudillos de sus dedos de manera amenazante.

—Lo siento Maestra Königin —le respondió Light—, pero tal y como mis compañeros ya deben haberles explicado, ustedes se han estado metiendo en nuestros objetivos, y los que tienen que ver con la linda señorita venusina de allí —fijando su mirada en Inett.

—¿Yo? —consternada Inett— ¿Pero qué tengo que ver yo con esto?

—Verá señorita Di Corallo —le respondió Light—, por razones que no le puedo explicar en este momento, Millenium desea poner sus manos sobre usted, y eso es algo que la AX no tiene pensado permitirlo. Aunque mi hermano y sus amigos han hecho un buen trabajo luchando contra los Jägers hasta ahora, lo cierto es que no tienen ni los recursos ni el poder para continuar protegiéndola, y es por eso que nosotros vamos a hacernos cargo de su seguridad de aquí en adelante.

”En realidad esto no viene sólo de ahora. La AX ha estado enviando a sus hackers desde que Millenium empezó su movimiento, y usted fue señalada como su principal objetivo de búsqueda y captura; sin embargo, lamentablemente todos ellos fueron derrotados por sus Magnos: el N°6, el reptiliano, “La Bestia Imperfecta”; y el N°5, el enano, “Bronce-Rider”; ellos tuvieron batallas en contra de nuestros agentes antes de ir por usted y sus amigos. También estaba el N°9, el bandolero, “Chain-Blade”, pero nuestra pequeña reina y su sirvienta se encargaron de él antes de nosotros… Aunque tengo que admitir que fue sorprendente ver la manera cómo un grupo tan joven fue capaz de derrotar a esos Jägers, cuando otros profesionales no pudieron ni hacerles frente, también debo hacer notar que sin nuestra intervención para debilitar sus fuerzas y sus recursos, dudo mucho que hubieran tenido el mismo éxito. ¿O por qué creen que han podido actuar con tanta libertad hasta ahora, sin que Millenium o la Federación los molesten?

”Lo que quiero decir con esto también, hermanito —dirigiéndose ahora a Dark—, es que hemos estado vigilándolos de cerca todo este tiempo, incluso a ti, desde que empezaste tus actividades como “Abadón, El Ángel del Apocalipsis”. Para serte sincero, la manera cómo has conseguido burlar a otros hackers profesionales, e incluso a los mejores elementos de la Federación y de Millenium, ha sido sumamente brillante para alguien de tu edad, después de todo reconozco que tú también eres un Willka. Sin embargo hermanito todavía eres un novato, y ha sido por eso que he estado dándote una mano todo este tiempo sin que te dieras cuenta. Deberías de agradecérmelo, ¿no crees?: si yo no hubiera estado allí para cubrirte las espaldas, las autoridades ya se hubieran encargado de ti en el momento en el que empezaste a ser una molestia para ellos.

—¿Qué tú me has “estado ayudando”, dices? —con sarcasmo Dark— Ja, no me hagas reír. Yo sé muy bien de lo que soy capaz, y sé muy bien que no necesité tu ayuda, ni antes, ni ahora, ni nunca…

—Ah… Veo que eres tan arrogante y problemático como el abuelo Cerberus nos dijo…

—¡Un momento! —interrumpió María— ¿Qué tiene que ver mi abuelo en esto?

—¿No lo sabía, Maestra Königin? —le respondió Light despreocupadamente— El Abuelo Cerberus y nuestro Maestro colaboran desde hace muchos años, y es por eso que fue él mismo quien le solicitó ayuda a la AX para vigilar primero a mi pequeño hermano; pero luego cuando la señorita Inett apareció en escena y las cosas empezaron a complicarse, y peor aun cuando la Maestra Königin se unió a la fiesta era obvio que ya no podíamos continuar manteniendo una actitud pasiva, y por eso henos aquí interviniendo directamente. De lo contrario, hubiera mantenido mi rostro oculto bajo las sombras como hasta el momento, hermanito —volviéndose hacia Dark con una simpática sonrisa.

—¿Así que ese maldito viejo también estaba metido en esto? —replicó Dark— No importa, ya arreglaré las cosas después con el Dr. Cerberus… Sin embargo, “querido hermano”, creo que en este momento lo mejor será arreglar las cosas pendientes contigo… ¡DE UNA VEZ POR TODAS! —encendiendo el brillo escarlata de sus ojos con toda su intensidad y empuñando con fuerza el pugio de Thunder-Tiger.

—¡Bien dicho, Abadón! —lo secundó María tomando posición de guardia— Vamos a enseñarle a estos cretinos de la AX que no somos ningunos novatos… ¡Vamos a darles tan duro que sus traseros desearán jamás haberse metido con nosotros!

En seguida, Dark lanzó una cuchilla de viento hacia el muro de fuego escarlata delante suyo, logrando con esto partirla a la mitad, y abrir un acceso hacia donde se hallaba Light.

—¿Qué te parece, hermano? —le dijo Dark con jactancia mientras se abalanzaba hacia Light— Creé la habilidad especial de esta BCA específicamente para que sea capaz de hacerle frente al Willka-nina… —mientras que se preparaba además para lanzarle un segundo ataque directamente.

Pese a que Dark lanzó de inmediato la segunda cuchilla de viento hacia Light, este permaneció inmutable desde su ubicación, sonriendo pícaramente como si no sintiera ningún tipo de amenaza sobre sí. Cuando esta cuchilla de viento estuvo a punto de alcanzar a Light, de forma completamente inesperada fue impactada por algo en el aire.

—Lo siento, niño Abadón —le dijo entonces Baruc saliendo al frente—, pero aunque entiendo que te sientas emocionado por el reencuentro con tu hermano, me temo que no puedo permitirte jugar ahora con él, pues tu oponente en esta ocasión soy yo.

—Me temo que tiene razón, hermanito —añadió Light—. No quiero estar en deuda con él por robarle a sus oponentes. Así que si me quieres primero tendrás que derrotarlo; aunque yo no apostaría a que eso pase, pues me temo que Yiddish es casi tan fuerte como yo…

—Ni modo entonces… —dijo Dark con parsimonia— Si tengo que encargarme primero de ti entonces… —sin embargo en ese momento una especie de cadena apareció de la nada alrededor suyo, envolviéndolo e inmovilizándolo por completo.

—Lo siento, niño Abadón —le dijo Baruc—, pero me aproveché de ese breve instante en el que bajaste la guardia conmigo para ir por tu hermano para tomar algo de ventaja sobre ti. Será mejor que no intentes liberarte por la fuerza de esa cadena, o me temo que te lastimarás un poco, jeje…

—¿Una cadena que succiona psy? —dijo Dark— Bien pensado, sin embargo… —y en eso desapareció de la nada frente a ellos, sin dejar rastro alguno de su presencia, y dejando aquella cadena el aire— … no puedes sorprenderme con el mismo truco dos veces… —apareciendo también de la misma manera justo a un lado de Baruc, listo para atacarlo.

—¡Oh claro! ¡Una ilusión! —dijo Baruc muy despreocupado pese a tener a Dark encima suyo.

Sin embargo Dark sin ninguna duda apuñaló a Baruc con el pugio que traía entre sus manos, justo a la altura de sus costillas del lado derecho. No obstante, en cuanto le introdujo el filo, el cuerpo de Baruc se deformó como si estuviese hecho de algún tipo de masa gelatinosa, y de inmediato sujetó a Dark envolviendo primero su brazo para después continuar con el resto de su cuerpo, hasta conseguir inmovilizarlo por completo.

Por su parte María quiso cruzar el muro de fuego escarlata que separaba a ella y a Xena, y para intentar reanudar su batalla, pero antes de que pudiera abalanzarse sobre su oponente fue detenida por Miyuki.

—¿Pero qué rayos haces Miyuki? —le dijo María muy enfadada— ¡Suéltame de inmediato!

Sin decir ninguna palabra Miyuki lanzó una de sus agujas hacia el muro de fuego escarlata delante de ellas. Entonces María, completamente atónita, vio como la aguja empezó a arder de forma espontánea y sin desprender calor tras entrar en contacto con aquellas llamas. La aguja finalmente se transformó en ceniza la cual continuó ardiendo de la misma manera hasta desintegrarse por completo.

—Ese no era fuego ordinario, María-sama —le dijo Miyuki—. Cualquier objeto al más mínimo contacto con este arderá hasta descomponerse molecularmente, ¡no!, yo diría que incluso hasta nivel cuántico.

—¡Pero cómo demonios!… —se expresó María asombrada.

—Será mejor que dejemos nuestra pelea hasta aquí, Maestra Königin —le dijo también Xena—. Ni siquiera mis jabalinas puedes atravesar las llamas del Capitán L, pues estás son tan poderosas que incluso una habilidad del tipo cataral como la mía es inútil en contra de estas.

Por otro lado Dark se encontraba forcejeando con aquella masa que lo aprisionaba.

—¿Pero qué rayos? —exclamó Dark mientras intentaba liberarse, y hasta que para su sorpresa del interior de dicha masa que lo aprisionaba, emergió una pequeña llama escarlata como la de los alrededores, y la cual quedó al descubierto en cuanto esta se estiró para sujetarlo mejor.

—Así que no sólo utilizaste mi psy para ocultar el tuyo, Yiddish —comentó entonces Light—, sino que incluso utilizaste una porción de mi Willka-nina para hacerle creer a mi hermano que ese monigote eras tú. Imagino que estabas guardando en secreto esa capacidad de manipular mis llamas para cuando volvieras a enfrentarme, ¿no es así amigo?

—Supongo que no tenía de otra —le contestó entonces Baruc, quien apareció entonces a un lado de Light, dentro de su burbuja, y la cual se había vuelto refractante hace unos minutos para volverse invisible momentáneamente—. Aunque sea sólo un niño, sigue siendo tu hermano menor, por lo que no creo que sea buena idea subestimarlo. Así que sí: tuve que sacar una de utilizar uno de los trucos que me estaba guardando para derrotarte, amigo —además dejó ver que tenía a Feather-Pen en sus manos en ese momento.

Dark estaba en serios problemas, incapaz casi de moverse, pero cuando por fin parecía que estaba pensando en algo para librarse de la situación, de la nada Inett salió al frente y se puso entre Dark y Baruc ante la sorpresa de todos. Ella había aprovechado la brecha que Dark hubo abierto en el muro de fuego escarlata para acercarse, y sin que Tobi (quien había estado a su lado hasta ese entonces) se percatara de sus acciones.

—¡Tonta! ¡Pero qué haces! —la reprendió Dark.

—¡Basta! —le dijo Inett con firmeza a los AX, ignorando las reprimendas de Dark— Por favor por favor, déjennos en paz…

—No se preocupe señorita Inett —le contestó Light acercándosele lentamente—, aunque tengamos nuestras diferencias yo jamás le haría algo malo a mi hermano, tampoco tenemos intensiones de lastimar a sus amigos, de hecho, si estamos aquí es para evitar que se sigan poniendo en riesgo.

Inett entonces empezó a dudar ante las palabras de Light, mientras que Dark y resto se quedaron quietos y en silencio simplemente espectando.

—Verá —añadió Light—, mientras esté en la mira de Millenium, sus Jägers no se detendrán ante nada para conseguir sus objetivos, lo que la pondrá a usted no sólo en peligro sino también a sus amigos. Hasta ahora Millenium sólo ha estado jugando con ustedes sin demostrar su verdadero poder, pero eso puede cambiar a partir de este momento y por lo que le será imposible a mi hermano y a sus amigos afrontarlos solos. Los únicos en esta galaxia que tenemos la capacidad para hacerle frente a Millenium y su poder somos nosotros: la AX, y por lo que si realmente no desea que sus amigos salgan lastimados debería considerar en ponerse bajo nuestra custodia.

—Pero… —vacilante Inett.

—Yo sé muy bien que se da cuenta de que nosotros no tenemos malas intenciones —continuó Light—, de hecho nuestra mayor consigna es luchar contra el mal y proteger a los inocentes… En otras palabras —mirándola fijamente a los ojos—: NOSOTROS SOMOS LOS CHICOS BUENOS DE ESTA HISTORIA…

”Así que, ¿qué dice, señorita Inett? —extendiéndole la mano de forma seductora— ¿Aceptaría venir con nosotros?

—Yo bueno… yo… —algo confundida Inett, y evadiéndole la mirada.

Todos a su alrededor continuaban observando la escena pasivamente, pero hasta que de pronto…

—¡Chicas! —gritó de pronto Inett— ¡Aparezcan! —y en seguida las tres hermanas Ribbon aparecieron rodeando a Inett, y en posición de guardia listas para el combate.

—¡Así se hace señorita Inett! —le dijo Blue-Ribbon.

—Sí —la secundó Yellow-Ribbon—, primero intentan que les crean sus palabras bonitas, pero luego sólo intentan aprovecharse de una…

Pink-Ribbon por su parte sólo se limitó a permanecer en guardia sobre su posición, pese a que le temblaban las piernas.

—Lo siento Light —le dijo entonces Inett con toda firmeza—, pero yo no pienso ir a ningún ningún sitio. Aquí es donde vivo ahora, esta es mi escuela, aquí están mi familia y mis amigos, y yo no pienso dejarlos. Te agradezco mucho mucho la oferta, pero sé que incluso si me voy la gente mala de Millenium de todas todas maneras vendrá a hacerles daño a mis amigos, y yo no pienso permitirlo… ¡YO TAMBIÉN PIENSO PELEAR PARA PROTEGERLOS!…

—¡Bien dicho “chica venusina”! —la elogió María— ¡No te dejes engañar por esos granujas!

Sin embargo por su parte Light, aunque mantenía un semblante sereno y despreocupado, lo cierto es que algo lo angustiaba: “Pese a que esa cosa en su cuello todavía funciona —pensó mientras que fijaba su atención en el camafeo de Inett—, ella todavía es capaz de generar el suficiente psy como para activar tres BCAs al mismo tiempo… Esto es malo… Si continúo provocando que libere más su psy algo sumamente desastroso podría ocurrir”.

—Ni modo entonces…—le dijo finalmente Light— Si esa es su respuesta final, eso quiere decir que no tenemos más alternativa que respetar su decisión y retirarnos de momento…

—¿Cómo, en serio se irán así porque sí? —cuestionó Tobi incrédulo.

—¡Por supuesto! —le respondió Light con una gran sonrisa— Si secuestráramos a una jovencita y la forzáramos a venir con nosotros estaríamos yendo en contra de nuestros propios principios, y eso no nos haría mejores que los enemigos en contra los que decimos luchar.

Tras eso Light gesticuló una señal para Baruc, y a lo cual él de inmediato con Feather-Pen en mano escribió algo muy breve en el aire. Aunque todos se pusieron en alerta en ese instante, tras la acción de Baruc simplemente la masa que aprisionaba a Dark lo dejó por fin libre y se disolvió dentro del suelo. En seguida también Light chasqueó los dedos de su mano izquierda y el muro de fuego escarlata que había puesto como división empezó a menguar hasta extinguirse por completo. Igualmente la Free Zone que envolvía a aquel estacionamiento se desvaneció haciendo que todo regrese a la normalidad.

—Tomen lo de esta noche como una simple demostración de nuestro poder —añadió Light tras de eso—. No obstante quiero que sepan que igual continuaremos vigilándolos para que no se sigan metiendo en más líos…

—Maldito… —le dijo entonces Dark a su hermano— ¿En serio crees que dejaré que te vayas tan fácilmente después de todo? —se le notaba además algo exhausto por su pelea contra Baruc.

—Supongo que no hermanito… sin embargo… —y de la nada Light arremetió velozmente en contra de Dark, asestándole un violento puñetazo en la boca del estómago, sin darle tiempo siquiera a reaccionar, y con tal fuerza que casi hace que se desmaye. Light incluso había encendido el brillo escarlata de sus ojos, como indicativo que de verdad lo había golpeado utilizando una parte bastante significativa de toda su fuerza.

—¡Pero qué demonios! —se expresó María indignada al ver aquello— ¿No acabas de decir que se retiraban pacíficamente?

—Lo siento, Maestra Königin —le respondió Light todavía con sus ojos encendidos, y de pie frente a su hermano menor yaciente en suelo incapaz de ponerse de pie—, pero conociendo a mi hermano, él no iba a dar por concluido nuestro encuentro de esta noche hasta terminar de esta manera… En fin —apagando el brillo sus ojos y mostrando una actitud más relajada—: Xena, Baruc, nos vamos —dándole la espalda a su hermano y poniéndose en marcha.

Tras de esto los otros miembros de la AX hicieron lo mismo que su capitán. Mientras que por su lado tanto Inett como Tobi corrieron de inmediato a ver como se encontraba Dark. María también parecía estar a punto de intentar reanudar las hostilidades, pero Miyuki se lo impedía sujetándola fuertemente.

—Por cierto chicos —añadió de la nada Light deteniéndose por un instante—, por favor dejen de intentar averiguar cosas sobre Nivea Monti Stella, o de verdad se ganarán serios problemas con toda la AX.

—¿Eh? ¿Con mi madre? —dijo de pronto Inett sorprendida— ¿Pero qué es lo que tiene que ver mi madre en todo esto?

—Lo lamento señorita Inett, pero no estoy autorizado para decir nada al respecto, ni siquiera a usted.

—Pero pero… Ella es mi madre, y yo la he estado esperando por muchos muchos años… Sólo quiero saber si es que ella está bien…

—Aa… —suspirando— Supongo que no violo las órdenes si le digo lo siguiente: la persona que usted conoció como Nivea Monti Stella no sólo nunca existió realmente, sino que además dicha persona… lleva muchos años muerta…

—Espera… ¿Co… cómo dices? —completamente pálida y choqueada Inett, mientras que a su alrededor sus compañeros estaban igualmente sorprendidos.

—Lo siento pero eso es todo lo que puedo decirle —reanudando su marcha—. Así que por favor tanto usted como sus amigos dejen de perder más su tiempo intentando buscar a alguien que ya no existe en este mundo, y que de hecho jamás existió… —y finalmente Light junto con sus compañeros desaparecieron en medio de las sombras de la noche.

—No… no puede ser… —poco a poco el corazón de Inett comenzó a llenarse de angustia, lo mismo que sus ojos de lágrimas, hasta que le fue imposible contener todas estas, y finalmente rompió en llanto, uno tan intenso y amargo que desgarró también los corazones de quienes la acompañaban.

En seguida María y Miyuki conmovidas se le acercaron para intentar consolarla abrazándola, pero sólo terminaron convertidas en pañuelos para sus lágrimas. Por su parte Dark, apenas y había conseguido ponerse de pie sosteniéndose de Tobi, pero igualmente a ambos no les quedó más remedio que ver con impotencia el inconsolable llanto de Inett.

—¡Malditos AXs! —dijo de pronto María sumamente enojada, y mientras todavía abrazaba a Inett junto a Miyuki— Juro que esto no se quedará así…

Ninguno de ellos se percató en ese momento, pero el Enmascarado Fantasma se encontraba sobre la azotea de un edificio cercano, observando de pie con atención y suma frialdad todo lo que había ocurrido esa noche.

_________________
Mis Novelas:
   
avatar
epiman157
Hansho
Hansho

Mensajes : 3502
Fecha de inscripción : 30/07/2015
Localización : WGS84 18L270757 / UTM8665391

Volver arriba Ir abajo

Re: Anonymus eXecutor Cap06

Mensaje por epiman157 el Miér Abr 20, 2016 8:55 pm

Sorry: debí editar la parte 3 de este capítulo porque acabo de darme cuenta que se me olvidó incluirle un cacho de un diálogo. Dicha edición no es relevante para lo que ocurre en este capítulo (de hecho casi ni se nota), pero sí para algo que se viene para más adelante.

Gracias y perdón nuevamente.

_________________
Mis Novelas:
   
avatar
epiman157
Hansho
Hansho

Mensajes : 3502
Fecha de inscripción : 30/07/2015
Localización : WGS84 18L270757 / UTM8665391

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.