Los invito a Retar a alguien en un duelo artístico. El ganador obtiene insignias especiales
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Revista Pothook #19
Hoy a las 12:55 pm por creep01

» Petición de Chatquedada
Hoy a las 12:53 pm por creep01

» Nuevo dibu - Galería Deakiu :3
Hoy a las 12:46 pm por creep01

» Hegel vs Schopenhauer: una batalla épica de, ¿filosofía?
Miér Ago 16, 2017 11:46 pm por Ale.

» [VOTACIONES] Actividad del mes de Agosto
Miér Ago 16, 2017 1:21 am por Editor en Jefe

» (Act-3A) Magna Gaia
Dom Ago 13, 2017 12:27 pm por DKNeruson

» ABC de Pothook
Dom Ago 13, 2017 12:28 am por creep01

» Recomienda la actividad del mes de Agosto
Sáb Ago 12, 2017 5:10 pm por Editor en Jefe

» Tag Mikochibi y tu OC, por Pothook
Sáb Ago 12, 2017 5:09 pm por Editor en Jefe

Los posteadores más activos del mes
creep01
 
Kuroneko
 
Editor en Jefe
 
DKNeruson
 
Shantokar
 
DeaKiu
 
mizuki
 
Ale.
 
Capri G
 

Twit-Pothook
Face-Pothook
Redes Pothookeras



Dragon Soul: Capítulo 5 -Made in Heaven​-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dragon Soul: Capítulo 5 -Made in Heaven​-

Mensaje por TheExorcist1995 el Jue Abr 21, 2016 5:50 pm

Capítulo 5: Made in Heaven

Capítulo 5:
-Antes de ir con nuestros protagonistas nuevamente, debo mover el foco un segundo hacia otro sitio, ya que mientras nuestros héroes irrumpían en la guarida de los traficantes había otro evento ocurriendo no muy lejos de allí-

Cruzando las colinas de la pequeña villa estaba el nido donde yacían los Chelonia Bombers, un poco más allá de ese sitio había un viejo y deteriorado pozo de agua que estaba dentro de lo que parecía ser un granero abandonado. El pozo en si era solo una cobertura, ya que allí dentro en lugar de agua habían escaleras, estas estaban conectadas a un túnel, el cual unía al galpón con ese granero.

En ese mismo túnel se encontraban algunos de los miembros de aquel grupo de viejos que estaban anteriormente reunidos con Olaf, estos hombres estaban transportando las cajas que contenían dentro a los huevos robados y algunas armas de aspecto extraño. Uno de ellos se notaba bastante más nervioso que el rastro y no dejaba de voltear la mirada a cada segundo.

-¿Está bien que dejemos a Olaf y a los demás allí arriba?...después de todo están luchando con un Dragon Seed- pregunto el anciano con un claro tono de culpa en su voz.

-Aun si nos quedamos a pelear la situación no será diferente, no estamos hechos para pelear… por el momento confiemos en la fuerza de Olaf- respondió secamente el anciano que estaba liderando la caminata por el túnel- Créeme que yo también quiero quedarme a ayudar, pero al menos tratemos de hacer que el posible sacrificio de nuestro camarada no sea en vano- agrego este hombre con un tono más suave, claramente este individuo también estaba sintiendo culpa por dejar atrás a los suyos, pero como un líder sabía que eso era lo correcto.

Entonces se escuchó una explosión por un lado del túnel, estos pensaron por un momento que el ruido provenía de aquella lucha que ocurría a unos pocos metros de donde estaba, pero rápidamente se dieron cuenta de su error cuando vieron un brillo rojo que surgía de la salida del túnel. Ese brillo fue seguido por el sonido de algo pesado cayendo en el suelo, y luego de esto, solo hubo silencio en el Túnel.

Las antorchas que estaban alrededor del pasillo del túnel se apagaron por la corriente de viento creada por la explosión anteriormente mencionada. Los ancianos se quedaron paralizados al verse envuelto en la oscuridad, ninguno movió ni un musculo mientras trataban de procesar la situación.

De a poco se pudo oír como algo se iba movilizando lentamente por aquel túnel, los traficantes entraron en pánico e hicieron lo primero que se les ocurrió, arrojaron las cajas al suelo y emprendieron la retirada.

Sin embargo, eso había sido un error fatal. Ya que cuando la caja con los huevos cayó al suelo, estos lógicamente terminaron rompiéndose, salpicando todo el piso con la yema que en algún momento habría sido el feto de un Dragón, además de la yema, al romperse el huevo se liberó un aroma muy fuerte que impregno el aire viciado de aquel túnel, ese mismo aroma fu captado por la criatura que acababa de irrumpir en aquel lugar.

-Ahora sí, volvamos a donde nos quedamos anteriormente-

Olaf se encontraba con su espada en mano frente a Helena y Charles, el Espadachín musculoso le dio un pequeño vistazo a su subordinado que yacía inconsciente en el suelo debajo de Helena con una herida en su hombro.

-No te preocupes Grandote, no mate a tu amigo solo lo puse a dormir- comento Helea al ver ese pequeño brillo de preocupación en los ojos de su rival, este asintió y volvió a centrarse totalmente en sus rivales.

-Son un dúo muy molesto ¿saben?- gruño Olaf mientras fruncía el ceño, Helena sonrió sacándole la lengua de forma juguetona al traficante de piel morena que estaba ante ella.

-Tú y tus amigos empezaron Grandote

Olaf apretó los dientes con rabia y saco su espada, con un rápido movimiento se colocó el mango de su arma en sus labios y como si fuese una flauta empezó a soplar liberando una suave melodía… o al menos eso es lo que tendría que haber pasado pero lo único que se alcanzó a escuchar era un chillido que era molesto pero a su vez, inofensivo.

-Oye… ¿acaso crees que somos tan tontos como para volver a caer en ese mismo truco?- pregunto Charles dando un paso al frente de Helena, la morocha portadora del Colmillo de Dragón vio con intriga al brazo plateado que Charles mantenía levantado dirigido hacia su rival. En la palma de su mano y en la punta de sus dedos habían agujeros parecidos a aquellos que surgieron en su espalda cuando el liberó aquella onda de choque en su pelea con Olaf, solo que estos no parecían generar ninguna onda ni sonido.

-¿Qué has hecho? –pregunto Olaf mientras miraba a su espada para ver si había alguna grieta o algo que evitara que se generara el ruido.

-Esa melodía que usas para hacer dormir a la gente actúa en una frecuencia muy diferente a la que usaste con los dragones, se sentía que la melodía de los dragones actuaba en una frecuencia más alta y suave, por eso nosotros no caímos dormido cuando los vimos en el nido de los Dragones, lo que he hecho ahora es colocar a tu “flauta” en esa misma frecuencia, por lo que en otras palabras, somos inmune a tu música- respondió Charles bajando su brazo plateado al ver que su oponente ya no iba a intentar utilizar nuevamente esa táctica.

-¿Puedes alterar la frecuencia, los tonos y el volumen de los sonidos?- pregunto Olaf levantado una ceja con sorpresa, aquel chico no hacía más que sorprenderlo más y más cada vez que se encontraba.

-Se podría decir que esas son algunas de las cosas que puedo hacer- dijo el joven de pelo blanco mientras se ponía en posición de pelea- ahora Grandote, muévete o yo mismo te quitare del camino- advirtió Charles con un tono y un brillo en sus ojos que dejaba ver que no estaba jugando, pero lamentablemente ese look badass que había creado en esos pocos segundos de genialidad acabo siendo destruido luego de que Helena golpeara su cabeza con la funda de su espada- ¿ESTAS LOCA!? - grito el experto en dragones mientras se arrodillaba en el suelo sujetándose el chichón que empezó a surgir en su cabeza.
-Creo que quedo claro que el grandote de allí es mi oponente- dijo la joven señalando al hombre de piel morena que miraba la escena con confusión- Tu ve y encárgate de los idiotas que están dentro- agrego Helena sin mirar a Charles, este último se levantó haciendo un puchero, le enseño el dedo del medio a su amiga y se dirigió hacia la puerta.

-Maldita loca- murmuro el joven de cabello blanco mientras caminaba lentamente y de forma despreocupada hacia aquella estructura metálica. Olaf enfurecido al ver como el joven se acercaba hacia él con tal actitud sujeto con más fuerza su espada y con un salto se acercó hacia Charles con la intensión de decapitarlo. Sin embargo, al momento de lanzar el corte se dio cuenta de que Charles ya no estaba en aquel sitio, sino que el joven ya había aparecido repentinamente en la puerta del Galpón.

Helena no lo parecía pero estaba aturdida o más bien, asombrada por lo que acababa de hacer Charles.

¿En qué momento pasó al Grandulón?, parpadee por un segundo y él ya se encontraba allá atrás de el… ¿Qué mierda eres Charles? – pensó Helena intrigada por los poderes de su amigo.

-Tch… los Dragon Seed son tan molestos- refunfuño

-¿Dragon Seed?- pregunto Helena fijando su mirada en su enemigo, este último volteo nuevamente a ver a la chica con incredulidad.

-Estas con ese fenómeno... ¿y no sabes que es un Dragon Seed?- pregunto el traficante mirando a Helena como si estuviese loca o algo. Esta última cruzo los brazos sobre su pecho y frunció el ceño.

-Apenas lo conozco, tampoco quiero parecer una entrometida- dijo la joven con molestia.

Olaf suspiro y puso nuevamente una expresión neutral.

-Helena… con nuestra pequeña pelea del otro día pude llegar a ver todo el talento que tienes guardado dentro de ti, esa abrumadora ferocidad que tienes al momento de pelear y esa pasión que muestras al momento de sacar tu espada es una que muchos hombres desearían tener - explico el Espadachín con tranquilidad

-Gracias por el piropo Grandote, pero tengo el presentimiento que hay un “pero” siguiendo a ese discurso - comento la joven ligeramente ruborizada por los halagos de aquel hombre- pues oye, es una pena que el tipo sea malo, que el sujeto tiene muy buen gusto- pensó la joven con el ego por las nubes.

Olaf soltó una pequeña carcajada y prosiguió a continuar su explicación.

-Eres talentosa, brillante y tienes un futuro prometedor ante ti, pero… Niña, aun no has vivido ni experimentado la verdadera oscuridad de este mundo- dijo Olaf con una sonrisa socarrona- Maldita sea, aun yo a mis 28 años no he llegado a ver ni experimentar todo lo que esta tierra pude ofrece, y eso no es por falta de tiempo… sino por miedo - el traficante se detuvo momentáneamente para tomar aire, pero Helena podía ver el sudor que bajaba por su frente. Claramente esa charla le traía recuerdos.

-Hay muchas cosas allí afuera que harían que tu peor pesadilla sea un sueño pacifico a comparación. Helena… si peleas al lado de ese hombre, sufrirás un destino peor que la misma muerte - finalizo Olaf poniéndose en guardia- Te doy la oportunidad de desistir, date la vuelta y vete o si quieres conocer el mundo, te invito a venir con nosotros, donde tal vez puedas tener más oportunidades de vivir una vida más tranquila que con ese hombre de allí dentro- los ojos del Espadachín se suavizaron levemente cuando le hizo la propuesta de irse con ellos, la joven se encontraba callada, procesando todo lo que acababa de escuchar.

-Tienes razón, hay mucho que no se de este mundo… pero si se una cosa, que en estos momentos tú y tus amigos utilizan mi pueblo para hacer sus cosas ilegales- la joven entro en posición de combate, esta vez su estilo era más parecido a la esgrima, con un pie enfrente, otro detrás y con sus dos manos sujetando la espada- así que aprecio tu interés en mi vida, pero por el momento deberías preocuparte más por la tuya- agrego para luego impulsarse hacia adelante con su espada al frente, Olaf bloqueo la estocada, luego empujo su espada hacia atrás haciendo que la joven retroceda unos pasos, Olaf lanzo un corte circular que apuntaba hacia el cuello de la joven, esta levanto nuevamente su arma y logro bloquear al corte.

La joven libero una pequeña cantidad de electricidad, la cual se traspasó de su espada hacia la de Olaf, este soltó un gemido ante la repentina descarga eléctrica que entro a su mano mientras sujetaba el mango de su Colmillo de Dragón, el traficante de piel morena aparto la mano en un acto de reflejo. La joven sonrió y pateo a su enemigo en el pecho para apartarlo de ella en totalidad, Olaf sin embargo no era tan tonto y sujeto el pie de la joven antes que impacte con su estómago.

-Nada mal- murmuro el Espadachín reconociendo la habilidad de su rival. La joven impulso su cuerpo hacia adelante aprovechando el firme agarre que tenía Olaf sobre su pie logrando así elevar su cuerpo y antes de que el traficante pudiera siquiera reaccionar, Helena sujeto la parte de atrás de su cuello y con un último impulso la joven logro hacer que su rodilla impacte en la cara de su rival.

Este se tambaleo hacia atrás, soltando la pierna de la joven, la cual aún se aferraba a su nuca. Esta aprovecho ese breve instante de debilidad para colocar sus dos pies sobre el tórax de su rival y luego al soltar el cuello de Olaf la joven hizo fuerza con los pies en un acto bastante parecido al que haría alguien para salta, con esa fuerza la joven se alejó de su rival a la vez que derribo a Olaf.

Ambos peleadores cayeron al suelo luego de aquella maniobra.

-Auch- dijo Helena sujetándose la cabeza debido al golpe que acababa de recibir, entonces la joven noto como una sombra se alzaba sobre ella, esta levanto la mirada y vio que una gigantesca masa blanca surgía desde la espada de su enemigo.

-Muy bien Pequeña Zorra, es hora de que veas lo que puede hacer un verdadero usuario de Colmillo de Dragón- dijo Olaf claramente enojado, este se puso de pie mientras levantaba su espada, dejando salir aquel material blanco y blando que casi parecía algodón- Iron Cloud - dijo el espadachín para luego bajar su espada, haciendo que aquella maza blanca caiga a toda velocidad hacia Helena como si fuese algún látigo.

-Mierda- grito Helena saltando hacia un lado para evitar ser aplastada por aquella torre blanca- Thunderbolt!- murmuro la joven mientras apuntaba con su espada hacia Olaf, en la punta del Colmillo de Dragón se empezó a acumular electricidad, la cual fue posteriormente arrojada como un proyectil hacia el joven delincuente.
Light Armor - parte de aquella masa blanca se dividió y fue directo hacia Olaf, creando un escudo que bloqueo la electricidad, la guardiana de aquel pueblo soltó un pequeño grito de rabia al ver que no pudo asestar un golpe, pero aquella ira rápidamente se convirtió en confusión al ver como aquella masa de nubes cambio de color blanco a negro- Parece que está a punto de empezar a llover- comento el oponente de Helena con una sonrisa de oreja a oreja, claramente disfrutando la confusión de la joven.

-¿”Llover”?... no puede ser, ¿esa cosa es una nube!?- exclamo la joven con la boca abierta por la sorpresa, Olaf fue rodeado por las nubes mientras colocaba su espada en su hombro.

-¿No te contó tu novio?, soy el portador del Colmillo de un Clowner, amos de las nubes y los relámpagos… es más Preciosa, mi apodo dentro de este grupo de idiotas que llamo Grupo de Mercenarios es “White Demon”- dijo el Espadachín mientras se sentaba en un cúmulo de nubes que se formó a sus espaldas simulando un sillón. 

-Me importa una mierda, te llamare “Algodón de Azúcar” luego de patearte el culo- respondió la siempre ingeniosa joven.
La sonrisa del llamado “White Demon” se convirtió en una mueca de disgusto.

God Hand! - el cumulo de nubes que rodeaban a Olaf se separaron y volaron directo hacia el cielo, fusionándose con las nubes que ya se encontraban allí, de esta fusión surgió una gigantesca masa que cubrió totalmente el cielo. Dicha masa de nubes tomo la forma de lo que parecía ser la mano de algún gigante, el espadachín bajo su espada dando la señal a aquel puño para que inicie el ataque contra su enemigo.

-Esto no puede estar pasando- dijo Helena sin ser capaz de pensar en algo más ingenioso, la joven corrió para alejarse de aquella masa de nubes pero era imposible, aquella cosa era gigantesca. Así que la joven inevitablemente término siendo aplastada por aquel puño, junto con algunas de las colinas que rodeaban el pueblo; sin embargo este no era el final de la joven espadachina.

-¿D…Dónde estoy?- murmuro la joven con algo de miedo al abrir nuevamente los ojos, todo lo que veía a su alrededor era puro blanco. Casi parecía….el paraíso.

En ese instante Olaf hizo acto de presencia en aquel espacio que casi parecía infinito, mirando a su rival con una pequeña sonrisa a causa de que pudo vengarse de aquel comentario tan poco divertido por parte de Helena.

-Bienvenida pequeña, esta es la “parte 2” de mi técnica God Hand ; la “parte 1” consiste en juntar la mayor cantidad de nubes que sea capaz, luego con esas mismas nubes capturo a mi rival y lo traigo a este espacio creado enteramente de nubes, el cual es imposible de escapar a menos que yo lo permita, aquí dentro yo soy el rey y el amo… esta es mi mayor técnica –“Made in Heaven”-

Helena trago saliva ante las palabras de su oponente, luego para tratar de no perder la cabeza, simplemente cerro los ojos y tomo aire.

-La espada de este sujeto permite crear ondas de choque, las cuales representan a los truenos que pueden generar los… ¿cómo era?... ¿Clowner? .Sin embargo, ese ataque es muy débil, esta habilidad con las nubes es obviamente más poderosa y variada; esto es malo para mí, estaba preparada para sus ondas de choque y su canción de cuna, pero no para esto- reflexiono la joven guerrera, tratando de pensar en la forma más eficiente y segura de acercarse a este oponente en ese ambiente.

El portador del Colmillo del Clowner sonrió ante ese brillo de temor que se podía ver ligeramente en los ojos de la joven.

-Tengo curiosidad de cuanto duraras aquí dentro- dijo Olaf mientras que de las paredes surgieron extremidades bastante parecidas a tentáculos- Bienvenido al cielo, Mocosa- finalizo el traficante antes de ser engullido por las nubes del piso, dejando a Helena totalmente sola.

Aquellas extremidades que colgaban de las paredes de aquel cuarto blanco cobraron vida y se abalanzaron hacia la joven, esta logro esquivar ese golpe pero no el de Olaf, el cual apareció en la pared que estaba detrás de Helena; siendo así como este logro asestar un corte en la espalda de la joven. Esta soltó un grito de dolor mientras sentía como su ropa y piel eran rasgadas por la espada de Olaf, Helena volteo rápidamente con la intensión de devolverle el corte a su rival, pero este ya había vuelto a adentrarse en las nubes y en su lugar la joven fue recibida por un puñetazo en el rostro a manos de aquellas extremidades blancas que la habían atacado anteriormente.

-Maldita sea- gruño la joven mientras trataba de contener las ganas de gritar de dolor- esto no pinta nada bien… 

-Mientras con Charles-

El experto en Dragones miro por sobre su hombro a aquella torre colosal de nubes bajo la cual se encontraba Helena, ligeramente preocupado por la seguridad de su amiga; esa preocupación rápidamente fue dejada en un segundo plano en el momento que alguien coloco un arma en su cabeza, haciendo que este tenga que volver a enfocar toda su atención en los individuos que estaban enfrente a el con armas preparadas para disparar.

-Mueve un musculo y te volamos la cabeza- dijo el mercenario sin nombre, Charles dejo salir un suspiro de consternación.
-Realmente no soy un fan de tener que ensuciarme las manos, pero te juro que si no sacas esa pistola de mi cara en este instante terminaras sin esa mano - dijo el Criptozoologo en un tono bajo y que permitía sentir a perfección toda la sed de sangre que guardaba en su interior, el mercenario trago saliva mientras su cuerpo empezó a temblar violentamente. Entonces en un acto de increíble valentía o estupidez, el joven mercenario jalo el gatillo de su arma, Charles se movió con velocidad y atrapo a la bala, luego agarro la cabeza de aquel individuo y libero una potente onda de choque en la cara de este, el pobre idiota cayó al suelo con sangre saliendo de su nariz y oídos.

MALDITO MOUNSTRO! FUEGO!! - grito uno de los otros subordinados con claros deseos de venganza por lo que le paso su amigo. Charles esquivo las balas a la vez que se dirigía a toda velocidad hacia el mercenario que tenía más cercano, a la vez que este se acercaba hacia su víctima, el Criptozoologo “disparo” una serie de “proyectiles” hacia sus demás atacantes, esto lo hizo poniendo su mano izquierda en una forma que imitaba la figura de una pistola, con el dedo que apuntaba hacia los demás con un orificio en la punta de este. Una vez con esa postura de mano Charles creo unos pequeños proyectiles que tenían el tamaño de canicas, estas “balas” fueron disparadas hacia los otros Mercenarios mientras el joven albino no dejaba de correr hacia su víctima más cercana ;dichos “proyectiles” impactaron en el pecho y estomago de los otros hombres y al instante estos sujetos salieron despedidos hacia la pared, logrando que algunos atravesaran el acero del cual estas estaban creadas y quedando así incrustados en ellas debido a la potencia del “golpe” que género aquella “bala”.

Para el albino todo esto estaba pasando en cámara lenta, a esa velocidad Charles presencio como el ultimo mercenario en pie miraba a sus lados para ver a sus compañeros derrotados, fue ese segundo de descuido lo que basto para que Charles agarrara el rifle de su ultimo rival y se lo arrebatara fácilmente. Este no noto siquiera el momento en que su arma desapareció de sus manos, lo único que vio al final fue el pie del joven experto en Dragón acercándose a su rostro.

Una vez la zona quedo libre de enemigos, Charles se pudo dar el lujo de volver a enfocar su atención en aquella gigantesca torre hecha de nubes. El albino cerro los ojos mientras movía ligeramente la cabeza, de esta forma su oído se enfocó directamente hacia esa dirección, logrando así escuchar lo que pasaba desde dentro de aquella cosa, el joven no pudo evitar liberar un suspiro de alivio.

-Gracias a dios no la aplastaron - susurro sintiéndose aliviado al saber que de momento su amiga se encontraba viva- ¿Debería ayudarla?- se preguntó el joven al recordar aquella escena de antes cuando ella lo golpeo en la cabeza. Fue en ese instante cuando un escalofrió recorrió la espalda de Charles, el susodicho salto lo más alto que pudo justo en el segundo que el piso de todo aquel lugar explotara, dejando un cráter bastante profundo, el albino se sujetó al techo que aún seguía intacto y miro hacia abajo, notando que debajo de él había algo parecido a una bodega o un lugar de reuniones.

-A…ay…ayuda!- dijo una voz muy débil de entre el humo, Charles agudizo la vista y vio que entre los escombros resultantes de aquella explosión se encontraba un anciano ensangrentado acostado en el suelo, este trataba desesperadamente de quitar aquellos pedazos de madera y acero que cayeron sobre él, parecía nervioso por algo. Fue allí cuando Charles noto la causa del nerviosismo del anciano, justo en el centro del cráter se encontraba un Chelonia de un tamaño considerable aun para su especie- Debe ser el Macho Alfa- pensó el joven Criptozoologo recordando al Dragón que trato de proteger el nido en la noche que robaron a los huevos, aquella criatura emitió un gruñido mientras se movía lentamente hacia donde estaba el anciano atrapado, Charles se apresuró al ver las intenciones del Dragón, este apareció entre el viejo y el Chelonia, tratando de evitar alguna locura.

-Hey hey hey….tranquilo amigo- dijo el joven evitando usar un tono de voz demasiado alto ya que no quería dar el mensaje equivocado, fue allí, cuando Charles y el Dragón quedaron cara a cara, que el joven noto la sangre en las patas y en la boca de la criatura- ¿Qué has hecho?- murmuro el joven mientras daba un paso lentamente hacia atrás, ya que presintió que tratar de razonar con ese ser en ese momento no era posible.
Y como siempre, su instinto acertó.

Charles agarro al viejo y luego emprendió la retirada mientras que la tortuga gigante los perseguía de cerca.

- Sujétate del techo!- grito el albino para luego arrojar al viejo hacia una de las vigas metálicas, este se estrelló en ella pero logro sujetarse a tiempo, una vez se deshizo de ese peso muerte, Charles se detuvo de golpe, se dio la vuelta y atrapo a la Tortuga gigante que iba en marcha como si fuese un toro molesto.

La gigantesca tortuga abrió la boca y rocío el rostro de Charles con un gas verdoso de un hedor muy potente, el pobre Charles cerró los ojos y apretó la boca para evitar aspirar aquella sustancia. Entonces, el gas ceso su salida, luego la tortuga pareció que había dejado de hacer fuerza, momento que aprovechó Charles para abrir un ojo; fue así como pudo ver que el Chelonia había escondido su cabeza en su caparazón, luego de eso, una cabeza más pequeña surgió de aquel sitio.

-¿Eh?- pregunto atónito Charles al ver aquella cabeza diminuta salir de dentro del caparazón, esta cabeza parecía ser mas de algún tipo de lagartija que de un Dragón. Luego aquella dio paso a un pequeño cuerpecito escamoso color marrón que escalo por todo el caparazón del Chelonia hasta posarse sobre el centro del mismo, una vez allí, el pequeño animal miro a Charles con curiosidad.

Seis patas con pequeñas garras que utiliza más que nada para escalar por superficies complicadas, cola con espinas saliendo de la punta, escamas color tierra, perfecta para el camuflaje y una obvia actitud juguetona… ¿Por qué hay un Salamander dentro de un Chelonia?- pensó el experto de Dragones con intriga, pero, rápidamente, esa pregunta fue respondida en el segundo que el “Salamander” levanto sus escamas para luego soltar un pequeño y adorable rugido, al instante todo el cuerpo de la pequeña criatura fue envuelto en llamas- MIER…-la frase de Charles no alcanzo a finalizar cuando el gas que impregnaba el aire hizo contacto con las llamas, creando una gigantesca explosión que termino por destrozar lo poco que quedaba de aquella estructura metálica…


Continuara!!
avatar
TheExorcist1995
Ichinensei
Ichinensei

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 17/04/2016
Edad : 22

https://www.youtube.com/user/TheExorcist1995

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.