Los invito a Retar a alguien en un duelo artístico. El ganador obtiene insignias especiales
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Revista Pothook #19
Hoy a las 12:55 pm por creep01

» Petición de Chatquedada
Hoy a las 12:53 pm por creep01

» Nuevo dibu - Galería Deakiu :3
Hoy a las 12:46 pm por creep01

» Hegel vs Schopenhauer: una batalla épica de, ¿filosofía?
Miér Ago 16, 2017 11:46 pm por Ale.

» [VOTACIONES] Actividad del mes de Agosto
Miér Ago 16, 2017 1:21 am por Editor en Jefe

» (Act-3A) Magna Gaia
Dom Ago 13, 2017 12:27 pm por DKNeruson

» ABC de Pothook
Dom Ago 13, 2017 12:28 am por creep01

» Recomienda la actividad del mes de Agosto
Sáb Ago 12, 2017 5:10 pm por Editor en Jefe

» Tag Mikochibi y tu OC, por Pothook
Sáb Ago 12, 2017 5:09 pm por Editor en Jefe

Los posteadores más activos del mes
creep01
 
Kuroneko
 
Editor en Jefe
 
DKNeruson
 
Shantokar
 
DeaKiu
 
mizuki
 
Ale.
 
Capri G
 

Twit-Pothook
Face-Pothook
Redes Pothookeras



Anfitriones de Sombras (Deux Ex Machina)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Anfitriones de Sombras (Deux Ex Machina)

Mensaje por Deus Ex Machina el Dom Mayo 15, 2016 10:37 pm

Aquí les dejo mi historia, la tengo abandonada desde hace un tiempo, por estudios y demás. Pero ahora que tengo tiempo la retomare.
Son capítulos cortos. Espero les guste.
No encuentro la fuente con la que lo tenia publicado en el otro foro. Luego lo modifico si recuerdo su nombre.
Iré publicando los capítulos en este mismo post, porque en el otro foro tuve problemas con la numeración Razz .

Prólogo:

Anfitriones de Sombras
Prólogo



Mi nombre es Namika, mis amigas me llaman Nami, sin embargo mis amigos prefieren apodarme Mika… Es extraño, sin embargo es por una buena razón, poseo dos sombras diferentes.
Quizás le resulte tonto, un cuerpo  puede proyectar múltiples sombras si es alcanzado por diferentes focos de luz; es totalmente normal. Sí. Pero no es eso a lo que me refería… Mis sombras son… bueno, no sé lo que son, pero están vivas, piensan y sienten como lo haría cualquiera de nosotros. Hablan entre ellas, ríen e incluso, si se enfadan, pueden tornarse violentas. Y es aquí donde todo toma sentido, mis sombras se turnan para enfrentarse con otras personas o sombras, prefiriendo una a los hombres, la otra a las mujeres. Nunca les he dado nombres, pero los demás las llaman "Mika y Nami, las sombras gemelas".
Estas cosas llegaron un día, y jamás se fueron. Se dice que salieron del viejo pozo abandonado, en el centro del pueblo; otros creen que son las almas de los mineros fallecidos en la mina de carbón que colapsó en la época de mi abuelo… Los más supersticiosos, creen que son demonios que vienen a corromper y raptar nuestras almas… que tontería… Lo único cierto es, y esto lo saben todos, que una vez que una sombra te elije como "anfitrión", ya nunca te dejará. Está en ti usarla a tu favor, o perder la cordura, quitándote finalmente la vida.
Fue una locura al principio, y no hay mejor calificativo para describirlo… todos terminaron en un manicomio, hasta que los doctores comenzaron a ser asesinados por las sombras que ellos mismos tacharon de delirios, de fantasías. Ahora se las reconoce como "Entidades", seres ajenos a la humanidad, pero dotados de razón. También nos catalogaron a nosotros, los portadores de estas entidades, nos llaman: "Anfitriones de Sombras".
Somos pocos los "Anfitriones de Sombras", pero estamos aumentando, y la gente comienza  aponerse nerviosa con nuestra simple existencia.
Llegará un punto en que ya no lo toleren, en que ya no puedan ocultar el miedo que nos tienen, y no sé lo que sucederá después… o quizás sí, pero me niego a afrontarlo, no quiero vislumbrar ese nefasto futuro, ni siquiera en un pensamiento.
Sigo asistiendo normalmente a clases, aunque actualmente todos los Anfitriones de Sombras fuimos relegados a los pisos superiores del colegio. Nuestros profesores, temerosos, se niegan a dar las clases, así que el director nos asignó profesores especiales. Ellos también son Anfitriones.
Así intentan controlarnos, así mantienen la calma… o eso creen…


Capítulo 1:


Anfitriones de Sombras
El suelo tiembla y ennegrece



—¡Namika, el desayuno está listo! —la voz de mi madre. Me despierta cada mañana para ir al colegio. Nunca he logrado averiguar si de verdad llega a dormir en algún momento. Siempre está haciendo algo: El desayuno, el almuerzo, la cena, limpiando, acomodando, cosiendo, regando las plantas del jardín, quitando malas hierbas… por momentos pienso que soy la hija de un robot autómata programado para jamás estar quieto… Pero la verdad es que, lo hace para no recordar, para mantener la mente ocupada en cualquier cosa y no pensar en todo lo que ha ocurrido… También lo intento, pero es imposible para mí.
—¡Namika!
—¡Ya, ya! Me estoy vistiendo ¿O quieres que vaya desnuda a la escuela?
El uniforme siempre está limpio, planchado y perfectamente doblado sobre una silla, junto con el resto de ropa que usaré debajo. Nunca la escucho entrar en mi habitación, es sigilosa como un gato.
—¡Mamá, ¿Dónde está mi mochila?! —nunca recuerdo donde la dejo.
—¡En la entrada!
Es una suerte que no tengamos vecinos quejumbrosos, vivimos en una zona llena de gente grande y ancianos. Están tan sordos que apenas si escuchan nuestros gritos matutinos. Con mi madre siempre es así, es difícil estar a su lado hablando, no se detiene, es mejor gritar y esperar una respuesta desde algún lugar de la casa.
Tostadas con mermelada de arándanos, leche con chocolate caliente y jugo de manzana fresco. ¡Me encantan! Siempre prepara mi desayuno favorito cuando se acerca el día.
Mañana debemos ir a visitar a mi padre y a mis hermanos. Son la razón de que ella nunca quiera estar sin hacer nada. Fallecieron en un accidente hace muchos años, pero aún sentimos su pérdida como si hubiese sucedido ayer. Los visitamos cada mes, sin excepción.
El autobús pasará dentro de poco, mejor me apresuro.
—¡Adiós mamá!
—¡Adiós hija, ve con cuidado! —su voz de oye desde afuera, seguramente ya comenzó a regar las plantas. Tenemos el mejor jardín de la comunidad, no puedo negarlo.
Desde aquí, la parada de autobús que está a la vuelta de mi casa,  ya voy con todos mis compañeros de clase. Resulta que soy la última que recogen antes de ir al colegio. Es una suerte realmente, me da tiempo para dormir un poco más.
—¡Namika! —Es Odelia, mi mejor amiga desde… desde que tengo memoria. Nos criamos juntas. Siempre me resultó extraño su nombre, como nombre para una abuela o algo así.
—¡Ode!
—¿Viste las noticias?
—¿Cuáles? —de verdad no sé de qué habla, no vemos informativos en casa, son deprimentes, y es lo último que necesitamos ahora.
—Unas noticias realmente macabras —hace su cara de miedo, como cuando narramos historias tétricas en las pijamadas.
—¿De qué se trata?
—Del manicomio, cara de tonta… Deberías informarte más. Las feas necesitan más cerebro para compensar.
Imbécil…
—Púdrete, Adré... Y a todo esto, nadie pidió tu opinión…
Por cada gran amigo, existe un gran enemigo, y este es el mío: André Dupont. Un estudiante de intercambio… un perfecto idiota que no hace más que molestarme desde que llegó… No sé qué tiene contra mí, ni me importa. Es un pesado.
—Como dijo el imbécil, es el manicomio… tal parece que algunos maniáticos asesinaron a unos doctores…
—Y me lo cuentas a mí… —a veces ella olvida lo que he perdido, el dolor que siento cada mañana al ver sus camas vacías, el vacío que han dejado para siempre en mi vida y en la de mi madre.
—L-lo siento, perdón yo…
—Está bien, no es nada… continúa…
—Bueno, resulta que al parecer esta gente decía ver… no ver, poseer… sus sombras estaban vivas…
—Ahh, ya veo, los metieron en el manicomio por error… pobre gente… —si dices que tu sombra está viva, no creo que vayas a terminar en ninguna parte que no sea la casa de los locos.
—No es eso… bueno sí…
—¡Las sombras los mataron a todo. Está en las cámaras de seguridad! ¡Fue genial!
—¿Dupond eres retrasado? Estás hablando de personas, no es una película. Murieron mucha gente en ese lugar, no te burles —Ode lo reprende, pero es inútil, es como intentar razonar con una piedra. Ese chico tiene la cabeza llena de pura mierda… ¿Todos los franceses serán así o solo nos enviaron a este energúmeno porque se hartaron de él? Qué asco de persona.
Siguen discutiendo, pero ya no los escucho. ¿Sombras? ¿Cómo puede ser eso verdad? Tiene que tratarse de algún error, quizás las cámaras solo captaron en parte lo sucedido, algún más funcionamiento… no concibo la idea de que mi sombra se pueda levantar y hacerme algo, o a alguien…
Al fin llegamos a la escuela.
—Niños, sé que todos han visto el noticiario ayer, pero por favor, nada de bromas al respecto, un poco de respeto. Y va principalmente para ti, Dupond —la profesora Laforet pide demasiado, este idiota ya debe tener todo un parque temático montado en su cabeza.
—¡¿Moi?! je ne sais pas de quoi tu parles.
—Español, Dupond, aquí hablamos español… —la profesora odia cuando él comienza a hablar en francés, sabe que siempre dice alguna palabrota.
—Je ne paileis… ¿trembles?
Tiembla… el suelo tiembla… Se activan las alarmas de de la escuela, esto es grave.
—Debajo de sus pupitres niños, protéjanse debajo de sus pupitres —claro, profesora, como eso sirviera de algo cuando se nos venga el techo encima. Está temblando mucho, nunca sentí algo así, jamás tan fuerte.
—¡AAAH!
—¡Afuera todos, esto se viene abajo!
Por primera vez estoy de acuerdo con el imbécil.
—¡Ode, dame la mano! —no te dejaré aquí, no puedo perderte…
Todos están abandonando el colegio, los cristales crepitan y estallan, es una locura. Jamás ha sucedido esto antes, no aquí.
—¿Namika?
Escucho la voz de Ode, pero no puedo moverme, no siento mi cuerpo ¿Acaso me ha golpeado un trozo del techo? ¿Estoy muriendo? Todo se torna oscuro…
«¿Tienes miedo?»
Una voz…
«¿Tienes miedo?»
Otra, haciendo la misma pregunta…
—No quiero morir…
«No preguntamos eso… ¿Tienes miedo?»
—No veo nada a mi alrededor, ¿Quienes son ustedes? ¿Estoy muerta? ¿Qué le sucedió a Odelia?
«¿Temes perderla?»
—Le temo a muchas cosas… entre ellas, a perder a mis seres queridos…
«Entonces tienes miedo.»
—¿De ti? No, no te tengo miedo… no sé quién eres, ni siquiera puedo verte…
«No debes temer, no a nosotros… no te lastimaremos… pero los otros…»
—¿Cuales otros?
«Ya lo veras.»
La luz regresa, estoy en el suelo, estoy sola ¿Me desmayé? No entiendo nada… el suelo sigue temblando. Aún escucho gritos y ruidos de cosas rompiéndose. Debo llegar afuera, con los demás…
—¡Atrás, monstruos! ¡Atrás!
¿La voz del director? ¿A quién le habla?
Ya puedo verlo, el francés… y algunos más ¿Qué hicieron? … No me siento bien, estoy mareada aún…
—Namika… no tú… no tú…
—¿Ode qué sucede?
—Quieta ahí, muchachita, no des un paso más o juro que…
Un estrepitoso rugido detrás de mí corta su frase…
«O qué… si la tocas, te mataremos…»
Las voces de mi sueño, hablan juntas… no quiero voltear… tengo miedo…
«No temas… no a nosotros…»
Giro a ver… hay dos sombras erguidas a mi espalda… altas, amenazantes, con oscuras garras y dientes.
«Nosotros te protegeremos, de estos seres extraños…»
Creo que me desmayaré nuevamente.


_________________
Clic para ir a mi Wattpad Wink

avatar
Deus Ex Machina
Ichinensei
Ichinensei

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 15/05/2016

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.