Pothook
Los invito a Retar a alguien en un duelo artístico. El ganador obtiene insignias especiales
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» |JUEGO| Confesionario
Hoy a las 4:50 am por X_Raider

» Experimento ADN
Hoy a las 4:45 am por X_Raider

» EBIN +18 (con censura) (historia recortada)
Hoy a las 4:42 am por X_Raider

» Revista Pothook #24
Vie Dic 15, 2017 11:57 pm por Editor en Jefe

» |Votaciones| Revista Pothook Nov 2017
Lun Dic 11, 2017 1:54 pm por Editor en Jefe

» |JUEGO| SI o NO
Dom Dic 10, 2017 2:27 pm por X_Raider

» Recomienda la actividad del mes de Diciembre
Vie Dic 08, 2017 9:13 am por Editor en Jefe

» Perfiles personajes Universo Raider
Jue Dic 07, 2017 10:27 am por X_Raider

» Ayuda con el yaoi 7n7
Jue Dic 07, 2017 8:02 am por X_Raider

Los posteadores más activos del mes
X_Raider
 
Editor en Jefe
 
creep01
 
Ritsu
 
Kuroneko
 
Capri G
 

Twit-Pothook
Face-Pothook
Redes Pothookeras



Dragon Soul: Capitulo 6 -Mi Debilidad-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dragon Soul: Capitulo 6 -Mi Debilidad-

Mensaje por TheExorcist1995 el Sáb Mayo 21, 2016 9:13 am

Al fin puedo subir un nuevo cap, lamento la tardanza. La vida y el estudio son complicados e_e

Capítulo 6: Mi Debilidad 


Capítulo 6:
La gente de la pequeña villa miraba con horror al campo de batalla que se había formado en lo más alto de la colina donde una vez estuvo una estructura metálica, algunos querían correr a ver qué era lo que pasaba pero la pared blanca gigante bloqueaba su camino y vista en general de toda la situación, por lo que los ciudadanos debían conformarse con ver el humo negro salir de aquel lugar con impotencia.

Hablando del humo negro, justo en el centro de aquella explosión se encontraba un viejo enterrado bajo los escombros de la estructura anteriormente mencionada, este trataba de quitárselos de encima pero pronto descubrió que eso era imposible para él.
-Maldita vejez!-pensó el anciano tratando de levantar los trozos de acero que estaban sobre él pero este finalmente dejo de intentarlo al ver que era inútil, el viejo levanto levemente la cabeza para tratar de encontrar algún objeto que lo ayude a quitarse aquellos escombros o al joven que lo había ayudado antes –ahora que lo pienso, aquel jovencito fue atrapado por la explosión de ese Monstruo…. el pobre infeliz no tuvo oportunidad de huir a tiempo- pensó el anciano mientras soltaba un suspiro al ver que no había forma de escapar.

Justo en ese instante  algo surgió del suelo levantando la tierra y los escombros, liberando al viejo en el proceso, sin embargo esto no era algo bueno, ya que del suelo surgió la criatura iracunda que lo perseguía.

-Mier…-el grito del viejo fue cortado cuando la bestia arremetió contra el dándole un cabezazo que lo mando volando hacia algunas de las pocas cajas sobrevivientes de la explosión- Agh!-gimió el anciano al sentir como un pedazo de madera de las cajas se clavaba en su pierna derecha.La Criatura observaba a su víctima indefensa desde su lugar, está casi parecía estar disfrutando el sufrimiento de su presa o al menos eso se podía intuir por el brillo casi maligno en los ojos del Dragón. La Tortuga gigante empezó a acercarse a paso lento hacia el Aciano, viendo como este último se arrastraba por el suelo mientras llamaba por ayuda.

-N…NO!-Grito el viejo mientras cubría su rostro con sus brazos en un pobre intento de protegerse, la criatura lo miro unos segundos con un ligero resplandor de piedad, pero rápidamente este pequeño rayo de luz desapareció y fue sustituido nuevamente por la ira. El Dragón levanto sus patas delanteras mientras dejaba salir un rugido ensordecedor, el Anciano cerro los ojos sabiendo que el impacto de aquel golpe de seguro lo mataría al instante.

Sin embargo el golpe jamás llegó a realizarse.
 
-Si no estuviera tan fascinado por lo que acabas de hacer te golpearía por arruinar mi camisa favorita- dijo Charles mientras sujetaba las patas del Dragón, evitando así que este lastime al anciano; este último abrió los ojos al oír la voz del joven que el creyó muerto.

-¿C…Como?- pensó el viejo con asombro, pero esta pregunta fue respondida en el instante que vio el cuerpo de aquel joven peliblanco; gran parte del tórax del joven estaba como “dividido” por la parte Dragón y la Humana, dejando ver además en las uniones de ambas partes, es decir entre las escamas plateadas y la piel, una herida vieja que aún no había sanado del todo, sobra decir que además de eso en el cuerpo del joven habían muchas cicatrices y heridas de diferente tipo de profundidad, siendo que aquello no parecía el cuerpo de un joven investigador, sino que parecía el cuerpo de algún tipo de guerrero- E…este joven murió en algún momento de su pasado, se puede decir claramente por cómo están construidas esas partes de Dragón, ¿es este el alcance del poder de la Sangre de los Dragones?- esto era lo que pensaba el anciano mientras observaba como Charles fue capaz de levantar a la Tortuga por las patas para luego arrojarla lejos.

-¿Puedes caminar?- pregunto el peliblanco sin apartar la mirada de la criatura.

-N…No, me clave una estaca en la pierna- dijo el pobre viejo aun asombrado por el poder del joven, Charles lo miro de reojo por un segundo y para lugar soltar un “tch”.

-Quédate donde estas y que no se te ocurra moverte- dijo el experto en Dragones mientras se preparaba para recibir el ataque de la criatura, el viejo detrás de él vio con asombro como el Dragón se dirigía hacia ellos mientras expulsaba más de aquel gas inflamable por su parte trasera, es decir por los orificios donde se encontraban las patas, mientras que el pequeño Dragón en su interior se encargaba de convertirlo en fuego, la velocidad y la forma que había tomado la Tortuga con esa maniobra era similar a la de un misil moderno, el cual iba directo a nuestro protagonista.

-Magnifico- murmuro Charles con una sonrisa de oreja a oreja al ver aquel trabajo en equipo.
El Joven peliblanco abrió los brazos con la intensión de detener a la Tortuga, cosa que logro con éxito. El animal al verse atrapado saco su cabeza para lanzar el gas por su boca como había hecho antes,  pero en esta ocasión Charles fue más rápido, ya que cuando la Tortuga fue a sacar la cabeza este tomo aire y con unos orificios en su tórax este empezó a liberar una especie de chillido molesto, similar al que se produce cuando alguien pasa las uñas en un pizarrón.

El Dragón y su pequeño amiguito gritaron de dolor y se apartaron de su enemigo.

-Utilizo una frecuencia ultrasónica para apartar a esos Monstruos - pensó el viejo intrigado mientras veía como la Tortuga sacudía su cabeza en un intento de quitarse esa sensación tan desagradable.

-Utilizar a un Salamander como mecanismo de ignición para tu gas sin tener que crear chispas con piedras o con tu caparazón… jamás he visto tal comportamiento en un Dragón antes- dijo el experto en Dragones mientras se frotaba los hombros- Lastima que no tengo mi libreta en estos momentos- agrego mientras se hacía sonar el cuello, el anciano miro al joven como si estuviese loco y la Tortuga en cambio no parecía muy feliz por lo que acaba de pasar.

El Chelonia Bomber bajo la mirada hacia su compañero en batalla, la pequeña lagartija asintió y luego volvió a adentrarse en el caparazón del Dragón de mayor tamaño a la vez que este hacia lo mismo, luego, para sorpresa de Charles, el Dragón se levantó de un salto, quedando en una forma vertical que recordaba bastante a algún tipo de rueda y antes de que Charles pudiera siquiera preguntarse qué pasaba, el Dragón empezó a girar a una velocidad 
sorprendente, una vez este se acercó a Charles empezó a liberar el gas, el cual luego dio paso al fuego, volviendo al Dragón en una especie de bola de fuego.

El Criptozoologo aparto al anciano del camino y dio un salto para evitar ser envestido por aquel ataque, sin embargo el Dragón no era tonto, ya que en el momento que Charles realizo el salto, este se detuvo de golpe para luego salir impulsado hacia arriba gracias a una mini-explosión. El joven no pudo reaccionar a tiempo cuando aquella bala de cañón rodeada en llamas lo impacto de lleno.

-AGH!!- grito Charles tanto por el potente golpe como por el fuego que rodeaba a la criatura- Que ingeniosa táctica, cuando vio que yo iba a saltar el líbero una mayor cantidad de gas en la parte inferior de esta “rueda de fuego” para así evitar que pueda escapar de su ataque, el infeliz está aprendiendo a medida que avanza la pelea- pensó el experto en Dragones sin dejar de admirar a su rival...

-Creo que este es el momento más adecuado para cambiar el foco un poco, pasando así a nuestra otra pelea, la cual, como recordaran, se estaba llevando a cabo dentro de aquella torre hecha de nubes-

Nuestra Espadachina del Colmillo de Dragón se encontraba saltado de pared a pared mientras rebanaba los tentáculos blancos que la atacaban, buscando además a Olaf, el cual se encontraba escondido en la pared de nubes. La cosa en general pintaba bastante difícil para la joven, ya que esta se encontraba gravemente herida por los múltiples golpes recibidos por aquellos tentáculos y además por los cortes a traición realizados por Olaf.

-No puedo quedarme quieta ni por un puto segundo, ese bastardo infeliz me está dando por todos lados- pensó Helena mientras sujetaba una de aquellas extremidades blancas para columpiarse hacia otra pared más alta, luego rebano este tentáculo para evitar que la ataque luego- Debo pensar en una forma de sacar al idiota de esas nubes- murmuro la joven espadachina mientras se limpiaba el sudor y la sangre que bajaban por su frente.

Helena dio un salto evitando así un nuevo ataque enemigo, la joven agradeció mentalmente la suavidad de las paredes ya que estas le permitían realizar esos saltos de forma rápida y segura, como un trampolín. Fue entonces cuando la Usuaria del Colmillo de Dragón realizo un ataque eléctrico que esta recordó algo que había pasado cuando ataco a Olaf anteriormente con su electricidad. 

-ESO ES!- grito con una sonrisa mientras se soltaba de la pared para caer a la base de la Torre de Nubes, seguida obviamente por los tentáculos que la perseguían como si estos tuvieran vida. A medida que esta iba cayendo su espada se iba cargando con electricidad, y finalmente, cuando llegaron al “piso”, la joven clavo la espada en el suelo liberando así toda la carga eléctrica anteriormente acumulada.

El suelo y las paredes rápidamente se tornaron negras a medida que la electricidad circulaba por las nubes, justo como había pasado cuando Olaf bloqueo el ataque de Helena hace unos minutos.

-AAAAH!!- grito el Mercenario mientras la potente descarga eléctrica lo impactaba, por lo cual no tuvo más remedio que salir de su escondite, momento que aprovechó Helena para golpearlo repetidamente. Luego de desquitarse un rato la joven dejo a Olaf al ver que este último estaba empezando a recuperar la movilidad de su cuerpo.

-P…Perra Infeliz- dijo este mientras un chorro de sangre salía de su boca.

-Estamos a mano- respondió la joven mientras sujetaba su espada con ambas manos, lista para lo que sea.

-T…Trate de ser suave contigo- dijo Olaf a la vez que se recostaba en la pared de nubes que estaba detrás de el- Pensé que luego de recibir algunos cortes cambiarias de opinión sobre seguir adelante, por eso no fui serio contigo en ningún momento…. pero ahora estoy viendo que ser suave es un error con alguien como tú- dijo el hombre corpulento mientras recuperaba el aliento.

-Je…el idiota debe estar muy desesperado si tiene que caer en la intimidación para tratar de ganarme- pensó la joven con una pequeña sonrisa.

 -Se acabó Helena….perdiste- agrego Olaf mientras clavaba su espada en el suelo de nubes- ahora te voy a mostrar de la forma más lenta y dolorosa de lo que es capaz un Usuario de Colmillo de Dragón que esta sincronizado con su Espada –

-¿Sincronizado?- pregunto la joven guerrera con obvia confusión.

Repentinamente la espada de Olaf fue tragada por el suelo de nubes, Helena levanto una ceja mientras miraba a su rival a la vez que se acercaba despacio hacia él, Olaf no parecía preocupado, es más, este seguía parado como si nada.


-Se está burlando de mí- pensó Helena con enojo, cosa que incito a un ataque directo por parte de nuestra protagonista. Esta pensó que su estocada había dado en su lugar, pero para su sorpresa un grupo pequeño de nubes había surgido rápidamente del suelo, atrapado su espada. La joven trato de apartarse pero aquellas nubes eran muy duras- Mierda, es como hace un rato- maldijo mentalmente la espadachina.

-White Fist-

-Uh?- Helena levanto la mirada al oír aquella frase tan extraña, fue ahí cuando vio que el brazo derecho de su rival había sido consumido por las nubes, creando un puño blanco de mayor tamaño al normal, con el cual golpeo a Helena en la cara- Ag…- la joven no pudo ni gritar cuando fue impactada por otro golpe, esta vez proveniente del brazo izquierdo de Olaf. La fuerza del segundo puñetazo mando volando a Helena, sin embargo esta no pudo ir muy lejos ya que fue atrapada por el brazo derecho de su rival, el cual se había estirado para atraparla.

-Te contare algo interesante de los Usuarios de Colmillo de Dragón…- dijo Olaf mientras retraía su brazo con Helea atrapada en el- cuando un guerrero es reconocido abiertamente por su espada como alguien de mente y corazón fuerte, este gana control sobre el elemento de su Colmillo…. es por eso que estas nubes se mueven solas para protegerme aun cuando no tengo mi espada, entre otras cosas- agrego mientras que apartaba un mechón de cabello ensangrentado del rostro de la joven espadachina.

-¿E…Eres como Ch…Charles?- pregunto la joven con una voz más ronca.

-No, yo aun dependo de mi espada para poder tener un control a mayor escala, de esta forma solo gano cierto domino sobre las nubes, es decir, puedo usarlas como armadura de forma tanto consiente como inconsciente, puedo moldearlas en mi cuerpo como armas entre otras cosas, pero por ejemplo, no sería capaz de crear este Made in Heaven sin mi espada…. tu amigo es capaz de hacer más cosas que yo con su poder ya que él no depende de un objeto para hacer lo que hace- concluyo Olaf mientras agarraba el rostro de Helena con firmeza, esta última levanto la mirada con cansancio- Te lo dije…. hay muchas cosas que no sabes de este mundo, esa es tu debilidad- agrego el Mercenario para luego impactar su puño en el estómago de la joven, haciéndola gritar de dolor.

-Se me nubla la mente- pensó Helena mientras levantaba sus piernas para tratar de proteger su estómago- M…Me duele todo el cuerpo, n...no puedo seguir- agrego la Espdachina mientras sentía como algunas lágrimas empezaban a acumularse en sus ojos.

-“….está bien llorar de dolor, pero no está bien cuando dejas que ese dolor te supere”-una voz muy familiar hizo eco en la mente de Helena, haciendo que esta vuelva un poco en sí.

-Papá-

La mente de nuestra protagonista se transportó hacia el pasado por unos breves segundos, recordando cuando su Padre le estaba enseñado a pelear.

-….debes mover más los pies, sino será muy fácil derribarte- dijo el Padre de Helena mientras lanzaba espadazo tras espadazo sin piedad, su pequeña hacia lo mejor que podía para bloquear aquellos ataques, pero la joven obviamente carecía de habilidad, ya que su Padre con un simple giro se colocó detrás de ella y con un rápido movimiento de su espada de madera este asesto un fuerte golpe en la espalda de la chica de diez años.

-AAH!- grito la joven Helena mientras soltaba la espada para tratar de alcanzar su espalda ahora algo colorada por el golpe de su padre- ¿P…Porque me pegaste tan fuerte!!?- grito la pequeña mientras lloraba desconsoladamente por el dolor en su espalda. Su Padre se veía algo arrepentido por aquello, pero en ningún momento se acercó a reconfortar a su hija.

-Mi Pequeña…. no puedes ponerte a llorar cada vez que te doy un golpe ligeramente fuerte, ¿cómo harás en una pelea real cuando te lastimen de verdad?- le recrimino el Guerrero de Elite a su pequeña hija, esta última lo miraba aun con lágrimas cayendo de sus ojos.
-P…Pero me duele mucho- dijo con la voz quebrada, su progenitor suavizo su semblante ligeramente.

-Mi Pequeña Hada…. El dolor será algo que deberás afrontar durante toda tu vida- dijo el Padre de Helena mientras acariciaba suavemente la espalda de su hija para tratar de calmar el dolor- durante mis peleas a mí también me han lastimado, en muchos casos me han dejado totalmente desecho… pero aun así sigo adelante- agrego mientras depositaba un beso en la cabeza de su hija.

La pequeña dejo de llorar ante el afecto de su progenitor.

-¿Y no deseas llorar cuando alguien te hace daño?- pregunto la niña fascinada por las historias de su padre

-Claro que deseo llorar y gritar de dolor…pero en una batalla el solo hecho de mostrar dolor o debilidad es una sentencia de muerte, por eso debo tragarme el dolor- explico el padre de la pequeña mientras se levantaba la camisa levemente- Mira esto Hel…. estas heridas son el resultado de mis batallas, muchas de estas aun me duelen, pero no me siento mal por tenerlas… ¿sabes porque?- la joven, que veía con asombro a su Padre, simplemente murmuro un “no”-  Porque para un guerrero sus cicatrices son algo así como un reconocimiento de su poder y habilidad, por ello mi pequeña…. guarda ese llanto para cuando terminemos la pelea; y cuando esta acabe podrás llorar, pero nadie te dirá ni cobarde ni nada porque tendrás una cicatriz que te dará el reconocimiento de que peleaste valientemente- finalizo el padre de Helena mientras golpeaba su pecho en gesto que mostraba determinación y firmeza, su pequeña sonrió para luego imitar la acción de su progenitor.

-P…Papá- murmuro Helena volviendo en si luego de ver aquella visión de su pasado.

Su enemigo no parecía percatarse de que la Joven había vuelto en sí, ya que este se encontraba distraído por un sonido proveniente del exterior de aquella torre de nubes.

-¿Ese es un rugido?- se preguntó Olaf con algo de temor en su voz, pero no por él, sino por sus compañeros- espero que el Abuelo y los demás hayan escapado a tiempo… ¿eh?- el joven mercenario fue traído nuevamente a la pelea al ver que Helena había hundido su mano dentro del su brazo derecho, de esta forma Helena quedo unida al brazo de su rival, quedando así los dos muy cerca-¿Qué haces?- pregunto Olaf sin mucho interés al ver la cercanía de su rival, pero ese desinterés paso a volverse en curiosidad cuando vio la sonrisa en el rostro ensangrentado de la Joven Espadachina. 

-S...Static Shock!!- fue lo único que alcanzo a decir la Joven entre su agitada respiración causada por aquellos golpes en su estómago, fue ahí cuando una potente descarga eléctrica salió de la espada que Helena sostenía desde dentro de la Nube que rodeaba al brazo de su rival.

La descarga de electricidad afecto tanto a Olaf como a la propia Helena.

-AAAAH!!- grito el usuario del colmillo de Clowner al sentir la electricidad atravesar su cuerpo como un millón de agujas, el Joven empezó a sacudir a la mujer que estaba pegada en su brazo en un intento de alejarse de aquella horrible sensación- M…Mierda- maldijo Olaf mientras hacía desaparecer su brazo-nube, una vez libre de aquella masa blanca Helena se separó de su rival. Sin embargo ella no estaba segura, ya que aquella táctica había enfurecido a Olaf, el cual ya se encontraba saltando hacia la Joven con su otro brazo cubierta y listo para atacar, la Joven pensó que podía esquivarlo pero por el intenso dolor esta no pudo siquiera moverse, por lo que termino siendo incrustada en la pared mientras que el Mercenario la sujetaba del cuello.

Pero esto no era todo, ya que en un arranque de Ira desmedida Olaf invoco a su espada nuevamente, siendo que con esta el Mercenario atravesó el hombro izquierdo de la joven usuaria de Colmillo de Dragón. Dicha Joven soltó un grito desgarrador al sentir como su carne era desgarrada por el filo del sable enemigo, esta acción tan visceral ocasiono que la joven soltara inconscientemente su arma mientras hacía fuerza para apartar a su enemigo.
  
-Mira lo que has hecho- dijo Olaf con un claro disgusto en su voz –Mira a lo que me has hecho llegar!- agrego a la par que se limpiaba la sangre salpicada de su rostro, la joven mientras trataba de apartarse mientras contenía el llanto, pero esta se vio incapaz de moverse por el intenso dolor en su hombro.
Para agravar aún más la situación la pared blanca a espaldas de Helena empezó a expandirse lentamente, cubriendo su cuerpo, tragándola como una boa constrictora a su presa.

-N...NO!!!-grito la joven desesperada mientras trataba de alcanzar su espada, pero el sable en su hombro limitaba su movimiento- N…No, por favor!- murmuro Helena cuando ya solo quedaba su cabeza libre de aquella masa blanca, esta vez dejando que las lágrimas fluyan libremente por sus mejillas, pero sus plegarias cayeron en oídos sordos, ya que finalmente la pared termino por tragarla completamente, quedando ahora en un espacio blanco infinito, donde se ahogaría en unos pocos minutos.

Sin poder moverse o gritar siquiera, Helena cerró los ojos, esperando que su inevitable muerte llegara en breve, disculpándose mentalmente con Charles por no ser capaz de ayudarlo.

-Tan débil- una voz grave y profunda retumbo en la mente de nuestra protagonista, esta abrió los ojos al instante para ver de dónde provenía, y para su sorpresa vio que ya no se encontraba encerrada en las nubes.

-¿D…Dónde estoy?-murmuro Helena con algo de temor al ver aquel espacio vacío en el cual solo había agua sustituyendo el suelo. La joven espadachina agacho la mirada, viendo que no podía ver el fondo de aquel mar sobre el cual ella estaba parada como si fuese un piso sólido, Helena estiro la mano, sintiendo el agua helada en su piel, cuando de pronto su mano fue rozada por algo escamoso.

-Patético- volvió a decir la voz misteriosa.

Entonces de pronto de debajo del agua surgió una serpiente gigantesca, la cual se levantó majestuosamente mientras miraba a la joven aterrada debajo de él. Esta criatura soltó un leve gruñido de desagrado.

-Eres débil- dijo el dragón de ojos amarillos intensos mientras mostraba sus dientes filosos, dejando ver además que en su boca faltaba un colmillo….


Continuara….
avatar
TheExorcist1995
Ichinensei
Ichinensei

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 17/04/2016
Edad : 22

https://www.youtube.com/user/TheExorcist1995

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.